Real Madrid, una marea blanca en tiempos de pandemia

Con un impresionante sprint de diez partidos ganados desde que se reanudó la Liga, el equipo blanco se consagró campeón a falta de una fecha para el final del torneo. El Barcelona ni siquiera pudo hacer su parte ante un equipo netamente inferior como el Osasuna.





Karim Benzema, voracidad goleadora al servicio del Real Madrid. (AP Photo/Bernat Armangue)

Karim Benzema, voracidad goleadora al servicio del Real Madrid. (AP Photo/Bernat Armangue)

No hubo sorpresas en la carrera final de la Liga Española, a la que aún le queda una estación para llegar a destino.
El Real Madrid desactivó toda posibilidad de suspenso para la última fecha. Su poderío no flaqueó en el sprint decisivo, donde sí se quedó sin piernas su archirrival: el errante Barcelona que no supo cómo contener la marea blanca que se llevó todo por delante una vez que se reanudó el campeonato. Ayer ni siquiera pudo hacer su parte, que era ganarse al Osasuna en el Camp Nou, donde perdió sobre la hora 2-1.

El Madrid se apoyó una vez más en Karin Benzema para ganarle esta vez al Villarreal (2-1). El artillero marcó los dos goles, el último de penal, y confirmó así su gran momento al servicio de su equipo campeón.

La Liga 2019/2020 atravesada por la pandemia del coronavirus, obligó a detener el campeonato por más de tres meses. Esta fractura obligada, también afectó la campaña del Barcelona, que tuvo un cambio de timón con la salida de Ernesto Valverde y la llegada de Quique Setién al banco.
Cuando se reanudó la Liga, el Barsa será líder por dos unidades pero un par de igualdades sucesivas le dejaron el título servido al Real Madrid, que no falló en ninguno de los diez capítulos que se disputaron desde que se reanudó el torneo.

El equipo blanco fue implacable ganando todos los partidos con buenas actuaciones individuales como la del francés Benzema, una sólida estructura colectiva presentada por Zinedine Zidane, pero también con un valor agregado extra: el VAR.

La vital herramienta tecnológica, que a pesar de todo sigue bajo la particular mirada arbitral, dio demasiadas concesiones en jugadas polémicas en donde la balanza siempre se inclinó para la Casa Blanca, que tuvo siete penales a favor desde que se reanudó la Liga.
A pesar de esta colaboración “extra”, el Madrid fue un justo campeón si se lo compara con lo que hizo este Barcelona triste, deslucido y previsible que sólo se mantuvo en pie hasta esta penúltima fecha por el aporte solitario de su capitán Lionel Messi.

Lionel Messi tomó el micrófono una vez que quedó sentenciada la derrota ante el Osasuna y dejó frases fuertes de cara al futuro. (AP Photo/Joan Monfort)

“La sensación es que el equipo deja mucho que desear. Si queremos pelear por la Champions hay que cambiar mucho porque sino el partido con Napoli lo vamos a perder también. Somos un equipo irregular, muy débil, que le ganan por intensidad y por ganas”, dijo la Pulga ante las cámaras apenas finalizó el partido.

¿Seguirá Quique Setién al frente del equipo? Difícil, la relación con varios referentes ya venía deteriorada y la salida del DT sería un hecho. Ayer Setién dejó en el banco a Luis Suárez, Jordi Alba y Arturo Vidal, a los que tuvo que recurrir en el ST luego de uno de los peores primeros tiempos del equipo en el torneo.

La química entre Zinedine Zidane y el Real Madrid se mantiene intacta. (AP Photo/Bernat Armangue)


En Madrid soplan otros aires. Tras nueves meses sabáticos y habiendo recogido un equipo a la deriva en marzo de 2019, Zinedine Zidane lo transformó en un candidato al título ya antes de Navidad. Tras perder el pasado 19 de octubre ante el Mallorca, el Real encadenó 21 encuentros sin caídas. El mago francés está dispuesto a volver a ganarlo todo con el Madrid. Ayer cumplió con su primer objetivo.


Comentarios


Real Madrid, una marea blanca en tiempos de pandemia