Siguen caídos los sistemas en la Universidad del Comahue y no hay mesas de examen en Roca

Los problemas informáticos continúan y ya es el quinto día hábil sin servicio. No se sabe cuando se va a solucionar. En Roca decidieron suspender las mesas de exámenes hasta el próximo lunes.





Una problemática de infraestructura tecnológica continúa perjudicando a toda la comunidad educativa de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo).

El dilema radica en que los servidores y dominios de la institución están caídos. No se están garantizando las funciones académicas y administrativas, acciones elementales en el transitar universitario.

Por las fallas en los sistemas informáticos, los docentes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (Fadecs) de la UNCo no pueden subir nóminas de exámenes o validar las instancias.

Mientras que los estudiantes, tampoco pueden realizar ningún tipo de trámite ni acceder al material de estudio, a través de las plataformas digitales universitarias oficiales.

Ayer, desde Neuquén -donde se encuentra la casa central de la UNCo-, levantaron el disyuntor eléctrico que estaba caído y todos los sistemas volvieron a funcionar.

Sin embargo, al cabo de media hora, se volvió a cortar la luz -tal como suponían y venían notificando los trabajadores del área técnica de la Dirección de Tecnologías de la Información (DTI)-, por lo que las plataformas de la universidad nuevamente permanecen sin funcionamiento.

En Roca, la situación es compleja. Durante toda la semana se tuvieron que cancelar las mesas de exámenes, sin posibilidad de estipular una reprogramación, debido a que se desconoce fehacientemente cuando se solucionará el conflicto.

«Hoy volvemos a la universidad manteniendo los mismos equipamientos, tras dos años de virtualidad, con unos servidores sobrecargados y con una falta de política tecnológica para el desarrollo», expresó Rocío Delarriva, representante del Miles, actual conducción del Centro de Estudiantes de la Fadecs.

5
días hábiles se registraron sin servicio informático. Aún así, durante el fin de semana largo, tampoco hubo posibilidad de acceso a las plataformas universitarias.

«Nos vimos obligados a suspender mesas ya que nuestra prioridad son los estudiantes, y por eso también queremos darles alguna certeza y que no se angustien o inquietan si el fin de semana no vuelve el sistema«, aclaró Ana Zinkgraf, Secretaria Académica de Fadecs.

A raíz de esta situación, los trabajadores de DTI solicitaron una auditoría con un electricista externo, quien detectó cuál es la falla eléctrica dentro de la sala.

Según informaron fuentes del rectorado, durante la jornada se intentará llevar adelante las reparaciones necesarias y se buscará «solucionar los desperfectos eléctricos cuanto antes».

Además, por solicitudes de amplios actores perjudicados con estas medidas, se pedirá un informe de las acciones llevadas a cabo para compartirlas con la comunidad universitaria.

Un problema que no termina

El panorama que manifestaron desde la DTI, quienes se encargan de garantizar el funcionamiento de las plataforma, es poco alentador.

Debido a los desperfectos técnicos y eléctricos, sumado a la retención de tareas que sostuvieron durante gran parte de la semana, los servicios no están cumpliendo las exigencias ni las demandas de todos los actores de esta institución universitaria.

La raíz del problema no solo encuentra su anclaje directo en las medidas de fuerza del personal técnico, sino que tampoco han funcionado aquellas medidas tendientes a mejorar los servicios de la universidad.

Frente a este contexto, desde la presidencia de la Federación Universitaria del Comahue (FUC-Miles), manifestaron que existe un déficit en el desarrollo de las plataformas educativas formales y que el impacto es perjudicial al progreso de los estudiantes.

Pese a que el rector de la Unco, Gustavo Crisafulli, le atribuyó la responsabilidad de la caída de los sistemas informáticos al personal de DTI, varios de los problemas se han desarrollado por cuestiones eléctricas, reflejando un sobrecargo en la red y la falta de mantenimiento.

Crisafulli argumentó públicamente en algunos medios de la región, sosteniendo que cumplieron con algunos de los pedidos de la DTI, como aceptar la apertura de paritarias y poner una cerradura nueva a la sala de servidores, lo que posibilitó nuevamente el acceso de los trabajadores a este sector.

Sin embargo, muchas de estas fallas en los servidores ya se venían presentando antes de la pandemia y que, incluso durante el aislamiento, hubo episodios similares.

En el 2017, producto de un cortocircuito se quemaron varios equipos informáticos en la sede central de la UNCo, en Neuquén. Gentileza DTI.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Siguen caídos los sistemas en la Universidad del Comahue y no hay mesas de examen en Roca