Raúl Domínguez, Rulo: un artista neuquino con gran compromiso social

Neuquén

Rulo Domínguez y su mamá, en México, 1986 .

En la historia del teatro y actividades artísticas en Neuquén capital, encontramos varios actores que confluyeron en su historia. Este es el caso de Rulo, que era hijo de Pilar Martínez Llamazares y Alberto Domínguez. Su mamá, nacida en España, atendía su negocio Casa Ruli, en su hogar de Santiago del Estero y San Martín. Su padre fue presidente del Concejo Deliberante cuando Neuquén se convirtió en provincia en 1958, acompañando al intendente Víctor García.

Rulo nació en Neuquén el 24 de abril de 1945. En la década del 60 estudió arte dramático en la Escuela Provincial de Bellas Artes que dirigía don Emilio Saraco; su profesora fue Alicia Fernández Rego. Egresó en 1965 e integró el grupo musical Las Voces del Sur, junto a Naldo Labrin, Cuqui Córdoba, Eduardo “El Gordo” Bejarano, Raúl Pavón y Horacio Manccini. Formó parte del grupo El Grillo con Alicia Fernández Rego, Darío Altomaro, Alicia Villaverde, Lila Gómez, Alicia Pifarre, Jorge Capellán, Cecilia Lisazoain.

En esa década abrió sus puertas el Café Teatral de la mano de Norman Portanko y Jorge Gueijman; allí estuvo junto a Darío Altomaro, Alicia Villaverde, Néstor Sotomayor. El primer espacio en el que estuvo ese café fue en la primera cuadra de la Diagonal Alvear, y era una novedad en Neuquén porque recién se abría La Botica del Ángel en Buenos Aires. Después tuvieron otro café sobre la Avda. Argentina.

En los 70 formaron el grupo Génesis con Darío Altomaro, Alicia Villaverde, Luis Arroyo, Horacio “Pajarito” Sánchez, Alicia Pifarre. Tuvo dos hijos: María Fernanda y Luis Federico. El golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976 cambió la vida del grupo. Con los secuestros, desapariciones y exilios, terminó esa relación con el teatro en Neuquén. Rulo estuvo detenido a disposición del PEN en 1977. Pasó por la comisaría 4ª de Cipolletti, luego la cárcel Nº 5 de General Roca, la U9 de Neuquén y finalmente la cárcel de Rawson. Nunca contó nada sobre lo vivido durante ese tiempo.

Recordaba, leía y decía el poema de Mario Benedetti “Hombre preso que mira a su hijo”. En 1979 viajó a México, en donde estaba Naldo Labrin con Sanampay, se incorporó a ese proyecto y participó en la cantata Coral Terrestre con poesía de Tejada Gómez. Vivió en ciudad de México, en Cuernavaca y en 1985 se trasladó a la ciudad de Mérida, estado de Yucatán, con su compañera mexicana Patricia Ostos, reconocida titiritera. Hasta el 2005 continúo trabajando allí haciendo teatro como actor y director y también como titiritero.

Estuvo en México durante 29 años. En 2004 regresó a Neuquén: aquí participó de tres espectáculos: “No lo sé de cierto, pero supongo” (espectáculo poético musical, Jaime Sabines), como director y actor; “Lombrices” en 2005 y “Compañía” en 2007, como actor. Integrante de Teatristas Neuquinos Asociados (Teneas). La muerte lo sorprendió siendo su presidente, cargo que desempeñó con mucho orgullo. Falleció el 16 de mayo 2009 a los 64 años luego de padecer una enfermedad terminal. Resumir su amplio currículo es tarea imposible.

Participó en varios grupos independientes. Fundador en 1983 del grupo Ensayos, fue parte de festivales nacionales e internacionales, giras por países latinoamericanos. Impartió cursos de manejo de voz. Muchísimos premios coronan su carrera, menciones especiales, programa de Radio y TV, teatro, montajes y mucho más.

Hace una década partió de gira, sus amigos lo recuerdan con mucho afecto.

“Si alguien sabía decir poesía era él. Me gustaba su coraje, su lucha por encontrar mejores condiciones para los teatreros.” Era un ejemplo viviente para la historia del teatro neuquino. Su mamá Pilar lo despidió, quizás con los recuerdos en su corazón del exilio en México, lugar al que ella concurría todos los años, quizás con la esperanza del reencuentro con su hijo.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256


Comentarios


Raúl Domínguez, Rulo: un artista neuquino con gran compromiso social