Figueroa no cierra el grifo, pero le reclamará a Milei una millonaria deuda con Neuquén

El gobernador abrió ayer las sesiones legislativas con críticas por el retiro de fondos por parte de Nación. Presentó nueve leyes y anunció un fuerte plan de obras para las rutas provinciales.

«Si hay algo que hay que rescatar en esta provincia es la seriedad con que se ha tratado el tema hidrocarburos. El mundo nos respeta por eso, porque damos seguridad jurídica y vamos a continuar en este rumbo». Las palabras del gobernador Rolando Figueroa en la apertura de sesiones legislativas de Neuquén puso un límite claro en la pelea Nación-Patagonia que se desató por el conflicto con su par de Chubut, Ignacio Torres.

La provincia no solo no está dispuesta a cerrar el grifo de su gas y petróleo, pese a que el gobierno de Javier Milei le adeuda más de 9.300 millones de pesos comprometidos en el presupuesto, sino que Figueroa consideró que la forma de protestar tiene que ser «producir más cada día».

El gobernador le habló ayer a los diputados por una hora y apenas unos minutos con un repaso de las medidas de ahorro que adoptó desde su asunción, el 10 de diciembre, un detalle de la herencia recibida, del peso de la deuda para este año y un plan de obras con fuerte inversión en rutas.

A la Legislatura envió un paquete de nueve leyes de las cuales cuatro están vinculadas a salud. Entre ellas está un nuevo régimen de residencias médicas y modificaciones a la ley de recupero financiero de pacientes con obra social que se atiendan en el sistema público.

También propuso un régimen para reincorporar voluntariamente a la actividad a policías retirados y un programa provincial de entrenamiento y certificación laboral.

A la noche no asistió al discurso ante la Asamblea Legislativa de Milei, pues afirmó que había asumido otros compromisos, entendiendo que el presidente hablaría también durante la mañana.

Su discurso se inició a las 9:50, luego de que se demorara alrededor de media hora la sesión especial, que se había convocado para las 9. Hubo 33 de 35 diputados presentes y a Figueroa lo acompañó su gabinete, la mayoría de los intendentes, los cinco vocales del Tribunal Superior de Justicia y los exgobernadores Jorge Sapag y Omar Gutiérrez.

Hubo presencia de militantes pero afuera, principalmente vinculados al sector gremial de Uocra y Petroleros. En el recinto, el clima fue formal, con aplausos en algunos pasajes del discurso pero ningún cántico ni arengas.

El conflicto con el gobierno nacional fue uno de los primeros temas que abordó Figueroa, al indicar que «todo el financiamiento nacional que teníamos previsto en en el presupuesto 2024 ya no está disponible».

Enumeró más de 39.000 millones que correspondían a partidas como el Fonid, la compensación por el Consenso Fiscal, subsidios al transporte o fondos para infraestructura. «Hoy la deuda en recursos para obras que tiene el gobierno nacional para con los neuquinos supera los 9.300 millones», añadió.

Dijo que trabajará «con diálogo, pero con firmeza» para que los recursos puedan llegar a los neuquinos, aunque no mencionó al presidente Milei en ningún pasaje de su discurso. Tampoco se refirió al planteo de las provincias patagónicas, que el jueves que viene tendrá un nuevo capítulo con la cumbre de Puerto Madryn, y en cambio resaltó la necesidad de ser «serios» en la administración de la política hidrocarburífera.

Entre los proyectos ingresados ayer no hubo ninguno vinculado al sector energético, aunque adelantó un plan para maximizar el aprovechamiento del recurso hidrocarburífero, incrementando la presencia de operadoras en los yacimientos.

Insistió con que la ventana para monetizar los recursos de gas y petróleo es de 25 años y que, por eso, «debemos ser serios, brindar la seguridad jurídica necesaria y las condiciones óptimas para la plena explotación de nuestros yacimientos». «Si no lo hacemos, perderemos la oportunidad histórica de cambiar la realidad de nuestra provincia y de la Argentina», planteó.

Figueroa no abordó directamente el tema salarial en su mensaje, pero en una conferencia de prensa posterior afirmó que la contraoferta que se hizo a los gremios, y que ayer ATE fue el primero en aceptar, es «límite» y supone un «gran, gran sacrificio» financiero. «La provincia no está en condiciones de sostener el IPC», reconoció, pero dijo que el gobierno entendió que es la forma de no seguir «empobreciendo» al empleado.

De no mediar cambios durante el fin de semana, el gobernador comenzará su primer mandato con paro en el inicio de clases.

Omar Gutiérrez y Marcos Koopmann, entre los presentes en la Legislatura. Foto: Matías Subat.

Retomarán el proyecto para crear un peaje petrolero


Uno de los anuncios que hizo el gobernador Rolando Figueroa en la apertura de sesiones ordinarias fue la implementación de «un moderno sistema de peaje» que se cobrará al transporte de carga vinculado a la industria petrolera, pero que será «sin costo para los vehículos livianos patentados en Neuquén».

En su discurso, planteó que inclirá fuertes multas a quienes circulen con sobrecarga «y destruyen permanentemente nuestras rutas», aunque aclaró que aún están evaluando de qué manera aplicarlo, si a través de casillas, tótems u otro sistema.

El «peaje petrolero» fue una iniciativa que ya había planteado su antecesor, Omar Gutiérrez, a través de un proyecto de ley que ingresó el 1 de marzo del año pasado. La propuesta implicaba que el «peaje» lo tengan que pagar las personas humanas y/o jurídicas por el aprovechamiento de la ruta «como consecuencia de la circulación de vehículos de tránsito pesado, acoplados y/o semirremolques, afectados a la actividad hidrocarburífera». El dinero sería para financiar el mantenimiento de la Ruta 67 y para equipamiento de Vialidad. Recibió críticas de la industria y los diputados nunca lo trataron.

El que propone ahora Figueroa no estaría atado a un proyecto de ley y tampoco se adelantaron precisiones sobre cómo se aplicaría.

«Son controles inteligentes, los estamos terminando de analizar y de ver», indicó el mandatario en una conferencia de prensa posterior al discurso.

«Vamos a comenzar por las rutas vinculadas a la actividad petrolera, ya hemos hablado con las operadoras», afirmó e insistió con que los vehículos livianos patentados en Neuquén no pagarán el peaje y que el costo «va a ser menor para la maquinaria patentada en algún domicilio de la provincia».

Figueroa afirmó que la industria de la arena para Vaca Muerta «maneja gran cantidad de recursos» pero tributa «solo una partecita en Neuquén y es una actividad que nos termina destruyendo las ruta de los neuquinos».

Parte del discurso del gobernador tuvo foco en mejorar la conectividad de la provincia. «No podemos seguir avergonzándonos de nuestras rutas», planteó.

Los proyectos incluyen un programa de financiamiento directo del BID por 166 millones de dólares y uno con la CAF por 223,8 millones de dólares. A eso se le suman obras con financiamiento provincial.

Las que son a partir de endeudamientos con organismos multilaterales, la provincia necesita avales de la Nación que todavía está tramitando y Figueroa aseguró que el ministerio de Economía tiene a la provincia como «priorizada» para otorgarlos.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios