Elecciones en Bariloche: Aristegui propone gestión para “sacar a la ciudad de la parálisis”

El candidato de Juntos por el Cambio quiere trasladar a la ciudad el Metrobus y tiene planeados los dos primeros circuitos. Posicionó la crisis habitacional como la principal urgencia a resolver.

El candidato a intendente de Juntos por el Cambio Bariloche, Carlos Aristegui, dijo que si existe una urgencia para resolver son las soluciones para “las más de 6.000 familias que están sin vivienda” en Bariloche. Aunque reconoció que cualquier medida que se tome solo dará resultados “a mediano plazo”.

Dijo que el municipio cuenta con tierra fiscal “vendible”, que podría aplicar a la financiación de planes habitacionales. “El Estado debe invertir en esto”, afirmó Aristegui. También propuso poner la mira en la reserva de 300 metros a cada lado de la Circunvalación que estableció la Carta Orgánica y cuyo destino se debe fijar mediante un plan de desarrollo.

Aristegui reconoció que la basura domiciliaria y la actual ubicación del vertedero son un tema de alta sensibilidad y dijo que los métodos aplicables son “pocos y caros”, pero aceptó que el camino es marchar hacia un basurero regional, con el uso del tren como mecanismo de transporte. “En muchos lugares es un negocio -destacó-. Hay que buscar el interés de los privados y crearles las condiciones para que inviertan”, con la mira en el recupero de residuos. Opinó que el Estado debe aportar su parte con una separación en origen eficiente, “que hasta hoy no funcionó”, porque el vecino saca su basura separada, y se desentiende “cuando ve que en el camión la mezclan”.

Sobre las necesidades en materia de obra pública, dijo que no pueden ser encaradas solo por el municipio porque “tienen una escala que lo escede”. Si llega al gobierno, dijo que irá a fondo en las gestiones para obtener apoyo externo con ese fin.

Carlos Aristegui quiere traer el metrobus a Bariloche. Foto: Marcelo Martinez.

Sostuvo que si en Bariloche hay todavía tantas calles sin asfaltar es “porque no hubieron inversiones del gobierno nacional y provincial ”para asegurar la transitabilidad. Puso como ejemplo la obra de pavimento que ejecuta el municipio en la ruta 79 (Camino viejo a Catedral) “cuando le corresponde a la provincia, que la llegó a incluir en un presupuesto, pero nunca la hizo”.

Aristegui es militar retirado, ya fue candidato a intendente hace ocho años por el partido PRO y también registra antecedentes como dirigente vecinal, titular de Cáritas Bariloche, dirigente de bomberos. Desde 2019 es presidente de la poderosa CEB, y no disimula a la hora de esgrimirlo como carta de presentación.

Ante la pregunta de cómo hará para interactuar con la oposición si llega al gobierno, Aristegui dijo que acumula la experiencia de la CEB, donde también tiene activos sectores de oposición y logró avanzar mediante la constante búsqueda de consensos.

Dijo que se siente apto para ir por el municipio porque desde su cargo como jefe de la Cooperativa logró pilotear la crisis de la pandemia, sin ayuda del Estado y siempre con los sueldos al día, además de realizar inversiones millonarias como la estación transformadora del Este y establecer contactos exitosos como los que habilitaron la obra para la segunda línea de alta tensión Alipiba, esperada durante años.

“Gestionar es una responsabilidad y hay que ponerse los pantalones largos para ira a reclamar lo que pertenece a la ciudad por ejemplo la recaudación por las patentes, que hoy absorbe la provincia”, explicó Aristegui.

A su entender “hay que tener fuerza política, ejecución y control, porque la ciudad necesita salir de esta parálisis”. Dijo que Bariloche “llegó acá con una planificación de los años 50 y ya está, no da para más. Ahora se necesita otra ciudad”.

Durane la entrevista más de una vez mencionó la importancia establecer reglas claras y “controlar”. Incluso citó al expresidente Juan Perón, dijo que lo lee con frecuencia y reivindicó su condición de militar. “Un señor de uniforme dijo que confiar es bueno, pero controlar es mejor” dijo Aristegui. Aunque esa frase también se le suele atribuir a Lenin.

Aristegui llegó a la candidatura de JxC por un acuerdo entre los partidos PRO y ARI que no dejó contentos a todos. Aunque quien apuntaba a rivalizar con él por el mismo lugar, Germán Vega, finalmente aceptó sumarse a su lista como aspirante a concejal.

Para resolver las ineficiencias del transporte urbano Aristegui tiene en carpeta propuestas distintas a las de sus competidores. Tal como lo hizo el macrismo en Buenos Aires, se comprometió a desarrollar en los próximos dos años “uno o dos recorridos de Metrobus”, es decir un rediseño de los circuitos con carriles exclusivos para colectivos y paradores con andenes elevados. La primera experiencia sería desde Onelli hacia el Alto, por avenida Herman, Arelauquen y regreso por Pioneros.

Dijo que mejorar el transporte es “una prioridad”, con una mejor fiscalización de horarios, limpieza y calefacción. También anticipó la idea de aprovechar el tren con un servicio urbano que conecte los barrios del este, hasta Ñirihuau.


Turismo y cargas máximas


Los problemas estructurales que atraviesan a la ciudad, según Aristegui, no se han resuelto en muchos casos porque gobierno del municipio “no ha querido reclamar ante la provincia, porque son del mismo signo político”. Lo que podría ser un punto a favor, ha sido un obstáculo, desde su punto de vista. “Hay que sentarse y hablar con el gobernador -opinó-. La obra de Bustillo lleva dos años y avanzó 200 metros. No se pueden encarar proyectos así si el dinero va a venir a cuentagotas, es jugarse demasiado. Es llegar tarde siempre”.

También dijo que “la pobreza es un flagelo” y observó que “la sociedad no se avergüenza lo suficiente de esa pobreza”. Aseguró que el Estado tiene que dar otro tipo de facilidades para afrontar las demandas porque “las casillas precarias que después hay que arreglar con nylon son un paliativo y el plan Calor lo mismo. Hay que dar gas y no repartir leña”.

En cuanto al turismo, Aristegui consideró importante establecer “cuáles son las cargas máximas” y definir muy bien “hacia dónde debería ir” el desarrollo de esa actividad. Dijo que “hoy es muy favorable venir por las condiciones económico financieras, pero no siempre va a ser así, hay que estar preparado”. También señaló que desde su conocimiento del servicio de energía sabe que dada la falta de planificación, el ingreso desbordado de visitantes genera problemas para todos.

Aristegui observó también que en contexto inflacionario el sistema de contratación municipal es muy engorroso, provoca demoras y los consiguientes sobreprecios. Dijo que uno de sus objetivos es “aggiornar” la normativa en esa materia.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios