Recapturan a un condenado por el crimen de Corzo

Se trata de Pablo Arroyo, condenado a diez años de cárcel. Se había fugado en octubre. Cayó en Rosario, acusado de cinco robos con armas. Dio una identidad falsa, pero lo descubrieron.



NEUQUEN (AN)- Pablo Arroyo, condenado por el asesinato de José Corzo, fue recapturado en Rosario, provincia de Santa Fe, donde está acusado de cometer al menos cinco robos con armas. Estaba prófugo desde el 6 de octubre pasado, cuando se escapó de la comisaría Primera de esta capital.

Según se supo ayer a través de fuentes policiales en esta capital, Arroyo (21 años) fue detenido hace dos meses y medio en Rosario junto con una mujer, acusados de un robo con armas.

El joven suministró una identidad falsa al personal de la comisaría Séptima y al juzgado 11 de la ciudad santafecina, y quedó procesado.

Sin embargo, los investigadores de aquella provincia siempre sospecharon que había mentido respecto de su identidad. Es un recurso que suelen utilizar los delincuentes con antecedentes, para evitar que se agrave su situación. Por eso iniciaron el proceso de rutina en estos casos: cotejaron sus huellas dactilares con las que figuran en el registro de reincidentes.

El trabajo es lento y recién quedó concluido días atrás. Así, los policías de Santa Fe descubrieron la verdadera identidad de Arroyo y su origen neuquino, pero no lo comunicaron a sus colegas de esta provincia.

En forma paralela, investigadores locales recibieron el dato de que entre las amistades de Arroyo circulaba la versión de que había sido detenido en Rosario.

Cruzaron entonces información con la policía y la justicia de aquella ciudad y lo confirmaron. Se comenzó a confeccionar el pedido de extradición, aunque desde Santa Fe les aclararon que primero, el detenido debía responder por los cinco robos con armas que le imputan en esa provincia. En todos estaría reconocido por las víctimas.

En mayo de 1999, Arroyo fue condenado a diez años de prisión como autor del asesinato de Corzo, ocurrido durante un recital en el Parque Central el 4 de diciembre de 1997.

Después del crimen Arroyo había estado prófugo pero lo capturaron en la provincia de Santa Cruz, donde trabajaba para una empresa que hacía servicio de catering a una petrolera. Se entregó sin oponer resistencia.

En octubre pasado, el joven estaba alojado en la comisaría Primera a la espera de su traslado a la Unidad 9. De allí se escapó a la una y media de la tarde sin violencia, utilizando una copia de las llaves del portón de la unidad.

Su fuga abrió un enorme interrogante y se sospechó que contó con la complicidad de algún guardia.

Desde entonces se lo buscó por varias provincias. Los últimos datos que tenían los investigadores apuntaban hacia Santa Fe, e incluso una comisión viajó hasta allá para buscar más datos pero regresó con las manos vacías.

Como instigador del asesinato de Corzo está imputado un menor que se encuentra en libertad, y que próximamente será sometido a una audiencia de imposición de pena.


Comentarios


Recapturan a un condenado por el crimen de Corzo