Alerta: Cómo serán los cortes en los puentes

Pidieron más declaraciones por crimen en Allen 28-5-03

Es por al brutal homicidio del joven Manuel Gómez. Indagaron a los detenidos, pero se demorará lo que resuelva el juez. Algunos de los integrantes de la patota estarían identificados.



ROCA (AR).- Los tres jóvenes detenidos por el bestial crimen de Manuel Gómez, quien el 1º de mayo pasado fue atacado por una patota en Allen, y murió desangrado tras recibir cinco puñaladas y golpes, fueron indagados por el juez Juan Torres.

Sin embargo, los plazos para determinar si los sospechosos son procesados o no se postergaron, ya que los defensores pidieron incorporar nuevas testimoniales a la causa. “Se están tomando declaraciones. Seguimos trabajando”, manifestó ayer el magistrado.

Fuentes policiales indicaron que varios de los integrantes de la patota, estarán identificados, ya que la víctima fue corrida por unos diez enardecidos sujetos que lo alcanzaron cuando se enredó en un alambrado.

Junto a Gómez estaba un primo y un amigo quienes lograron escapar de los violentos, y posteriormente fue la persona que encontró el cuerpo sin vida.

Con respecto a la identificación de los posibles integrantes del grupo, trascendió que si bien habría varios identificados, se está tratando de determinar si hay pruebas que los involucren en la paliza o el crimen. “Se cree que alguno de ellos solamente habría corrido a las víctimas pero no participaron del ataque. Pero por ahora se está tratando de dilucidar este punto”, se indicó.

Por el caso, que conmocionó a la zona, hay tres jóvenes detenidos de apellidos Muñoz, Burgos y Marihuán.

Dos de los sospechosos se encuentran alojados en Allen, mientras que el restante está en uno de los pabellones de la cárcel de encausados de Roca. Las novedades sobre el procesamiento o no de los detenidos, recién se podrían estar conociendo la semana próxima, se indicó.

Manuel Gómez tenía 20 años, y la madrugada del 1 de mayo habría estado bebiendo en un bar junto con un primo y un amigo. Al parecer, allí se produjo un altercado con un grupo de jóvenes, y habrían comenzado los entredichos. Superados ampliamente en número, Gómez, su primo y su amigo habrían decidido retirarse del lugar, pero la ausencia no calmó a los violentos.

La patota comenzó a perseguirlos, y sólo el primo y el amigo de la víctima lograron escapar de la “cacería”.

Gómez no pudo sortear un alambrado, y allí habría comenzado su calvario. Con armas blancas y golpes de puño, los patoteros lo atacaron hasta dejarlo agonizando.

La víctima fue encontrada tendida en una acequia seca, y en medio de un charco de sangre. Junto al cuerpo, fue hallado un cuchillo “de cocina”, que sería de una las armas utilizadas para darle muerte a la víctima.

La autopsia, reveló posteriormente que Gómez había recibido cuatro puñaladas en la espalda, y un corte en una pierna que había alcanzado una arteria, por lo que murió desangrado.

Además de las heridas cortantes, el muchacho de 20 años presentaba golpes en distintas partes del cuerpo.


Comentarios


Pidieron más declaraciones por crimen en Allen 28-5-03