Crecen las exportaciones de fruta del Valle por los puertos chilenos

Estadística privada destaca que los embarques de manzanas y peras por esta vía alcanzaron las 8.620 toneladas al 24 de febrero del corriente año. Las colocaciones por San Antonio Este cayeron 26%. Las autoridades de la terminal portuaria esperan una recuperación en marzo.

13 mar 2018 - 00:00

Las estadísticas frutícolas siguen mostrando interesantes cambios de tendencias en la presente temporada.

En primer lugar, se observa que las exportaciones de peras y manzanas hacia los mercados de ultramar totalizaron, al 24 de febrero de este año, unas 57.456 toneladas, volumen que muestra una caída interanual del orden del 13%.

Los datos surgen de un trabajo elaborado por la consultora CIF Business Intelligence, cuyo director es el especialista Miguel Giacinti.

En el estudio se destaca el importante saltó que han registrado los embarques de fruta del Valle de Río Negro y Neuquén que salieron por los puertos de Chile. Hasta la fecha de corte mencionada, partieron desde el otro lado de la cordillera algo más de 8.620 toneladas, cifra que muestra un incremento del orden del 54% respecto del consolidado al 24 de febrero de 2017 y representa el 15% del total de las salidas de peras y manzanas argentinas hacia los mercados de ultramar.

“Hace ya un tiempo que las empresas del Valle están saliendo por Chile con la oferta de fruta que se termina colocando en la costa oeste de los Estados Unidos y en los países sudamericanos con puertos en el Atlántico”, argumentó uno de los operadores regionales que prefirió el anonimato.

Pero más allá de esta lógica comercial que señala el empresario consultado, este año algo más de 4.000 toneladas con fruta valletana ya partieron desde Valparaiso con destino a los mercados de Europa. ¿Por qué esta fruta no salió por San Antonio Este (SAE)? La mayor parte de los ejecutivos consultados remarcan los bajos costos que tienen los puertos chilenos, la muy buena logística que presentan y la previsibilidad comercial que tienen.

La contracara es preocupante. Los embarques por SAE se desplomaron en este período 26% profundizando así los problemas que ya arrastra de las últimas temporadas la Terminal Portuaria Patagonia Norte (ver recuadro). No son pocos los que anticipan que este desvío de comercio, que se observa a través de los embarques que salen por Chile, no se mantendrá durante el resto de la temporada. Pese a ello números igualmente son preocupantes.

El trabajo de CIF Business Intelligence refleja también un importante crecimiento de las exportaciones frutícolas de nuestra región a través de Buenos Aires. Al cierre de febrero se llevaban colocadas cerca de 6.000 toneladas, mostrando un salto interanual del 62%. Aquí también se habla de los menores costos que se pueden lograr exportando a través de Buenos Aires.

Frente a este escenario, SAE deberá buscar alternativas en su modelo de negocios para poder ganar competitividad en un mercado que es cada vez más complicado.

Cinco claves de la temporada
El Valle espera una cosecha de peras y manzanas menor a la del año pasado.
Pese a ello, será mayor la oferta de fruta fresca disponible teniendo en cuenta la calidad existente.
El sector privado proyecta una aumento de las exportaciones del orden del 20% interanual para 2018.
La falta de fruta en Europa ayudará a sostener las colocaciones regionales en ese destino.
El euro sigue muy firme, cotizando arriba de 1,23 dólares, lo que ayuda al Valle.
Datos
13%
Fue la caída interanual que registró la exportación de peras y manzanas, al 24 de febrero de este año.
3.680
Fueron las toneladas que salieron del Valle por Chile rumbo al mercado norteamericano.
López: “estamos atravesando años muy flojos”

Las exportaciones de este año culminarán con una suba del 20% respecto al año pasado. “Igual estamos atravesando años muy flojos. Estaremos en ese porcentaje, pero en relación a la temporada anterior, que fue la peor de la historia de esta terminal marítima” manifestó Cristian López, el gerente de Patagonia Norte.

Los números que signarán un avance respecto al 2017 fueron variando a partir de este mes. “Al 28 de febrero teníamos una baja del 11%, pero porque el verano anterior los barcos entraron antes. Sabemos que marzo estaremos arriba”, informó López.

El análisis de la actividad portuaria de los últimos tiempos es desalentador. Esta baja está vinculada, según analizó el ejecutivo, a temas que exceden la operatividad del Puerto. “Son cuestiones propias del comercio internacional” argumentó.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.