Petroleros piden tener prioridad en las vacunas contra el covid-19

Desde el gremio solicitaron al ministerio de Salud de la Nación ser considerados por su rol en la producción de la energía. El pedido se da luego de que se pactara una mejora salarial con las empresas.




Tras el acuerdo salarial, desde el gremio se reclama ahora prioridad en la colocación de la vacuna contra el coronavirus.

Tras el acuerdo salarial, desde el gremio se reclama ahora prioridad en la colocación de la vacuna contra el coronavirus.

Luego de cerrar una mejora salarial para el conjunto de los trabajadores que funcionará como una especie de aguinaldo no remunerativo, desde el sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa se lanzó un nuevo pedido, esta vez para que los trabajadores del sector tengan prioridad en la colocación de la vacuna contra el SARS-CoV2.

“Se ha hablado de que nuestra actividad es esencial, para sostener y abastecer la producción de energía que necesitan no solo las ambulancias y los hospitales sino todo el país, y ahora nosotros tenemos miedo y dudas de este avance de la pandemia que estamos viendo y lo que pueda hacer si llega a los trabajadores que están en los yacimientos y si vamos a volver a fase uno o cero”, aseguró el secretario general del gremio, Guillermo Pereyra, en diálogo con “Energía On”.

Y destacó que es por eso que “pedimos que, en el orden de prioridades de la aplicación de la vacuna, estén los trabajadores petroleros”.

El pedido fue presentado oficialmente por medio de una nota al ministerio de Salud de la Nación que conduce Ginés González García, pero según detalló Pereyra también será un pedido que se realice desde el mismo gobierno provincial a la Nación, teniendo en cuenta que más de la mitad del gas y el petróleo del país provienen de los yacimientos de Neuquén.

“Entendemos que hay una prioridad en las vacunas, que están primeros los médicos y las fuerzas de seguridad. Por eso lo que planteamos es que se nos considere luego, como trabajadores esenciales que somos como prioritarios para la colocación de las vacunas”, remarcó Pereyra.

El pasado 20 de marzo cuando se dispuso el aislamiento social y obligatorio, en los campos petroleros del país se continúo trabajando de forma esencial pero solo por medio de guardias mínimas.

Ese sistema fue el que marcó que en el caso del sindicato local fueran cerca de 20.000 los trabajadores que quedaron de inmediato suspendidos y de los cuales aún, diez meses después, son cerca de 5000 los operarios que siguen sin volver a sus puestos de trabajo.

Desde el gremio se planteó esta doble situación, en la que el sector es considerado esencial por la necesidad indispensable de garantizar el aprovisionamiento de energía, pero que ante un endurecimiento de las medidas de aislamiento podría verse afectado.

Mejora salarial

El pedido se dio luego de que el miércoles el gremio logró firmar un acuerdo de mejora salarial con la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH), mientras que desde la Cámara de Empresas de Operaciones Especiales (CEOPE) se pidió un poco más de tiempo para resolverlo.

Desde el sindicato se venía reclamando el pago de un bono de emergencia de fin de año de 50.000 pesos para cada trabajador, ya sea que se encuentre suspendido o activo, que funcione como una compensación para los miles de trabajadores que este año no percibieron una segunda cuota del aguinaldo porque al permanecer suspendidos los haberes que percibieron fueron no remunerativos.

Esta situación alcanzó a la mayoría de los trabajadores, ya sea que no cobraron aguinaldo o que cobraron un aguinaldo reducido por la cantidad de meses que estuvieron bajo el sistema de suspensiones del artículo 223 bis de la ley de Contratos de Trabajo.

En lugar de ese bono las partes acordaron un pago no remunerativo que calculará sobre el sueldo percibido en febrero del año pasado, más un incremento del 16,2%. Sobre ese total, menos adicionales como las viandas, las empresas abonarán el 50% como si se tratara de un aguinaldo para los trabajadores que estuvieron suspendidos.

Desde el gremio se destacó que este plus es “mejor” que los 50.000 pesos reclamados dado que refleja la escala salarial de cada trabajador, sin tener el tope de los 50.000 pesos. Aunque en el caso de quienes hayan cobrado una parte del aguinaldo la misma se descontará de este adicional a abonar.

En tanto que paralelamente a esta mejora, el gremio acordó el adelantamiento de la segunda cuota de la suma fija de 60.000 pesos que se otorgó a cuenta de la paritaria del año pasado. Por esto los trabajadores activos percibirán con sus salarios del mes en curso el segundo pago de 30.000 pesos.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Petroleros piden tener prioridad en las vacunas contra el covid-19