Diputados aliados le darán a Rolando Figueroa una mayoría cómoda en la Legislatura

El gobernador tiene 14 diputados propios pero, a diferencia de lo que le ocurrió al presidente Milei, cuenta con socios que le darán gobernabilidad. El MPN es uno de los bloques que le aportará votos, aunque en el oficialismo aclararon que no aprobarán leyes “a libro cerrado”.

El gobernador Rolando Figueroa no ganó con una mayoría de diputados propios en la Legislatura, pero podrá proponer y hacer sancionar leyes sin ninguna dificultad cuando se inicie el período ordinario, el 1 de marzo. A diferencia del estrepitoso fracaso que enfrentó el presidente Javier Milei en la que fue su primera incursión legislativa con la Ley Ómnibus, el neuquino ya tejió alianzas fuertes que le garantizarían, si nada cambia en los próximos años, un aval casi automático para los temas que proponga.

La neutralización de sus adversarios políticos la hizo en el recinto pero también afuera de él, a partir del acuerdo de gobernabilidad que estableció con el Movimiento Popular Neuquino. Los diputados ya prometieron darle votos, los intendentes se alinearon y otros dirigentes hasta del partido hasta se quedaron formando parte del gobierno.

En el camino, Figueroa también consiguió comenzar una buena relación con su exrival en la elección, Ramón Rioseco. Está por verse si logrará igual comunión con los gremios estatales, una vez que inicie la negociación salarial, o si serán ellos quienes se erijan como oposición durante su mandato.

«Es un escenario que se construye en forma cotidiana y va de a poco. Tratamos de hablar con todos, en eso también ayuda el liderazgo del gobernador», afirmó el jefe de la bancada de Comunidad, Ernesto Novoa, quien aclaró que no buscarán «votar a libro cerrado».

«Tenemos una expectativa favorable, pero no estamos hablando de una mayoría automática. Es algo que se construye. No vemos ninguna mala fe en los diputados, todos saben de la situación difícil que se vive en la provincia», sostuvo.

Sobre el interbloque Neuquinizate, Novoa analizó que «goza de buena salud», pese a que lo integran sectores con posicionamientos diferentes a nivel nacional, por ejemplo. «Tenemos nuestros matices, pero nada se hace de manera inconsulta, sin dialogar. Puede haber tirantés ideológica, pero los diputados tienen mucho apego por Neuquén», evaluó en referencia al contexto nacional y las tensiones que abrió el presidente Milei con las provincias.

La mayoría que no tuvieron Sapag ni Gutiérrez


Figueroa tiene 14 diputados que ingresaron por el frente Neuquinizate: Comuncidad tiene siete integrantes, el PRO-NCN tiene cuatro mientras que Avanzar, Arriba Neuquén y Neuquén Federal tienen uno. Si se suman los diez diputados del MPN, que ya anticiparon que le darán gobernabilidad, el oficialismo alcanzará 24 de 35 diputados, un número que le garantizará quórum y mayoría para sancionar las leyes que proponga.

Su antecesor, Omar Gutiérrez, había enfrentado un escenario mucho más desfavorable. En sus dos gestiones tuvo 15 diputados, entre propios y aliados, y se vio obligado a buscar mayores consensos para impulsar sus iniciativas.

Jorge Sapag, en cambio, gobernó sin tantos obstáculos, con entre 18 y 19 legisladores más algunos socios circunstanciales. Como Gutiérrez, solo el exgobernador Jorge Sobisch tuvo, hasta ahora, la experiencia de gestionar con minoría en la Legislatura. Fue durante su segundo mandato, en 1999, con solo 16 legisladores oficialistas que le respondían en el recinto.

El exgobernador revirtió ese escenario en su reelección del 2003, cuando se quedó con 17 escaños más cinco bancas aliadas, casi los dos tercios de la Cámara, que le permitieron impulsar la reforma de la Constitución Provincial en 2006.

MPN: «No nos decimos oficialistas»


«En el bloque hemos resuelto garantizar la gobernabilidad de quien ha sido elegido por la gente. Con una postura crítica y con una mirada objetiva, vamos a acompañar las iniciativas que sean en beneficio de la provincia», aseguró Gabriel Álamo, jefe del bloque del MPN.

«No nos decimos oficialistas porque no somos del partido de gobierno, sí hemos dado señales claras de que vamos a acompañar», sostuvo.

Dijo que el partido está preparando su propia agenda para impulsar en la Legislatura desde marzo, pero que aún no conocen cuál va a ser la que impulse Figueroa.

Quizá entre la oposición más clara que encuentre Figueroa en la Cámara estará en el peronismo y la izquierda. El Frente de Todos fue crítico durante el debate de las dos leyes que se trataron en la nueva composición y también fue uno de las pocas bancadas que no firmó el acta compromiso «en defensa de Neuquén» que les propuso el gobernador a los diputados para apoyarlo en su plan de gestión.

En cuanto al FIT U, Andrés Blanco, quien tiene un bloque unipersonal pero asociado al de Gabriela Suppicich, evaluó que el gobierno tendrá «una mayoría automática con sus aliados» porque analizó que el MPN «ha demostrado ser completamente condescendiente con las propuestas del oficialismo en las primera votaciones».

«Es el camino que van a transitar, en el que también vemos que están midiendo el escenario nacional. Figueroa hace gestos, está haciendo un testeo de cómo avanza la política represiva para aplicarla también en Neuquén», consideró el legislador en relación con la respuesta que viene dando el gobierno a las organizaciones sociales y el simulacro de «protocolo antipiquetes» que hizo la policía días atrás.

Blanco afirmó que el gobernador y sus referentes «se muestran dialoguistas con determinados sectores, pero en las políticas más duras se han plantado».

Mileísmo «razonable»


Por su parte, Brenda Buchiniz de Cumplir, quien ocupa una banca unipersonal tras la salida de los otros tres diputados hacia el nuevo espacio Hacemos Neuquén, anticipó que será «una oposición razonable» y señaló algunas de las diferencias que tiene con la gestión de Figueroa.

Alineada a nivel nacional con el presidente Javier Milei, la legisladora dijo que participó de la convocatoria que hizo el gobernador a los diputados para que firmen el acta compromiso «en defensa de Neuquén», pero que no la firmó. «Si bien le dije que adhería a gran parte del diagnóstico y la situación de crisis, no coincido con las medidas para abordarla», explicó.

Señaló entre sus principales diferencias la defensa de las empresas públicas, porque opinó que «las que son deficitarias hay que privatizarlas», y sobre el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN), cuyo eventual traspaso a la Anses se rechazaba en el acta, afirmó que requiere una revisión integral. «No creo en esto de oponerse a algo y no entregarlo porque es un símbolo. Si no le encontramos la vuelta, hay que empezar a pensar en otro tipo de solución», advirtió.

Buchiniz coincidió con que Figueroa «no va a tener problemas para lograr mayorías, pero es importante que se brinde el espacio para aceptar otras miradas». «No es solo la mirada oficialista la que puede resolver todos los problemas. Creo que si se entiende eso, vamos a anda bien», sostuvo.

Dos leyes casi unánimes en el inicio de la gestión


El gobernador Rolando Figueroa puso a trabajar a los legisladores en el receso de verano y ya se anotó dos leyes de su autoría antes de abrir por primera vez las sesiones ordinarias, el 1 de marzo.

La primera es la 3421, que eliminó las jubilaciones de privilegio para los cargos electivos que asuman a partir de la próxima gestión. Esa ley quedó a medias, porque el mandatario esperaba una derogación total de la vieja ley 1282 y finalmente se cambió la redacción entendiendo que los actuales aportantes ya tenían derechos adquiridos.

Pese a ese cambio, la sanción igual se aprobó por unanimidad en general y con una abstención en la votación en particular.

Fue de la diputada Gisselle Stillger de Arriba Neuquén, quien había propuesto un texto alternativo que considerara solo como potenciales beneficiarios del régimen de privilegio a quienes ya reunieran las condiciones para iniciar el trámite. «Considero que esta ley, en particular, me beneficia directamente. O sea, estoy votando algo que me otorga un privilegio, y la realidad es que no puedo hacerlo», fundamentó.

La otra ley que ya tiene en su haber Figueroa es la 3422 que declaró la emergencia sanitaria en la provincia para facilitar la compra directa de insumos y medicamentos para los hospitales.

Su aprobación también fue cómoda, con 32 votos a favor y solo dos en contra que aportó el FIT. Si bien recibió críticas de varios sectores como el peronismo o incluso del MPN el oficialismo no tuvo dificultades para reunir los votos que permitieran su sanción.

El gobierno también evalúa declarar la emergencia carcelaria, pero aún no confirmó cuándo ingresaría el proyecto.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios