Racing le ganó el clásico a Independiente por un penal que no fue

Fue en el clásico de Avellaneda por la fecha 9 de la Copa de la Liga Profesional.

1/3
El festejo de Copetti en el triunfo agónico de Racing sobre Independiente, en un clásico muy polémico.

El festejo de Copetti en el triunfo agónico de Racing sobre Independiente, en un clásico muy polémico.

2/3
Racing e Independiente disputaron el clásico de Avellaneda. Miranda y Arregui pelean la pelota en el medio.

Racing e Independiente disputaron el clásico de Avellaneda. Miranda y Arregui pelean la pelota en el medio.

3/3
Mauro Vigliano fue el árbitro del encuentro y cometió un error muy grave en la jugada decisiva.

Mauro Vigliano fue el árbitro del encuentro y cometió un error muy grave en la jugada decisiva.

En una noche muy caliente, Racing derrotó a Independiente 1 a 0, por el interzonal de la Copa de la Liga Profesional. La jugada decisiva fue un penal en tiempo adicionado que sancionó Mauro Vigliano.

La Academia había hecho algo más que su rival. Al menos, los dirigidos por Juan Antonio Pizzi tuvieron la intención de atacar en el complemento y generaron cuatro situaciones claras para quedarse con la victoria. De todas formas, la jugada clave se dio por un grave error arbitral y le dio los tres puntos a Racing.

Crónica

El partido arrancó intenso y parejo. Sebastián Palacios en la visita y Enzo Copetti en el local fueron los más incisivos en el ataque. La primera situación clara fue para Independiente mediante Silvio Romero, que volvió tras superar el covid-19.

Independiente tardó en hacerse del balón, pero cuando no lo tuvo no sufrió demasiado. En una trámite muy discreto, el equipo de Falcioni, que no estuvo presente y se encuentra aislado tras dar positivo de coronavirus, fue levemente superior. Así mismo, le faltó profundidad.

La otra jugada clara de gol la tuvo Jonatan Menéndez, quien definió ancho ante la salida del neuquino Gabriel Arias. La asistencia había sido de Romero.

Para el complemento, Racing cambió su postura y mejoró considerablemente. Fue más intenso para marcar, recuperó varias pelotas en campo rival y tuvo sus situaciones. Un tiro libre de Chancalay y un cabezazo de Copetti, aprovechando la mala salida de Milton Álvarez, fueron las más claras.

El trámite no cambió y Píccoli movió el banco cambiando las fichas de ataque. El Rojo no fue nada preciso en los contragolpes, pero del otro lado el local tampoco pudo plasmar la posesión de pelota en más llegadas nítidas. En medio de un trámite discreto, Racing estuvo más cerca de ganar.

La Academia tuvo otra en tiempo adicionado, con un centro de Melgarejo desde la izquierda que el ingresado Maggi bajó de cabeza y sus compañeros no pudieron convertir.

Cuando parecía que todo estaba terminado, Mauro Vigliano cobró penal por un contacto en el área entre Sergio Barreto e Iván Maggi que no pareció infracción para nada. Poco le importó a Copetti, que remató con fuerza al palo derecho y estampó el resultado definitivo desde los doce pasos.

Tras el pitazo final, las protestas de los jugadores fueron vehementes. Dirigentes del Rojo intentaron ingresar al vestuario del árbitro pero la policía lo impidió. En una noche caliente y polémica, festejó Racing.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Racing le ganó el clásico a Independiente por un penal que no fue