Pereyra sobre los cambios de la adenda: “Fue un acuerdo muy discutido, no fue fácil”

El secretario general de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, analizó los recientes cambios laborales. Confirmó que quedó un punto pendiente que buscarán modificar más adelante.





En plena campaña el sindicato de Petroleros Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa cerró un acuerdo clave con las operadoras y empresas de servicio que le despejó el camino electoral de acá a octubre. Las negociaciones se iniciaron a principios de año y fue la última de peso que alcanzó el gremio con la figura de Guillermo Pereyra a la cabeza.

“Fue un acuerdo muy discutido, no fue fácil. Logramos cerrar un viejo reclamo que teníamos y ordenamos algunas irregularidades que se venían cometiendo”, resumió el secretario general de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, en diálogo con Energía On.

El acuerdo que firmaron los dirigentes gremiales con las autoridades de la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) y la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) cambió dos puntos importantes de la adenda Vaca Muerta que se firmó durante la administración de Mauricio Macri: se sumó un cuarto operario a las operaciones de perforación y otros 2 a las de fractura, para alcanzar el piso de 15 en total.

“Después de dar todos los argumentos que hemos dado en varias reuniones, idas y vueltas, pudimos incorporar más trabajadores. Esto es un viejo reclamo que teníamos, porque al avanzar tanto en la producción y llegar a batir récords de etapas de fractura a 12 por día. Habíamos arrancado con 3 a 4 fracturas diarias cuando firmamos la adenda, evidentemente había que modificar esto y así se hizo”, indicó Pereyra.

Hemos obtenido muy buena recepción de los compañeros y compañeras. Llegamos muy bien a las elecciones».

Guillermo Pereyra, secretario general de Petroleros Privados.

Hubo un solo reclamo del gremio que quedó afuera del acuerdo que se rubricó que tiene que ver con la actividad de workover y según se supo fue “eje de varias reuniones”. Actualmente hay 2 operarios en a la intervención de pozos y desde el gremio pedían un tercero.

En dos oportunidades los equipos técnicos de las cámaras empresariales recorrieron los yacimientos de la zona para analizar los pedidos del gremio. Allí se verificó el salto en la actividad que culminó con las actas firmadas.

“Si trabajan como se viene haciendo hasta ahora y como debe ser, esta cantidad de personal va a andar bien, ahora sí incorporan otro tipo de tecnologías habrá que ver si no se requiere de mayor personal”, aseguró Pereyra.

Los cambios por fuera de la adenda

Los contratos a plazo fijo era uno de los pedidos más fuertes del gremio. Denunciaban que las empresas hacían abuso de este tipo de vinculaciones laboras y mantenían personal con renovaciones contractuales cada 2 o 3 meses, durante 1 y hasta 2 años.

Según pudo averiguar este medio, este tipo de irregularidades eran mayormente vistas en las empresas que prestan servicios de perforación, fractura y cementación.

En números

300
es el personal de enfermería que trabaja hoy en los yacimientos de la Cuenca Neuquina. Antes de la pandemia no superaban los 40.

Hay compañeros que llevan cerca de 2 años contratados trabajando para una misma empresa con contratos cada 3 meses. Este es el abuso que venían haciendo en las contrataciones y es lo que logramos cambiar ahora”, precisó Pereyra.

Ahora para poder contratar personal con esta modalidad, las empresas deben consultarlo y justificarlo frente a la organización sindical.

Por último, el acuerdo firmado también regularizó el trabajo de enfermería en yacimiento con 8 horas de trabajo más 4 horas extra, sumado a las guardias nocturnas, y además cobrarán dos bonos no remunerativos de $50.000 cada uno.


Comentarios


Seguí Leyendo

Pereyra sobre los cambios de la adenda: “Fue un acuerdo muy discutido, no fue fácil”