Parva Negra: esperan que la quinta sea la vencida

Las ofertas por el bloque con potencial en el gas seco de Vaca Muerta fueron cada vez por un menor monto. Desde Gas y Petróleo del Neuquén (GyP) confían en que el nuevo acuerdo con Capex sea exitoso por tratarse de una firma integrada.





Las sucesivas reversiones llevaron a que el bloque sea apodado en la industria petrolera como el área “maldita” de Vaca Muerta.

Las sucesivas reversiones llevaron a que el bloque sea apodado en la industria petrolera como el área “maldita” de Vaca Muerta.

La semana pasada la compañía Capex SA firmó un convenio con la estatal Gas y Petróleo del Neuquén (GyP) para explorar el potencial del área Parva Negra Oeste, un bloque con un largo historial del concesiones fallidas en el corto plazo y una sucesión de ofertas económica que se depreciaron más de un 52% en apenas seis años.

Para hablar de la historia reciente del área hay que remontarse al 2013 cuando el bloque fue concesionado a Petrobras con una oferta de inversión de 40 millones de dólares.

La propuesta hecha en los albores del desarrollo de Vaca Muerta fue efímera y, junto con la retirada de la operadora de sus activos en el país, se dio la primera reversión del bloque que está orientado al shale gas, dentro de la ventana del gas seco.

Un año después, en 2014, la empresa que adquirió los derechos fue la ignota Enercana, una firma pampeana sin antecedentes en el rubro petrolero que ofreció por el área 33 millones de dólares, pero que finalmente debió ser revertida dado que reunió los fondos comprometidos.

La oferta

19
millones de dólares contempla el plan de inversión de Capex. Es un 52% menor que el presentado por Petrobras.

La siguiente concesión se hizo esperar hasta después de la crisis del crudo y en 2017 terminó en manos de Retama, la subsidiaria de la norteamericana Retamco, con una oferta por 30 millones de dólares.

La firma abrió la esperanza dentro del gobierno neuquino por ser la primera pyme norteamericana en invertir en Vaca Muerta, en lo que en ese momento era la búsqueda por emular la llega de ese segmento del empresas que tuvieron un rol central en el desarrollo de los yacimientos norteamericanos.

Pero en lo concreto la firma sólo dejó en las tierras de Vaca Muerta una penalidad de un millón de dólares, dado que tampoco logró reunir los fondos para el plan exploratorio comprometido y debió devolver el bloque.

Para el titular de GyP, Alberto Saggese, el área no ha perdido su valor, más allá del impacto negativo que hoy experimenta el segmento del gas en general, sino que advirtió que “las ofertas anteriores fueron un tanto sobredimensionadas y por eso no se cumplieron, ahora esta oferta es correcta para lo que vale el área”.

Junto a los 19 millones de dólares que Capex pautó en su plan de trabajos de exploración, también se adicionó un bono para el gobierno neuquino de 5,5 millones de dólares en concepto de Derecho de acceso al área.

El plan de trabajo contempla un pozo vertical y uno horizontal para confirmar el potencial porque anticiparon que si les da bien van a solicitar la concesión no convencional del bloque”, indicó Saggese.

El titular de GyP advirtió que “hoy el gas no es negocio pero en este caso Capex es una empresa que también produce energía con sus centrales térmicas y necesitan gas para poder reemplazar el declino que tienen en Agua del Cajón”.


Comentarios


Parva Negra: esperan que la quinta sea la vencida