Designaron nuevos jefes policiales en Bariloche

Los cuatro oficiales reemplazarán a los policías que pasaron a disponibilidad por el caso Muñoz. Permanece vacante el lugar del Segundo Jefe de la Regional Tercera.



1
#

La Regional de Policía rearmó las seccionales que quedaron acéfalas por los desplazamientos.(Foto: Archivo )

2
#

Poblete calificó la suspensión en su cargo como “una medida arbitraria”.(Foto: Archivo )

Sobreseyeron al comisario Poblete en otra causa penal

La acusación contra el comisario Manuel Poblete por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público se desmoronó con el paso del tiempo. El fiscal Martín Govetto había imputado a finales de julio pasado al entonces segundo jefe de la Unidad Regional Tercera por no haber denunciado un ataque a tiros contra un patrullero estacionado en las inmediaciones del domicilio de Poblete.

Sin embargo, la fiscalía no aportó pruebas que acrediten el delito atribuido al comisario. Es más, dictaminó semanas atrás a favor del sobreseimiento de Poblete.

El pronunciamiento del fiscal Inti Isla, que heredó el expediente, sirvió de plataforma para el fallo del juez de Instrucción Ricardo Calcagno, que dictó el 10 de mayo pasado el “sobreseimiento total de Poblete”.

“Siendo el agente fiscal único titular de la acción pública y habiendo determinado su expreso desinterés en la prosecución de los presentes actuados, es que corresponde el dictado del sobreseimiento de Poblete”, afirmó Calcagno a partir del pedido del defensor particular Marcos Miguel.

El hecho que Govetto le había imputado a Poblete ocurrió a mediados de junio de 2016, durante la madrugada, en inmediaciones del domicilio del comisario.

Según la acusación fiscal, “una o más personas, cuyas identidades se ignoran, realizaron al menos un disparo con un arma de fuego de puño hacia el automóvil Fiat Siena blanco, dominio MDQ 657, interno 2445, perteneciente a la Policía de Río Negro y designado para el uso del entonces segundo jefe de la Unidad Regional Segunda”.

Govetto advirtió que Poblete “omitió denunciar este hecho delictivo, incumpliendo la obligación legal”. Y señaló que recién hizo la denuncia el 29 de julio último en la fiscalía.

Poblete explicó en su indagatoria que el hecho ocurrió la madrugada del 20 de junio de 2016. Afirmó que al día siguiente informó del ataque al exjefe de la Unidad Regional Tercera, comisario Juan Ramón Fernández. Sostuvo que demoró la presentación de la denuncia por temor a su integridad física y la de su familia y porque “se encontraba dentro de una interna policial”.

Isla señaló en su dictamen que si bien hubo un retraso en su obligación de denunciar, “la dilación se vio justificada por su temor a la existencia de una interna policial o que los disparos tuvieran relación con los hechos que Poblete en ese momento supervisaba, omitiendo su deber en pos de un interés superior que fue la vida y la salud de su familia”.

Y señaló que Poblete demostró su versión con las pruebas aportadas.

La primera causa

A finales de julio del año pasado, el comisario Manuel Poblete estaba en el ojo de la tormenta porque desde el gobierno provincial, algunos fiscales y autoridades de la Policía de Río Negro sospechaban de su desempeño durante la búsqueda del oficial Lucas Muñoz.

De hecho, el gobernador Alberto Weretilneck suspendió y pasó a disponibilidad a Poblete y otros oficiales. La denuncia por incumplimiento de los deberes de funcionario público surgió después de que Poblete fuera acusado por un presunto entorpecimiento en la investigación para encontrar a Muñoz, que había desaparecido el 14 de julio pasado. El cadáver de Muñoz apareció el 10 de agosto último con un tiro en la nuca.

El juez Bernardo Campana sobreseyó a principios de febrero pasado a Poblete y otros tres oficiales, que habían sido imputados de no haber cumplido con los deberes en el operativo de búsqueda de Muñoz. Poblete sigue sin funciones, pero desde el primer sobreseimiento cobra la totalidad de su sueldo.


Poblete denunció a la plana mayor y que balearon su auto

El comisario Manuel Poblete presentó ayer una denuncia penal en la fiscalía contra el jefe de la Unidad Regional Tercera de Bariloche, comisario Juan Fernández, por el presunto delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. La denuncia apunta además hacia al jefe de la Policía de Río Negro, Mario Altuna, y al subjefe, comisario Daniel Jara.

Poblete señaló en la denuncia una serie de hechos que presuntamente impidieron llevar adelante una investigación eficaz en las primeras horas que se tomó conocimiento de la desaparición del empleado policial Lucas Muñoz.

Poblete sostuvo que a partir de la noticia de la desaparición de Muñoz no se activó el protocolo para los casos de desaparición de personas. La denuncia se la recibió el fiscal Guillermo Lista, que lleva adelante la investigación para determinar si hubo un entorpecimiento en la búsqueda de Muñoz por parte de jefes y oficiales de la Policía. Poblete está sospechado en esa causa.

Poblete exhibe casquillos tras el ataque a su vehículo.
Chino Leiva

Poblete denunció además que a dos días de que Muñoz desapareciera desconocidos efectuaron disparos con arma de fuego contra el Fiat Siena que utiliza. No quiso revelar dónde ocurrió el hecho para proteger a su familia. Sólo indicó que el ataque sucedió en la madrugada y los disparos impactaron en la parte posterior del vehículo que estaba estacionado sin ocupantes. Poblete mostró los casquillos que aseguró haber hallado en el lugar.

Calificó la suspensión en su cargo como “una medida arbitraria” y sostuvo que se trata de una persecución.

Para el comisario Jorge Elizondo las suspensiones preventivas “son medidas poco prudentes y apresuradas del Ministerio de Seguridad buscando cualquier tipo de circunstancias ajenas a las que tiene que apuntar la investigación, para confundir a la opinión pública”.


Comentarios


Designaron nuevos jefes policiales en Bariloche