Preocupante serie de hechos violentos



NEUQUÉN (AN).- La Jefatura de Policía se limitó a informar que las familias de los policías estaban recibiendo contención psicológica y asistencia social, y que no era el momento para hablar del tema. Al jefe, Raúl Laserna, y al ministro de Seguridad, Gabriel Gastaminza, se les solicitó una respuesta oficial sobre la situación de contención psicológica de los efectivos policiales, pero no quisieron hablar públicamente. El del jueves a la noche se suma a una preocupante lista de hechos de violencia cometidos por efectivos policiales. Algunos no han tenido trascendencia pública pero puertas adentro de las comisarías se conocen. Incluso hay jefes que resolvieron pedirle el arma reglamentaria al uniformado para que no la lleve a su casa. De los casos que se conocen, en septiembre de 2012 en Piedra del Águila, un agente de 28 años no aceptaba que una adolescente de 17 años hubiese cortado la relación que mantuvieron durante un par de años. Le disparó lesionándola en una pierna y después se suicidó. En julio de 2012 un sargento ayudante que mantuvo una relación con una oficial del departamento de Seguridad Personal no aceptaba la separación. Una noche la esperó a la salida del trabajo y observó cuando la mujer y otro efectivo policial iban en un auto y los siguió. En la zona del Bajo les cruzó su vehículo y una vez que el policía salió corriendo el hombre disparó contra la mujer, hiriéndola en una pierna. En agosto de 2011 un oficial se quitó la vida tras disparar contra su esposa y un hombre que la acompañaba. El hecho ocurrió en un descampado en las afueras de la localidad de El Huecú.


Comentarios


Preocupante serie de hechos violentos