Pese a las quejas, todavía no hay solución para la 289

Analizan si los chicos irán a otra escuela de Roca. Las obras por realizar llevarán unos 15 días.





ROCA (AR).- La indignación va en aumento para la comunidad educativa de la escuela primaria 289 de Roca.

Ayer fue otro día de frustraciones en el intento de saber cuándo podrán regresar a clases los 900 alumnos del establecimiento de la zona norte, actualmente inhabilitado por una falla en el sistema del gas.

Padres, maestros, directivos, representantes de Unter y legisladores se reunieron en la sede local del Consejo Provincial de Educación con el subdelegado Oscar Miralles. "Buscamos una solución a algo que nosotros no podemos dar, porque no somos los funcionarios correspondientes", se quejó la directora, Isabel Svetcoff de Herrera.

El malestar de la comunidad educativa alcanza a la ministra de Educación, Lady Romero Fernández, que fue convocada a una reunión realizada el sábado en la escuela de Barrio Nuevo, pero no fue. "Nos contactamos con ella y nos dijo que desde el sábado la empresa constructora es

taba trabajando en la escuela, cosa que constatamos que no estaba sucediendo", señaló Svetcoff de Herrera.

Cuando los directivos se comunicaron ayer con Romero Fernández para que asistiera al encuentro en la delegación del CPE, la ministra, según comentó la directora, les dijo que ella no estaba para atender esas cosas y que por algo existía un rango jerárquico para resolver ese tipo de problemas.

Teniendo en cuenta los 11 días ya perdidos, las 15 jornadas por delante que se estiman para finalizar los arreglos y las vacaciones de invierno, el panorama es lamentable para los chicos de la escuela 289.

Como si fuera poco el escenario pedagógico, hay que destacar que de los 600 alumnos del diurno, 400 concurren al comedor, por lo cual hoy no están recibiendo la vital asistencia alimentaria.

Como primer paliativo, los propios directivos acordaron que las viandas se entregarán en adelante en el centro comunitario del barrio Noroeste.

En tanto, para el dictado de clases hay que esperar, ya que los padres que estaban en la reunión decidieron convocar a los restantes para ver si aceptan que sus hijos asistan a la escuela 317.

"El problema es que hay cuatro secciones para dar clase y sabemos que necesi

tamos más que eso", dijo Svetcoff de Herrera.

El subdelegado del CPE dejó en claro que el transporte para trasladar a los chicos iba a estar.

Una de las madres que estaban presentes en la reunión protestó afirmando que "antes de las elecciones el gobernador va a venir a sentarse en un tarro a tomar mate con nosotros, pero yo no sé con qué cara va a venir, con cara de cuatro chapas, y eso no lo voy a permitir. Hoy mis hijos no están teniendo clases y no sé cuánto tiempo más va a durar esto".

Además de los problemas con el gas, la Subsecretaría de Trabajo y la ART Horizonte certificaron numerosas deficiencias edilicias, que según los directivos escolares son denunciadas desde hace más de un año, pero no reciben respuestas.

Al respecto, el legislador Carlos Peralta, del partido justicialista, agregó que " aquí deberían estar presentes los que realmente pueden ofrecer un espacio físico y el transporte necesario por si hay que trasladar a los chicos".

"Aquí no hay una actitud intransigente de parte de los padres, los directivos y nosotros. Si hay algún funcionario que no puede resolver estas cuestiones que designe a otro o que renuncie", dijo Luis Di Giácomo, legislador por Encuentro de los Rionegrinos.

Carlos Tolosa, secretario general de Unter, comentó que "en noviembre del año pasado las escuelas han presentado el informe correspondiente de las condiciones edilicias, sumado a esto existe una denuncia sistemática de lo mismo. Yo me pregunto ¿a quién le van a descontar el día por no estar cumpliendo con sus funciones, a la ministra, al gobernador?", concluyó Tolosa.


Comentarios


Pese a las quejas, todavía no hay solución para la 289