Puerto Deseado: encontraron el celular de la víctima tras la confesión de un sospechoso

Fue hallado entre las rocas, cerca de la playa donde ocurrió el hecho. El juez ordenaba el traslado del adolescente a un Centro de Detención Juvenil.





El teléfono fue hallado en la playa de Cavendish, en Puerto Deseado.

El teléfono fue hallado en la playa de Cavendish, en Puerto Deseado.

El teléfono celular de la mujer abusada sexualmente el jueves pasado en Puerto Deseado por dos delincuentes que, además, asesinaron a su hijo de 4 años, fue hallado esta mañana en la playa de Cavendish tras la confesión de uno de los sospechosos ante la Justicia, informaron a Télam fuentes de la investigación.

Personal de la Policía de Santa Cruz realizó una inspección ocular en proximidades de la playa donde ocurrió el hecho y halló el aparato celular entre las rocas.

Mientras tanto, el juez de la causa Oldemar Villa se aprestaba esta mañana a ordenar el traslado del adolescente a un Centro de Detención Juvenil de Río Gallegos.


El principal detenido padece esquizofrenia y compró vino tras quedar libre


Omar Alvarado, de 24 años, fue identificado en una rueda de reconocimiento como uno de dos hombres que violaron a una mujer en Puerto Deseado y luego mataron a su hijo de 4 años. El otro sospechoso es menor de edad que sería trasladado a un centro de detención juvenil.

Alvarado padece esquizofrenia pero según el juez de instrucción, Oldemar Villa, “no lo convierte en inimputable”, que comprendía la criminalidad de sus actos y eso será materia de investigación. Tiene antecedentes penales de “varios abusos, agresión a sus padres y hasta le disparó a un vecino”, aunque uno de los más graves ocurrió hace un mes.

En esa oportunidad, fue demorado tras haber sido denunciado por la "tentativa de homicidio" de un niño de la familia a quien golpeó. Sin embargo luego quedó en libertad.

El viernes pasado, tras el crimen, había sido demorado pero después lo liberaron por falta de elementos probatorios. Tras salir de la comisiaría, una cámara de seguridad registró cuando fue a comprar vino a un negocio para juntarse a tomar con amigos en la calle.

El sábado a la noche quedó formalmente detenido luego de que la víctima lo marcó en una rueda de reconocimiento. Ayer el juez de la causa lo imputó como partícipe necesario en el asesinato y la violación.


Comentarios


Puerto Deseado: encontraron el celular de la víctima tras la confesión de un sospechoso