Portugal, otro país que hace temblar a Europa

Se sumó a Grecia y España en la lista de Estados con serios problemas económicos. En los mercados de todo el mundo los inversores buscaron cubrir sus posiciones.




#

Salvo Wall Street, la mayoría de los mercados del mundo volvieron a sufrir pérdidas, como las que se observaron el jueves.

BRUSELAS.- Los temores de que la economía mundial caiga en otra espiral de crisis se profundizaron ayer ante las dificultades fiscales en Portugal y Grecia, que según algunos analistas, podrían propagarse al resto de las naciones de la eurozona y más allá.

Los inversionistas, asustados, comenzaron a deshacerse de sus activos peligrosos, como las acciones, en todo el mundo.

Desde Shanghai hasta San Pablo, los inversionistas se despertaron con la realidad de que los sucesos en ambos países de Europa, cuyas economías no son de las más grandes del continente, tienen sin embargo grandes implicaciones para la frágil recuperación económica global.

Las acciones cayeron en Asia y Europa debido a la resistencia afrontada por los gobiernos en Portugal y Grecia para controlar sus déficit con una reducción de gastos.

Los mercados bursátiles temen que el gobierno de Grecia se declare en quiebra y necesite un costoso programa de rescate financiero pagado por los gobiernos de los demás países de Europa, los cuales también tienen apuros de caja.

Además de Portugal, España también está preocupada por sus problemas económicos.

La calificación de la solidez financiera de Portugal se deterioró ayer después de que la oposición derrotó un plan de austeridad del gobierno.

La aprobación de la iniciativa era necesaria para tranquilizar a los mercados y reducir el coste de su deuda, un indicador de los temores de los inversionistas.

"Portugal está cerca de lo que ahora es un intento muy tímido´´ para reducir su déficit, dijo Marco Annunziata, economista en jefe de UniCredit.

Desde el miércoles, autoridades de la Unión Europea han reafirmado la fortaleza de la eurozona y la determinación de Grecia para reducir el gasto del gobierno, pero no convencieron a los mercados.

Entre quienes hicieron pronunciamientos para sosegar a los inversionistas figuran el comisionado europeo de economía, el español Joaquín Almunia, y el jefe del Banco Central Europeo, el francés Jean Claude Trichet.

Reacción indicativa

La nueva reacción de los mercados es indicativa de las finanzas de los gobiernos en el mundo y de que se está consciente de que la quiebra del gobierno en Grecia agravaría las apuradas finanzas de los bancos que tengan bonos griegos.

La mayoría de esos documentos fueron vendidos a inversionistas europeos fuera de Grecia.

El gobierno de Atenas tiene bonos sin pagar por 290.000 millones de euros (397 mil millones de dólares), cifra que es más del doble de la del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers, cuya quiebra arrodilló al sistema financiero mundial durante el año pasado.

Esos temores han afectado a los mercados bursátiles en los últimos días y los han llevado a cerrar a la baja.

El viernes, la bolsa de Alemania cerró con retroceso de 1,8%; la de Francia, de 3,4 por ciento, y la de Gran Bretaña, de 1,5 por ciento. Wall Street se mantuvo sin gran variación tras un repunte impulsado por las cifras de empleo positivas. (Ver aparte) (AP)


Comentarios


Portugal, otro país que hace temblar a Europa