Pocos rindieron los gastos de la campaña a gobernador en Neuquén

De los nueve candidatos que participaron en los comicios del 10 de marzo, sólo cuatro cumplieron con la obligación que impuso el nuevo código electoral. La justicia no audita los números, sino que los expone para que puedan realizarse impugnaciones.



Todos los candidatos utilizaron séxtuples para promocionarse en la vía pública. Foto: archivo.

Todos los candidatos utilizaron séxtuples para promocionarse en la vía pública. Foto: archivo.

Sólo cuatro de los nueve candidatos a gobernador que participaron de las elecciones del 10 de marzo rindió sus gastos de campaña ante la justicia electoral en los tiempos que previó la ley 3053, estrenada para estos comicios. Fueron Omar Gutiérrez, Ramón Rioseco, Jorge Sobisch y Mercedes Lamarca, quienes declararon egresos por entre 1,4 millones y 6,8 millones de pesos.

Los informes resultaron austeros teniendo en cuenta el despliegue propagandístico que se vio a lo largo y ancho de la provincia durante el verano. Sólo uno de los postulantes incluyó el gasto en encuestas, pese a que las principales fórmulas las contaban como parte de su campaña.

El plazo para presentarlos venció el martes a la mañana. El secretario electoral, Carlos Wilhuber, aclaró que la justicia no audita los números presentados, sino que los expone al público (y a las demás fuerzas políticas) para que se puedan realizar impugnaciones.

El Movimiento Popular Neuquino informó gastos por $6.876.831. La partida más grande ($1.119.250) se fue para Fernando Miodosky por “investigación de opinión pública”, aunque también engrosaron la columna de egresos las consultoras de pauta publicitaria, folletería, publicidad en redes, alquiler de salones, catering y el pago de derechos de autor a Sadaic. La producción del jingle “Sigamos juntos Neuquén” que acompañó la campaña costó $210.000.

El financiamiento de la campaña, según informó el partido, se hizo con $6.995.000 que llegaron mediante el recibo de 1399 aportes de $5.000 cada uno, aunque con donantes que se repitieron.

Las empresas privadas que colaboraron fueron más de 50, entre firmas de servicios petroleros, frutícolas, constructoras, médicas e inmobiliarias. En el listado se destaca una donación de Indarsa ($50.000), la empresa de residuos petroleros multada por la provincia por un derrame en el Parque Industrial.

El oficialismo provincial gastó más de $200.000 en el merchandising veraniego. Foto: archivo.

El Frente Neuquino Unidad Ciudadana declaró haber gastado en su campaña $4.891.117,58. Según el informe que presentó ante la justicia electoral, terminó con un saldo negativo de $179,78 que no se llegó a cubrir con el dinero de los 91 aportantes que reunió la alianza electoral.

La mayoría de sus ingresos se justificaron con la venta de “tarjetas para cena” cuyos montos oscilaron entre los $15.000 y los $85.000. Las donaciones más significativas fueron de parte de la empresa de soldaduras de Plaza Huincul, Bataros SRL ($500.000), El Frente y la Participación Neuquina ($895.000), la militante del UNE y asesora legislativa Jésica Blazquez ($290.000) y un supermercado chino de Cutral Co ($180.937,8).

La fórmula encabezada por Rioseco también recibió aportes de otras dos empresas privadas: el laboratorio Raña SRL ($40.000) y la firma de telecomunicaciones Ingeniería Jorge Cesetti SRL ($42.500).

En su columna de gastos, la alianza justificó sus egresos en cinco prestadores: tres hoteles de la capital y el publicista Carlos Tiscornia. En el desagregado de estos servicios de difusión y propaganda, el Frente Neuquino Unidad Ciudadana incluyó el “parlanteo ciudadano con propuesta política”, la colocación de 120 séxtuples, carteles ruteros, spots televisivos, la participación en dos programas de televisión y la publicación de banners digitales.

La campaña de Jorge Sobisch, candidato de la Democracia Cristiana, demandó $1.165.753. El 50% del dinero se lo llevaron las publicaciones en redes sociales, para las que destinaron más de $550.000 según informó el partido.

Entre las cuatro informadas, la campaña de Libres del Sur para la fórmula que encabezó Mercedes Lamarca fue de las más baratas en cantidad de dinero, aunque la más cara en función de los votos obtenidos (resultó sexta). El partido declaró gastos por $1.498.499, principalmente enfocados a la pauta en redes sociales, tanto en la cuenta de Facebook de la candidata como en publicidad de Google.

Las donaciones que recibió la fórmula llegaron de 19 aportantes privados, la mayoría militantes del partido y los propios integrantes de la lista. No declararon dinero de ninguna empresa privada.

Multas por incumplir

El nuevo código electoral sancionado en el 2016 estableció la obligación para los partidos de presentar un informe detallado con los aportes privados recibidos y los gastos de campaña en un plazo de 90 días posterior a la elección. El mismo debe quedar disponible durante un mes en la justicia electoral para que se puedan realizar impugnaciones.

Según la información disponible hasta el viernes, incumplieron esta obligación los responsables económicos de Cambiemos, el FIT, Nueva Izquierda, Iguales y el Frente Social por la Dignidad.

El código fija multas de entre 250 a 1.000 módulos electorales por no presentar el informe. Como el valor de cada uno está fijado actualmente en $70, la sanción podría rondar entre $17.500 y $70.000.

El secretario electoral, Carlos Wilhuber, recordó que es la primera vez que a los partidos se les impone esta obligación, por lo que aún no se definió qué procedimiento se aplicará para los incumplidores.

Entre las listas colectoras, cumplieron Siempre y el Frente Nuevo Neuquén (este último pidió una prórroga). No lo hicieron Unión Popular ni el FRIN.


Comentarios


Pocos rindieron los gastos de la campaña a gobernador en Neuquén