Regina hará un talud en la bardas

Busca evitar que caigan rocas sobre un grupo de viviendas en el barrio La Grava

VILLA REGINA

VILLA REGINA (AVR).- El municipio reginense puso en marcha una licitación de precios para la contratación de maquinarias con las que se ejecutará la obra de construcción de un talud de protección para evitar la caída de rocas de la barda norte sobre un grupo de viviendas del barrio La Grava.

El talud se construirá sobre la margen sur del camino de acceso a la barda norte, camino conocido como Horacio Santángelo, el cual desde mayo se encuentra inhabilitado para su uso debido al riesgo de desprendimiento de una roca de unos 20 metros de ancho por 9 de largo, la cual a su vez pone en riesgo a un grupo de seis viviendas que se encuentran construidas sobre el faldeo de la barda norte por debajo de ese sector con riesgo de derrumbe.

Mediante la licitación privada Nº 19, el municipio prevé la contratación de una motoniveladora, una topadora, una pala cargadora de dos metros cúbicos y de cuatro metros cúbicos, y un camión regador para poder encarar la obra sobre la barda y resguardar así la integridad física de los vecinos del faldeo.

La contratación para la ejecución de las obras tiene un presupuesto oficial de 351.000 pesos, y las ofertas se conocerán el 10 de julio cuando se realice la apertura de sobre en el sector de compras del municipio reginense.

Riesgos de derrumbes

Los riesgos de derrumbe se detectaron hace poco más de tres meses cuando en principio una gran cantidad de rocas cayó sobre el camino Horacio Santángelo, a partir de lo cual se detectó que una punta de la barda en este sector también estaba en riesgo de caerse por grietas que se fueron formando con el paso del tiempo.

Por esta misma situación y debido al tamaño de la roca que podría desprenderse imprevistamente, desde mayo pasado el grupo de familias que ocupaban la seis casas construidas sobre el faldeo por debajo del camino, fueron evacuadas y reubicadas en casas de alquiler.

En principio se había evaluado hacer una voladura controlada de la roca, con través de microexplosiones, pero las inspecciones que se hicieron con expertos arrojaron que llevar adelante este tipo de tarea implicaría también riesgo de desprendimiento de otros sectores de la barda en los que se detectaron microgrietas.

A partir de esto se determinó en la municipalidad la construcción de un talud que tendrá casi un centenar de metros de largo sobre la margen sur de la calle, de manera de contener la caída de piedras en caso de desprendimientos de manera natural de las rocas que se encuentran sobre la pared de la barda al norte del camino.


Comentarios


Regina hará un talud en la bardas