Buscan a un joven de Senillosa y el padre sospecha de la Policía: «le habían pegado varias veces»

Juan Guillermo Sepúlveda de 25 años se ausentó de su vivienda en Senillosa el martes pasado y todavía no hay novedades sobre su paradero.





Juan Guillermo Sepúlveda de 25 años se ausentó de su vivienda en Senillosa el martes pasado y todavía no hay novedades sobre su paradero. El padre del joven dialogó con RÍO NEGRO y narró la desesperante situación que vive su familia al creer que la Policía tiene que ver con la desaparición.

Según narró el hombre, vio a su hijo el mismo día de su desaparición durante la tarde mientras realizaba viajes desde su campo hasta la vivienda donde conviven y nada parecía fuera de lo normal.

Sin embargo, según el registro de las cámaras de seguridad de la casa, Juan se retiró a pie, solo y por sus propios medios cerca de las 17. Desde ese momento, no supo más de su hijo.

El padre explicó que el joven tenía al menos tres antecedentes por robo, que había cumplido condena y que una de esas situaciones había tenido como víctima a un efectivo policial de alto cargo en la comisaría de Senillosa.

«Le robó un par de cosas y desde ahí cada vez que lo cruzaban lo golpeaban, le habían pegado varias veces», contó y por eso cree que «la Policía tiene algo que ver». Incluso argumentó que lo habían «amenazado de muerte en varias oportunidades».

Los comienzo de la búsqueda


El padre de Juan contó que quiso realizar la denuncia de la desaparición el día miércoles 19, 24 horas después del último contacto y que la comisaría de Senillosa no quiso tomarle la declaración inmediatamente. Tras insistir con otro de sus hijo, se radicó la exposición y la búsqueda de la fuerza policial comenzó el día jueves 20.

Sin embargo, la familia y amigos de Juan iniciaron los rastrillajes el mismo día de la desaparición y en los recorridos encontraron uno de los botines de seguridad que Juan llevaba y rastros de sangre. «Esos botines se los regalé yo, Juan andaba rengo ese día y no pudo ir lejos», contó el hombre.

Durante la búsqueda, buzos recorrieron el canal principal que da a un costado de la Ruta 22, lugar donde se intensificarán las tareas durante las primeras horas del sábado con la luz del día.

Al momento de desaparecer, el joven padre de dos niños llevaba pantalón negro de buzo, campera gris con gorro, una camiseta de Boca y una mochila oscura.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Buscan a un joven de Senillosa y el padre sospecha de la Policía: «le habían pegado varias veces»