Presentan probiótico para combatir las diarreas

El Bacillus clausii restaura la flora intestinal



#

Según la OMS, las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa de muerte en niños menores de 5 años

Cuando un ser humano nace, su cuerpo es estéril. Rápidamente, adquiere ciertas bacterias. De hecho, el primer contacto con ellas se produce al pasar por el canal vaginal, en el momento del parto. Posteriormente, a través de la dieta, el intestino se terminará de colonizar. Se estima que al año de edad la flora del intestino ya está definida y que la mayor concentración de la denominada microbiota se encuentra en el colon, seguida por la boca. La microbiota –tal como se llama a flora que vive en el ser humano sano– actúa como una suerte de barrera contra bacterias dañinas y virus y estimula el sistema inmunológico. Es fundamental en este sentido, que la microbiota se encuentre en cierto equilibrio, ya que cuando uno de sus componentes supera en número a los otros se pierde el factor protector y aparecen enfermedades. Entre las infecciones más frecuentes que pueden afectar el tracto gastrointestinal se encuentran las producidas por la bacteria Escherichia coli y también por virus como el rotavirus, uno de los principales agentes causantes de diarrea aguda en niños pequeños. De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa de muerte de niños menores de cinco años. Son enfermedades prevenibles y tratables. Las enfermedades diarreicas matan a 760 mil niños menores de cinco años cada año. ¿De qué manera se puede modular la microbiota? Puede hacerse a través de la administración de drogas, controlando la dieta y administrando probióticos. A este último punto justamente, se refirió Francesco Franceschi, profesor de Medicina de la Universidad Católica de Roma (Italia), quien explicó que los antibióticos que se utilizan para la erradicación de ciertos patógenos, como la Escherichia coli o la salmonella, poseen un efecto poderoso, pero también producen efectos colaterales como las náuseas, el sobrecrecimiento de otros patógenos de difícil control como el clostridium difficile que al multiplicarse causan fiebre y diarrea. Además, se producen diarreas directamente asociadas al uso de antibióticos. “Los probióticos modulan la microbiota y mejoran el equilibrio bacteriano intestinal. Los protióticos hacen una síntesis de las sustancias antimicrobianas y estimulan el sistema inmunológico”, explicó.


Comentarios


Presentan probiótico para combatir las diarreas