Empleo

Post Covid-19: cómo se tendrán que resetear ahora quienes dirigen empresas

Más que nunca la empatía y el buen trato serán cualidades que ningún jefe podrá olvidar en ningún momento. La “nueva normalidad” será el momento de la inclusión y la apuesta por el talento.

En este momento de incertidumbre, muchas organizaciones abordan decisiones difíciles en el corto plazo para mantener sus operaciones. Sin embargo, las decisiones que tomen en estos momentos tendrán consecuencias a mediano y largo plazo.

Adecco Argentina, filial de la empresa líder en el mundo en consultoría integral en Recursos Humanos, explica la importancia que tendrá la inclusión y la apuesta por el talento en la “nueva normalidad” post COVID-19.

Si bien en las empresas venían trabajando para crear equipos de trabajo diversos y fomentar la inclusión, sigue siendo un tema todavía pendiente.

Diversidad y empleo

La pandemia del COVID-19 está afectando a todo el mundo, pero no a todos por igual. Los grupos más vulnerables deberán enfrentarse a complicaciones más importantes no solo en el presente sino también en el futuro cuando todos nos incorporemos en la “nueva normalidad”.

Según un relevamiento que realizó Adecco Argentina a fines del 2019, casi 9 de cada 10 ejecutivos considera que las personas con alguna discapacidad no cuentan con las mismas oportunidades laborales que el resto de la población.

Por su parte, según otro estudio realizado en el marco de la campaña #TalentoSinEtiquetas, en Argentina hay más de 800.000 personas mayores de 45 años que buscan, sin éxito, reinsertarse en el mercado laboral.

Y si hablamos de inclusión: sólo el 45% de los trabajadores argentinos considera que su lugar de trabajo es inclusivo. Y, al consultarles si en su trabajo hay personas pertenecientes al colectivo LGBTIQ+, sólo el 24% respondió que sí.

Además, el 72% cree que en la actualidad hay desigualdad en las búsquedas laborales.

En Argentina hay más de 800.000 personas mayores de 45 años que buscan, sin éxito, reinsertarse en el mercado laboral. Y sólo el 45% de los trabajadores argentinos considera que su lugar de trabajo es inclusivo.

Adecco Argentina, consultora

Por su parte, los resultados de otro estudio realizado por la compañía muestran que sólo 4 de cada 10 puestos de alta dirección son ocupados por mujeres.

“Todas estas situaciones ya estaban presentes antes de la pandemia por lo cual creemos que a posteriori se intensificarán. Sin embargo, las empresas deben tener en cuenta quela inclusión y la diversidad las hacen más fuertes y creativas. Esta pandemia es una oportunidad para avanzar en la agenda de inclusión”, destaca Pablo Liotti, Gerente de Marketing y Sustentabilidad del Grupo Adecco Argentina & Uruguay.

Se insiste en que los líderes deberán repensar y resetear muchas facetas de la antigua “normalidad”: crear más flexibilidad para adaptarse a las circunstancias únicas de cada empleado es una exigencia hoy.

Gran parte de las medidas para esta movilización se centran en tres aspectos: el apoyo financiero, la adaptación de los procesos de trabajo y las iniciativas de bienestar y empresa saludable.

Pero necesitamos también trabajar por la flexibilidad. La salud mental de los trabajadores, el cuidado de los lugares de trabajo y una prevención proactiva sí que son asignaturas que deberían haber llegado para quedarse.

Ahora todos compartimos los desafíos que se avecinan sobre cómo equilibrar trabajo y vida personal. Es una oportunidad de transformación, en la que el trabajo puede ser remoto y flexible, con empleos adaptados a las necesidades del individuo. El trabajo virtual también puede dar a las personas trabajadoras menos seguras o dominantes una mayor oportunidad de ver y valorar sus contribuciones. También puede enfatizar una variedad más amplia de habilidades, incluyendo las de escucha y apoyo.

El trabajo virtual también puede dar a las personas trabajadoras menos seguras o dominantes una mayor oportunidad de ver y valorar sus contribuciones, resaltan.

Los líderes deberán repensar y resetear muchas facetas de la antigua “normalidad”: crear más flexibilidad para adaptarse a las circunstancias únicas de cada empleado; recrear el poder de decisión a lo largo de toda la organización que la haga más diversa y creativa, reconociendo que las habilidades y actitudes que florecen durante una crisis pueden ser vitales para el éxito organizacional como los estándares de siempre.

“Los líderes deberán actuar ahora para poner la inclusión en la agenda que se viene. Esto no solo preparará a sus empresas para un mayor rendimiento en el futuro, sino que también contribuirá a construir el futuro del empleo que todos deseamos”, agregó Liotti.


Comentarios


Más Especiales

Post Covid-19: cómo se tendrán que resetear ahora quienes dirigen empresas