Elecciones en la UNC: Gentile-Osovnikar, la fórmula que piensa la universidad de los próximos 50 años

La lista Convergencia Universitaria se presentó hoy oficialmente en sociedad.





La lista Convergencia Universitaria presentó oficialmente a sus candidatos para suceder al actual rector Gustavo Crisafulli, en la Universidad Nacional del Comahue. La actual decana de la facultad de Humanidades, Beatriz Gentile, irá por el sillón principal del rectorado, acompañada de Paul Osovnikar, director de la Escuela Superior de Ciencias Marinas de San Antonio Oeste, como candidato a vicerrector. «Pensar y refundar la universidad de los próximos 50 años», es el punto de partida de la plataforma que diseñaron los candidatos y que desarrollarán si ganan las elecciones del próximo mes.

«Un primer desafío será concebir la Universidad en clave de comunidad de pensamiento. Como usina generadora de ideas articuladas a la docencia, la investigación, la extensión, la transferencia y la vinculación. Para ello será necesario incorporar nuevas perspectivas, porque ya no se trata de una universidad que atienda sólo a los problemas del desarrollo productivo de la región. Ahora, comunidades demográficamente extendidas, diversas en sus componentes poblacionales y permeadas por nuevas sociabilidades y conflictos, requieren de otras repuestas», sostienen los candidatos de Convergencia Universitaria en su plataforma.

En este sentido, en el acto de presentación, la decana Beatriz Gentile, comentó que uno de los puntos en los que hay que poner el ojo, el trabajo y el esfuerzo, es en la gran cantidad de jóvenes que están desempleados, grupo al cual la universidad pública le debe aportar nuevas respuestas. Según datos de Naciones Unidas, en 2018 casi un cuarto de los jóvenes argentinos de entre 16 y 24 años está desempleado (24,7%), mientras que el desempleo general era del 8,7%. Es decir la tasa de desempleo en los jóvenes para este ano casi triplica a la población adulta en general y viene ampliándose desde 2.004. Otro dato: Argentina es el país con mayor desempleo juvenil del Cono Sur.

Frente a esta realidad, Gentile y Osovnikar proponen una reformulación de las carreras, readecuación de planes de estudio y nuevas políticas de ingreso y retención. «Debemos advertir estos cambios y reformular nuestras carreras, nuestros planes de estudio, nuestras políticas de ingreso, retención y graduación a partir de la emergencia de estos problemas. Títulos intermedios, educación a distancia y carreras como Tecnicaturas que permitan combinar el trabajo con la formación, pueden formar parte de la estrategia para revertir
esta realidad, entre otras que habrá que elaborar», explicó la doctora en Historia.


Otras propuestas de Convergencia Universitaria


En materia de oferta académica debemos institucionalizar el Cuarto Nivel
educativo
. La Universidad deberá consolidarse como el ámbito de formación en posgrado más importante del sur argentino y a su vez establecer vínculos en red con otras universidades nacionales y extranjeras.

Plantel docente y no docente. Es necesario lograr un incremento de cargos docentes y no docentes y para
ello debemos recuperar la iniciativa ante el Congreso de la Nacion y la SPU de una reparación histórica respecto al presupuesto. Debemos consolidar la carrera docente y llevar a cabo una política de concursos de ascenso que convaliden la calificación de nuestros y nuestras docentes investigadores. El atraso en esta materia es considerable y requiere de una resolución urgente. De la misma forma, nos planteamos la capacitación y jerarquización del trabajo no docente que también deberá ser seleccionado a partir de
concursos de antecedentes y oposición.

Organización interna. Propender a la descentralización administrativa, en una universidad tan extendida geográficamente, debemos encontrar mecanismos que agilicen y resulten eficientes para dar respuestas a las demandas urgentes de las unidades académicas y centros regionales alejados de la sede central. Sostener y profundizar la digitalización de los sistemas y programas que mejoraron sustancialmente la vida administrativa y académica. El control de los procesos administrativos, el acceso a la información, la circulación de la misma que se viene llevando a cabo desde año 2014, se completó en este último año con la puesta en marcha de Oficina digital. Esto debe consolidarse.

Presupuesto. Sostenemos una noción de equidad en la distribución de los recursos por unidades académicas de acuerdo a sus características y necesidades. Es fundamental revisar los criterios históricos bajo los cuales se asignaban los recursos y pensarlos a partir de los cambios y nuevas realidades que viven
las diferentes facultades y asentamientos. La posibilidad de elaborar un plan de obras que de previsibilidad y certeza a las unidades académicas respecto a cuestiones que no requieren una respuesta perentoria, lo entendemos como una forma equitativa y posible de prever no solo la búsqueda de los fondos necesarios
sino también, administrar los tiempos de administración y ejecución de las mismas.

Cogobierno. Pensamos que es tiempo de recuperar la convocatoria a la Asamblea Universitaria para proponer, debatir y proyectar la nueva Universidad que estamos pensando. Como máximo órgano del cogobierno, la reunión anual de la Asamblea -como prevé el estatuto- nos dará la posibilidad de ir resolviendo los problemas y desafíos gradualmente, sin tensionar el entramado político y bajo la
certeza de que la periodicidad y continuidad en su convocatoria la convertirá en un instrumento para crear nuevas realidades y no solo en una instancia para resolver conflictos.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Elecciones en la UNC: Gentile-Osovnikar, la fórmula que piensa la universidad de los próximos 50 años