#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Reclama un resarcimiento por haber estado dos años preso

“Me arruinaron la vida, no tengo trabajo y necesito respuestas”, dijo Horacio Cerenez.



#

Foto Miguel Gambera.

Cipolletti

CIPOLLETTI (AC).- Horacio Cerenez, el hombre que estuvo dos años detenido y que fue absuelto por el asesinato de Matías Sepúlveda, volvió a reclamar ayer en los tribunales penales de esta ciudad. Se vistió de preso y exigió un resarcimiento por el tiempo que estuvo privado de su libertad. Además pidió asistencia psicológica.

El caso en el que estuvo involucrado terminó con cinco perpetuas, una condena sin precedentes en la región.

Cerenez, que en febrero se encadenó durante diez días, retomó su reclamo. Estuvo acompañado por la dirigente Lila Calderón, del Foro por la Tierra y la Vivienda.

“Soy amiga de Horacio, él está muy mal y necesita asistencia psicológica pero nadie, ni siquiera en el hospital, se la brindan. Tiene ataques de pánico, no puede dormir. Ayer lo tuve que buscar en la barda de Neuquén. Temo por su vida, porque en ese estado puede atentar contra su propia vida”, sostuvo la mujer.

Agregó que piensan viajar a Viedma para impulsar el juicio político a los funcionarios judiciales que estuvieron involucrados en la detención de Cerenez “no sólo la jueza de instrucción Sonia Martín (que lo procesó y le aplicó la preventiva) sino los de las Cámara Criminal y los fiscales”. “Me arruinaron la vida, no tengo trabajo y necesito respuestas”, señaló el hombre.

Ninguna autoridad en los tribunales tomó medidas respecto al reclamo de Cerenez y los policías que están en la guardia advirtieron que si bien la manifestación es pacífica, se ubica justo en un lugar de circulación de los detenidos, que son trasladados desde las defensorías a los juzgados justamente por esa vereda.

“Es peligroso porque los empleados del Servicio Penitenciario pasan los presos en medio de él y de la gente que acompaña su reclamo”, advirtió un suboficial.

El fallo condenó a prisión perpetua a cinco de los siete imputados por el brutal asesinato de Matías Sepúlveda, el chico de 20 años que fue acribillado y luego salvajemente golpeado cuando ya estaba moribundo e indefenso.

Eso ocurrió el 14 de octubre de 2010 en el departamento que alquilaba la víctima, en Dante Alighieri y Ecuador. Cerenez y un menor de edad terminaron absueltos por insuficiencia de elementos probatorios.

En la sentencia, Héctor Fabián Núñez, dueño del geriátrico desde el que se produjo el ataque, fue encontrado responsable de homicidio agravado y sus hermanos Miguel Ángel y Rubén Ángel Núñez y Roberto Gutiérrez fueron juzgados como coautores, al igual que José Luis Pérez.

Quedó demostrado que los ladrido del perro de la víctima, que molestaban a los Núñez, fue el móvil de la desmedida agresión.


Comentarios


Reclama un resarcimiento por haber estado dos años preso