Pese a la cuarentena, casi 400 turistas varados en Bariloche pudieron volar a Buenos Aires

Ayer salieron dos vuelos para trasladar a las personas que se encontraban en la ciudad. Hoy serán trasladados 140 brasileños, 500 personas saldrán en colectivos y 180 regresarán a Aeroparque por otra aerolínea.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Los varados en Bariloche finalmente pudieron salir de Bariloche y hubo alivio entre los turistas. Foto: Alfredo Leiva

Los varados en Bariloche finalmente pudieron salir de Bariloche y hubo alivio entre los turistas. Foto: Alfredo Leiva

Entre las excepciones al primer día de aislamiento obligatorio en Bariloche estuvo ayer la salida de dos vuelos especiales fletados por Aerolíneas Argentinas para trasladar turistas que permanecían varados y no tenían forma de regresar a sus lugares de origen.

Entre ellos estaban Gabriela y Martín, una pareja de rosarinos que viajaron ayer por la mañana desde San Martín de los Andes a Bariloche en un auto alquilado y debieron atravesar siete controles en las rutas, que sólo les permitieron seguir luego mostrar documentos, pasajes y el check in ya realizado.

Ellos mismos subrayaron ese dato, para graficar lo difícil que fue moverse por la vía pública. Las calles y rutas estuvieron desde temprano casi vacías debido a la cuarentena dispueta por el gobierno nacional.

El secretario de Turismo municipal, Gastón Burlón, dijo que los dos vuelos de Aerolíneas (unos 400 pasajeros en total) contribuyeron a aliviar la situación de los turistas que no tenían cómo dejar la ciudad, ya que sus vuelos originales fueron cancelados.

Quedarse en Bariloche, reconocieron varios de ellos, no tiene sentido porque toda la actividad está paralizada y muy pocos hoteles permanecen abiertos. Por imposición regulatoria no pueden ingresar más huéspedes y cerrarán en los próximos días, cuando despidan a los últimos.

Un puñado de personas ayer en el aeropuerto de Bariloche, solo pasajeros que regresaban a Buenos Aires y algunos empleados. Foto: Alfredo Leiva

La situación en el aeropuerto local era de virtual desolación. Si bien hubo cierto movimiento por la partida de los dos servicios de la empresa estatal (a las 13 y a las 17), los pasajeros no tenían más que esperar en los bancos el momento del embarque, porque la confitería estaba cerrada, lo mismo que el resto de los locales y las ventanillas de las empresas que alquilan autos sin chofer.

Sólo en el mostrador de una de las alquiladoras dos empleados que retiraban los últimos papeles aseguraron que les quedaban por recibir “cuatro o cinco autos” y no rentan más porque “es imposible circular”.

Los pasillos de la estación aérea, inusualmente vacíos, sólo eran recorridos por el personal de limpieza y mantenimiento, que cumplió una “guardia mínima”. En la ruta de ingreso la PSA montó un control en el que sólo dejaba pasar a pasajeros con boleto aéreo confirmado.

Burlón dijo que desde el jueves y por gestión del municipio lograron habilitar en total ocho vuelos chárter de Aerolíneas y Latam a fin de “evacuar la ciudad” de los visitantes que todavía no se pudieron ir.

Solo un puñado de gente circulaba ayer en el aeropuerto de Bariloche. Foto: Alfredo Leiva

Quedan entre ellos unos 140 brasileños que serían trasladados hoy a su país por la empresa Azul, también con un permiso especial de la Anac. También se confirmó que este sábado serán trasladadas 500 personas en colectivos y otros 180 por la compañía Latam que regresará a Aeroparque.

Dijo que la reanudación de las operaciones aéreas “en principio fue anunciada para el 25 de marzo” (miércoles próximo), pero admitió que con las últimas medidas esa fecha se puede postergar. “No está claro, lo consultamos pero hasta ahora no tuvimos respuesta”, admitió a media tarde de ayer.

Historias personales


Cuando faltaban todavía unas tres horas para la partida del segundo avión de Aerolíneas, hacían tiempo en un rincón Federico y Andrea, dos ciudadanos alemanes que llegaron a Bariloche hace dos semanas y las pasaron casi en su totalidad en un hotel de La Angostura, sin poder salir. “Hermosa vista al lago y nada más, una lástima”, dijo Andrea.

Esperaban llegar a Buenos Aires pero no tenían precisión alguna sobre cuándo podrían volar a Frankfurt.

Federico dijo que el cotizado pasaje hsta Aeroparque lo consiguieron con ayuda de la dueña del hotel, “que se portó mucho mejor que la embajada alemana, donde se lavaron las manos”.

Jenifer (estadounidense) y Andrés, pudieron volar ayer de regreso a Buenos Aires. Foto: Alfredo Leiva

Andrés (argentino) y Jenifer (estadounidense) también tenían boletos asegurados para las 17 y al llegar a Buenos Aires ella debía buscar nuevo pasaje a Estados Unidos, donde debe presentarse a trabajar el 30 de marzo.

Luego de llamar al 0-800 de Aerolíneas una y otra vez sin resultado consiguieron el teléfono particular de un empleado y así pudieron agilizar la compra del boleto.

Más incierta era la situación de Pablo, un turista de Buenos Aires que viajó con su esposa y dos primas y tenían “reserva”, pero no pasaje seguro. Dependían “de que alguien no se presente”. Admitió que la visita a Bariloche fue “una pesadilla”, tenían vuelo pautado para el 26 pero buscaron anticipar una solución porque descuentan que ese día no podrán viajar. “Ya dejamos el hotel y venimos a esperar acá. Asi que si no podemos volar tendremos que dormir en el aeropuerto”, dijo Pablo.

Señaló que su mujer no puede quedarse de ningún modo “porque es paciente psiquiátrica y necesita una medicación que en Bariloche no se consigue”. Él es trabajador petrolero “embarcado” y tiene que presentarse el 1 de abril.

Los rosarinos Gabriela y Martín, con barbijos por prevención, explicaron también que no pueden demorar su regreso por razones de trabajo. Los dos son empleados en una empresa cerealera, que está exenta de la cuarentena porque es “producción de alimentos”.

Gabriela y Martín habían llegado desde Rosario. Ayer atravesaron siete controles en ruta y tomaron el vuelo en el aeropuerto. Foto: Alfredo Leiva

Se lamentaron de “no haber podido recorrer casi nada, salvo la ruta de Siete lagos, que es fantástica”. Los pasajes lo consiguieron con ayuda de la empresa alquiladora de autos, que les pasó “un mail para contactar a un empleado” de la empresa aérea.

De Dominicana a Esquel

El primer vuelo de Aerolíneas que partió cargado de turistas había llegado de Aeroparque con apenas once pasajeros, todos de regreso a sus domicilios en Bariloche y la región. Una de ellas fue Vanesa, residente en Esquel, quien el día anterior había vuelto al país desde República Dominicana en otro vuelo especial de Aerolíneas Argentinas.

Vanesa (izq) es de Esquel y llegó desde Dominicana en uno de los últimos vuelos de Aerolíneas. Foto: Alfredo Leiva

“Éramos como 400 pasajeros -contó-. En Dominicana la situación es desesperante. No tienen casos de coronavirus por ahora, pero la hotelería completa anunció que cierra por tres meses y ya decían que va a ser la peor crisis de la historia. Porque no viven de otra cosa”.


Comentarios


Pese a la cuarentena, casi 400 turistas varados en Bariloche pudieron volar a Buenos Aires