Pequeños grandes “milagros”

Benjamín, un prematuro extremo que pasó tres meses internado, salió adelante. Los médicos dicen que se trata de un “milagro”. Su mamá se mantuvo en vilo día y noche y se convirtió en un pilar para todas las madres que esperan en Neonatología.



1
#

El equipo de Neonatología que se encargó del cuidado del niño y la madre para que salga adelante.(Foto: HEBE RAJNERI )

2
#

Benita, la mamá de Benjamín, realiza contacto piel a piel en la sala de internación cada tres horas.

3
#

4
#

5
#

“Hay dos formas de ver la vida. Una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro”. Con esa frase, médicos y enfermeros sintetizaron lo que sienten cada vez que un bebé prematuro sale adelante en el hospital Francisco López Lima.

Esa es la felicidad incontenible que aflora cuando una personita de apenas unos gramos, le gana el combate a la muerte con la espada de la vida. La batalla fue liderada por el pequeño Benjamín, que con 700 gramos de peso y 26 semanas de gestación logró recuperarse.

El “gigante guerrero” como le dicen en la sala, lleva más de tres meses internado junto a su mamá Benita, quien se convirtió en una de las mujeres que más tiempo pasó en los pasillos de “Neo”, codo a codo con su hijo.

Con sus 40 años, pasó día y noche cuidando a su bebé, en medio de llantos y también alegrías; ante cada progreso, ante cada gramo que ganaba el pequeño.

El martes todo fue sorpresa cuando “Benja” salió de terapia intensiva y pudo dejar la asistencia respiratoria. El pequeño pasó de 700 gramos a 2,600 kilogramos en 90 días.

“Tenía miedo de perder el bebé, me dijeron que no tenía que tener mucha fe”, contó Benita a “La Comuna”. La mujer es oriunda de Cipolletti y había llegado a Roca derivada de urgencia. Había estado un mes internada en la vecina ciudad por hemorragias durante todo el embarazo. “Me encerraba a llorar. Muchas mamás me daban ánimo. Empecé a aprender eso y me hice fuerte. Ahora soy yo la que le doy apoyo a las mamás y les explico cosas que ellas no entienden”, contó con nostalgia.

Julia Maravella, jefa de Enfermería de “Neo”, fue parte del equipo que salvó al bebé y contuvo a la madre. “Hay bebés que no logran los resultados esperados. Como equipo siempre nos preguntamos qué es lo que sucedió. A veces son cuestiones inevitables que no se pueden modificar”, explicó la enfermera, “pero cuando alguno sale adelante así como Benjamín, para nosotros es una gran satisfacción porque es el esfuerzo de todos. la mamá, la familia, la mucama que acondiciona el área, los enfermeros, los médicos, el centro de lactancia”. Dijo que la presencia de la madres es fundamental. “Está demostrado que cuando está con su mamá el bebé mejora”, por eso cuentan con sala exclusiva para la familia. Comentó que en setiembre sería la anhelada inauguración del nuevo sector de Neo. Pero sin dudas, el próximo festejo será cuando Benja llegue a su hogar.

Hebe Rajneri

Hebe Rajneri

“Esto fue un milagro. Yo rezaba y le tocaba la cabecita, le prometí que no me iba sin él a casa. Tenía mucha fe”.

Benita Moreno

Mamá del niño

Datos

11
bebés prematuros
Internados en Noenatología, 5 en terapia intensiva, 2 en intermedia, 1 en aislamiento y 3 en prealta.
“Esto fue un milagro. Yo rezaba y le tocaba la cabecita, le prometí que no me iba sin él a casa. Tenía mucha fe”.

Comentarios


Pequeños grandes “milagros”