Aprobaron urbanización en el sur de Neuquén y desarrolladores tienen vía libre en zona de humedales

El MPN, Juntos por el Cambio y los monobloques satélites votaron el proyecto que permite loteos abiertos en las 2.000 hectáreas entre el río Limay y la exRuta 22.





No hubo indecisos. A pesar del nerviosismo del MPN en la colecta de votos para abrir la puerta a los desarrolladores urbanos para armar nuevos barrios abiertos desde la calle Rivas hasta el límite con Plottier, entre el río Limay y la exRuta 22, el respaldo fue mayoritario de Juntos por el Cambio, el MPN y los partidos aliados.

El proyecto lo presentó Juntos por Neuquén (Guillermo Monzani) y cuando se aplazó la votación en la sesión anterior, se preveía que iba a ser para generar un debate, que luego no se produjo.

No se permitió la consulta con la vecinal o grupos de vecinos, ni con organismos técnicos. Hubo una advertencia de la Defensoría del Pueblo sobre la inconstitucionalidad de la medida que se preveía sancionar, pero tampoco gravitó.

Durante más de dos horas y media, la oposición a los loteos en la zona de tierras fértiles y humedales de la ciudad buscó convencer a un grupo de concejales que estaba de acuerdo con los loteos. Les hizo ruido que la mega urbanización de una sexta parte de la ciudad se armara con premura y sin la intervención de organismos de planificación.

La alternativa de una vuelta a comisión, no prosperó. Alcanzó a obtener 8 votos (de 18 votos).
“No se aprueba un loteo si no está la factibilidad (de servicios), del EPAS o de Camuzzi, de Recursos Hídricos”, argumentó Claudio Domínguez (MPN), uno de los firmantes del proyecto.

El argumento convenció al resto para evadir el debate con la comisión vecinal, organizaciones ambientalistas o las instituciones técnicas.

Aprobaron el bloque del MPN (Atilio Sguazzini, Domínguez, Jorge Rey, Victoria Fernández, Isabel Mosna y Claudia Argumero), el de Juntos por el Cambio en todas sus composiciones (Juan Peláez de la UCR, Denisse Stilgger del PRO, José Luis Artaza del NCN, Guillermo Monzani de Juntos por Neuquén), la Democracia Cristiana (Nadia Márquez) y el Frente por la Integración Neuquina, de Camilo Echevarría.

El concejal Marcelo Bermúdez argumentó a favor de la subdivisión en Valentina y en Altos del Limay para armar loteos abiertos, pero no estuvo en el momento de la votación.

“Porqué esta zona?, porque se avanzó con mucha infraestructrura. Está en el plan de obras de CALF, tiene cloacas y tendrá gas en la primera etapa”, dijo Monzani.

Agregó que desde la sesión anterior a la actual, al proyecto se le hicieron muchos agregados. “Ustedes tienen el norte cambiado, perdieron el Ecuador”, les respondió Monzani a los que reclamaban estudios medioambientales y el cuidado de los humedales. Recordó que la urbanización de la Isla 132 estuvo paralizada por 6 meses “por un nido de búhos” y que la firmeza de la gestión anterior sacó adelante la iniciativa “porque no se amilanó con el biri biri”.

Rey y Sguazzini calificaron a los detractores de la iniciativa de “bipolares”, mientras que Artaza habló del fin de las excepcionalidades y de cambiar lo que actualmente se autoriza para barrios privados, por loteos abiertos.

Fiel a su estilo provocativo, Domínguez dijo que varios concejales que se oponían a autorizar la subdivisión y loteos abiertos en Valentina vivían en barrios privados, calificó de “vago” a Esteban Martine y cuestionó el uso del auto por parte de quienes se oponen al fracking y consideró que se oponían al proyecto porque pretendían una urbanización similar al Tigre en Neuquén capital.


Negocio inmobiliario


“No encuentro la razón de urgencia, por qué hay que tratarlo ya”, dijo el concejal de la UCR, Juan Peláez al tiempo que aclaró que votaba el aplazamiento “porque aquí no se escuchó a nadie” aunque su postura era favorable a la iniciativa oficial.

La vuelta a comisión para aprobarlo después con la incorporación de aportes de otros sectores, no fue opción por falta de votos.

El concejal del Frente de Todos, Marcelo Zúñiga retiró su proyecto alternativo y también pidió seguir el debate en comisión. Aseguró que la subdivisión de la zona para loteos abiertos, estaba hecha a medida “del holding inmobiliario que conduce la provincia y que omite el cumplimiento de la normativa”.

Desde el FIT, Esteban Martine coincidió en que “estamos frente a un lobby inmobiliario, que avanza sobre áreas ribereñas y llena de cemento la ciudad;todo a las apuradas, porque no les importa nada, sólo el negocio, comprar las chacras y vender a cinco veces más;va a rellenar los humedales para poner loteos a los que la gente común no podrá acceder, mientras que otros sectores se tienen que ir a vivir alrededor del basurero”, planteó.

“Es una mega excepción, hay que revisar al Plan Urbano”, insistió la concejal Cecilia Maletti.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Aprobaron urbanización en el sur de Neuquén y desarrolladores tienen vía libre en zona de humedales