Piden que la justicia actúe sobre un hombre que golpeó a su expareja

Natalia escapó “después de diez años de maltratos físicos y verbales” haciéndose la desmayada para evitar más golpes. Reclama que se cumpla la restricción de acercamiento y recuperar sus pertenencias.

Una mujer de Choele Choel, víctima durante años de violencia de género, logró salvar su vida de milagro pocos días atrás y ahora le pide a la justicia que haga cumplir a su expareja la restricción de acercamiento pero también que lo obligue a restituirle sus pertenencias porque cuando escapó de él, junto a su pequeña hija, se fue “con lo puesto”.

En una charla con “Río Negro”, se quejó porque “después de 10 años de maltratos físicos y verbales no tengo nada”.

A principios de la semana pasada se realizó la audiencia de formulación de cargos al sujeto y la fiscalía en ese momento a cargo del fiscal Daniel Zornita (que presentó la renuncia luego de su posteo machista contra el #8M) lo acusó de dos cargos: lesiones leves y de haber incumplido con una prohibición de acercamiento.

Más información: En los últimos cinco años, más de 260 mil mujeres sufrieron algún tipo de violencia

De todas maneras la mujer reclama mayor seguridad a los funcionarios judiciales dado que el hombre ha roto de manera permanente la prohibición de acercamiento.

Natalia Sepúlveda tiene 34 años, una hija de pocos años, y los últimos 10 pasó por un verdadero infierno. El 18 de enero, cuando era sometida a una nueva agresión, salvó su vida al hacerse la desmayada. Ese día, su pareja, la golpeó de manera salvaje por todo el cuerpo y hasta con un hierro en los dedos gordos de los pies, para que no pudiera caminar.

Ese día, Natalia había decidido dejarlo, y se lo comunicó. El feroz ataque terminó cuando Natalia se hizo la desmayada luego de recibir una trompada en la frente. Su pareja, un hombre mucho más mayor que ella, se asustó, la cargó en una camioneta y la llevó hasta el hospital de Choele Choel.

Te puede interesar: Revisarán la ley de violencia de género

“Yo no me atrevía a abrir los ojos. Una vez que estaba en la camilla de la guardia, la médica que me atendió se dio cuenta que yo me estaba haciendo la desmayada. Le dijo a él: ‘vaya afuera nosotros la vamos a atender’. Y me dijo ‘se que me escuchas abrí los ojos, no tengas miedo’. Después, me internaron 3 días. Hice las denuncias y volví a ver a mi familia después de años. Porque el me había alejado de todos” relató la mujer profundamente conmocionada.

Ahora vive en la casa de una hermana, y pide a la justicia que controle que el hombre no se le acerque más. Es que si bien rige una orden de prohibición de acercamiento, contó que el sujeto se le acercó desde ese día hasta ahora, al menos tres veces. Además pide poder sacar de la casa sus pertenencias.

Acusado de

lesiones leves

Fuentes judiciales consultadas por este medio relataron que el 7 de marzo pasado, un día antes del #8M se realizó la audiencia de formulación de cargos hacia el hombre de apellido Cancelo y de 75 años.

Allí el fiscal Daniel Zornitta lo acusó de dos delitos: lesiones leves y haber incumplido la orden que le prohibe el acercamiento.

Estos delitos están penados con entre 1 y tres años, y no son acumulativos por lo que el hombre, en caso de no tener antecedentes y aún cuando se lo encuentre culpable, no cumplirá un solo día tras las rejas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora