Para la Justicia, el motín fue una excusa

MENDOZA (DyN)- La Justicia de Mendoza avanza en la investigación del motín en el penal de Almafuerte para determinar si fue instrumentado a modo de cortina para cubrir el crimen de un recluso, en el marco de un aparente ajuste de cuentas entre internos. El motín del sábado que duró ocho horas en la cárcel de máxima seguridad fue iniciado por tres reclusos alojados en el módulo 3 del penal Almafuerte. La revuelta, según fuentes del caso, fue montada por los reclusos Diego Casanova, Mario Lorca y Sergio Barroso quienes ahora son investigados como posibles autores de “homicidio” y “privación ilegítima de la libertad”. Los tres reclusos fueron imputados por el fiscal Daniel Carniello en la causa que investiga el crimen del interno Darío Vega González, de 35 años, y la toma de cinco guardias del penal como rehenes. El fiscal Carniello admitió ante la prensa tras la finalización de los incidentes que “no se puede considerar un motín” a la revuelta en el penal.


Comentarios


Para la Justicia, el motín fue una excusa