Salud debe $4.000 millones en Río Negro y los hospitales solo dan atención básica

La ministra Senesi trazó un crudo cuadro de situación en el que coinciden gremios y médicos. Hay cirugías suspendidas en todas las ciudades, faltante de medicamentos e insumos básicos.

“La situación de Salud es crítica”, afirmó la ministra Ana Senesi, quien desde hace poco más de una semana se hizo cargo de una de las carteras con mayor problemática en Río Negro, por su consecuencia inmediata en la prestación de servicios que no se pueden garantizar de manera óptima los hospitales de la provincia.

El Ministerio de Salud es uno de los que engrosa la deuda de la Provincia de Río Negro, con un pasivo de unos 4.000 millones de pesos, entre prestadores, insumos, hospitales, entre otros; que se suman a los problemas generados por una situación macroeconómica, con la inflación, falta de precios de insumos o medicamentos, la cancelación de entregas.

Este panorama crítico que admitió la ministra a Diario RÍO NEGRO fue trasladado a la primera reunión del gabinete encabezada por el gobernador Alberto Weretilneck, quien repitió en declaraciones posteriores el cuadro de situación e incluso ayer, al anunciar oficialmente el pago de aguinaldos desdoblado, el Gobierno puso de relieve la problemática acuciante: “Los hospitales se encuentran totalmente desabastecidos y el objetivo inmediato es ponerlos en funcionamiento para que funcione lo básico”, afirmó el comunicado.

Los problemas en los hospitales van desde faltante de medicamentos básicos a drogas de tratamientos prolongados; escasez y ausencia de insumos elementales; convenios con prestadores interrumpidos; faltante de material descartable y de medicación oncológica; afectación de servicios de diálisis; cirugías canceladas; falta de anestesistas (por reclamos de deuda); y en algunos casos escasez la comida para los pacientes internados.

El hospital de Bariloche, como el resto de los centros de salud, establece «prioridades» ante la crítica situación de salud. Foto: Chino Leiva

En agosto comenzó el problema y en septiembre empezamos en caída libre”, afirmó Senesi, quien hasta hace poco comandaba el hospital de Roca, uno de los más grandes de la provincia. Por eso conoce la realidad hospitalaria de primera mano y sabe que los directores son “la cara visible” del drama que se enfrenta en cada centro de salud. “Lo más importante es que los hospitales puedan reactivarse”, afirmó.

La ministra puso ejemplos concretos de la deuda que asciende a 835 millones de pesos con hospitales, 317 millones de pesos anestesistas, 109 millones de pesos el servicio de diálisis, y la lista sigue.

Senesi desde hace días mantiene reuniones y llamadas telefónicas con todas las aristas de la problemática de Salud Pública, se gestionan planes de pago a proveedores y prestadores, y ayer trazó el panorama a los directores de los hospitales a quienes llevó cierta “esperanza” respecto de soluciones posibles en corto y mediano plazo.

“El gobernador dijo que el objetivo es centrar los esfuerzos en Salud y Seguridad. Este compromiso es fundamental y el trabajo conjunto también”.

Ana Senesi, ministra de Salud de Río Negro

La realidad de primera mano


En el hospital López Lima de Roca la semana pasada se anunció un esquema de emergencia para cirugías. Se establecieron “prioridades”, según admitió la médica Marina Aravena, a cargo de la dirección interinamente.

Me tocó tomar una decisión de asegurar las urgencias y emergencias, los tratamientos oncológicos y pacientes internados, todo aquello que ponga en riesgo la vida de la persona en lo inmediato”, explicó Aravena, quien afirmó que la premisa es “reordenarnos para poder garantizar los servicios y responder lo que ponga en riesgo a las personas, postergando toda intervención que sea programada”.



En el hospital de Bariloche también hay suspensión de cirugías y turnos postergados, por ejemplo en el caso de operaciones de otorrinolaringología programadas para dentro de 2 años.

El jefe de Pediatría del hospital Ramón Carrillo, Andrés Little, graficó un cuadro crítico. “No tenemos insumos básicos para tratar en pediatría, que es lo más barato dentro del contexto. No hay antibióticos básicos, tratamientos de asma, no tenemos para bajar la fiebre a un niño. La situación es terrible y viene agravándose cada vez más desde hace un mes”.

Desde hace 25 años trabajo en Salud y no recuerdo una época que la gente no pueda hacer un tratamiento porque no puede conseguir los medicamentos, excepto en 2001 que fue parecido cuando no había insumos esenciales y la situación social era compleja”.

En Cipolletti, Asspur realizó un punteo de los problemas actuales con faltantes de medicamentos e insumos que afectan los servicios de guardia, salud mental, clínica médica, terapia intensiva, laboratorio, obstetricia, quirófano, neonatología.

En Cinco Saltos, ATE señaló que a los faltantes que se replican en otros centros de salud, se suma que “no tienen ni para preparar comidas para los pacientes” y en muchos casos se compran viandas externas para cubrir las necesidades.


Los gremios Asspur y ATE, preocupados


Los dos gremios con mayor incidencia en los hospitales de Río Negro, Asspur y ATE, tienen un crudo diagnóstico de la situación de Salud Pública, más allá de las demandas salariales.

Cesira Mullalay, secretaria general de Asspur, afirmó que “la situación se replica en todos los hospitales con distintas características. La situación es crítica y se va profundizando a medida que pasa el tiempo”, señaló a RÍO NEGRO y acusó que la gestión anterior, de Arabela Carreras, “no tomó las medidas adecuadas”.

Asspur tiene expectativas que la nueva ministra atienda la problemática porque proviene del propio sistema de Salud Pública y señaló que uno de los temas es que “la gestión anterior no escuchó a los trabajadores que conocen la realidad, las decisiones fueron tomadas burocráticamente. Esperamos ahora mayor apertura al diálogo”.

Patricia Reinahuel, titular de ATE Bariloche y trabajadora de Salud, recordó que el gremio “viene denunciando esta situación desde hace tiempo” y acotó que es habitual el retaceo de fondos en diciembre pero esta vez la situación es peor que otros años: “Desde hace 4 meses faltan materiales, insumos, medicamentos, equipamientos que no se pudieron comprar”, enumeró.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios