personas necesitan un trasplante para salvar su vida en este momento en Argentina, según el Incucai.

En la región se debate cómo se aplicará la “ley Justina” de donación de órganos

El Consejo Federal de Trasplantes se reunirá la semana próxima en Buenos Aires y definirá los lineamientos. Hay 335 pacientes en lista de espera en Río Negro y Neuquén. El caso más urgente es Aluen, un niño neuquino.

06 jul 2018 - 00:00

En Argentina todas las personas mayores de 18 años son donantes, a menos que dejen constancia expresa de lo contrario. Así lo establece la nueva ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células sancionada esta semana en el Congreso. Según los datos publicados por el Incucai, hasta ayer había 167 neuquinos en lista de espera y 168 rionegrinos.

El proyecto obtuvo media sanción en el Senado el 30 de mayo, y se convirtió en ley el miércoles pasado en Diputados. Aún restan conocer detalles de cómo se efectivizarán los cambios, pues se espera su reglamentación. Por lo pronto el Consejo Federal de Trasplantes se reunirá la semana próxima en Buenos Aires y definirá los lineamientos.

Te puede interesar Aprobaron la ley Justina: todos los argentinos son donantes de órganos

Para la familia de Aluen, el niño neuquino internado en el hospital Garrahan que necesita un corazón, y está primero en la lista, la ley es una buena noticia. “Es bastante complicado, es una espera que genera mucha ansiedad y lo llevamos lo mejor que podemos”, dijo Nehuen Niembro, su hermano mayor, que está al frente de la campaña #UnCorazónParaAluén en redes sociales.

En Neuquén, el año pasado, aumentó la donación de órganos. Según informó Sandra González Cruz, coordinadora del Cucai Neuquén, “en 2016 la tasa fue de 11,13 donantes reales por millón de habitantes de la provincia y en 2017 esa tasa llegó a 17,24, siendo la más elevada de los 10 últimos años y superando la media nacional que es de 13,01”.

El 75% de los donantes que hubo en 2017 surgieron del hospital Castro Rendón, el de mayor complejidad del sistema público de salud. “Se va a abrir un abanico muy importante de donantes. Antes si uno manifestaba en vida que quería ser donante y fallecía, y los familiares se negaban, no había donación”, explicó la jefa de enfermería de la Unidad de Trasplante Renal del hospital, Magalí Acuña. Quien se oponga a ser donante puede manifestarlo sin inconvenientes.

Te puede interesar Maite y Victor, la historia de dos primos y un trasplante

La profesional remarcó que los estudios de histocompatibilidad son determinantes en el proceso, por más voluntad que se exponga.

“La Unidad de Trasplante Renal comenzó a trabajar, a ser efectiva, a partir del 2 de mayo de 2017. Desde esa fecha hasta ahora se realizaron 4 trasplantes: 1 cadavérico y 3 de donante vivo relacionado. Todos ellos fueron llevados exitosamente, todos fueron dados de alta. Uno solo fue de Centenario y los restantes del interior. Le estamos dando cobertura y la posibilidad a que los pacientes del interior puedan transplantarse acá y no tengan que viajar, por ejemplo, a Buenos Aires con todo lo que representa: los gastos, el desarraigo de la familia y todo lo que involucra económicamente a la familia que tiene que ir a Buenos Aires a transplantarse”, agregó Acuña.

Puntos centrales de la ley Justina
Todas las personas mayores de 18 años son donantes, salvo que hayan manifestado su voluntad de no serlo. Antes, con la ley de Donante Presunto, la familia tenía la última palabra al momento de la decisión.
Esto no obliga a las personas que no quieren ser donantes. El trámite para manifestar su oposición se puede hacer sin problemas.
Posibilita a los padres de personas menores de 18 años autorizar la ablación.
Se incorpora la capacitación permanente a los recursos humanos afectados a todo el proceso de donación.
El nombre que recibió la ley es en honor a Justina Lo Cane, la niña de 12 años que murió en noviembre pasado mientras esperaba un trasplante.
Datos oficiales
697
trasplantes fueron realizados en todo el país en lo que va del 2018, según las cifras publicadas por Incucai.
288
personas fueron las que donaron sus órganos durante este año.
6.47
es la cantidad de donantes por cada millón de habitantes de este año.
En la región se debate cómo se aplicará la “ley Justina” de donación de órganos
En el Castro Rendón se realizan las operaciones.
Desde el año pasado hay una unidad de trasplante en la ciudad de Neuquén donde se realizaron cuatro intervenciones que culminaron con éxito.
En la región se debate cómo se aplicará la “ley Justina” de donación de órganos
El niño es oriundo de Neuquén.
Tiene nueve años y está en emergencia nacional

Aluen es un niño neuquino de 9 años que se encuentra en emergencia nacional. Está internado en el hospital Garrahan a la espera de un trasplante de corazón. Su hermano, Nehuen Niembro, afirmó que está contento con la sanción de la ley y destacó el rol que jugó la familia de Justina. “Pasaron algo muy tremendo, insoportable, y aún así la impulsaron”, destacó.

El joven dijo que Aluen atravesó esta semana: “Dificultades que lamentablemente no eran esperadas y tuvo distintos inconvenientes en su salud, pero nos mantenemos confiados en que se va a revertir la situación. Lo que le está ocurriendo es un día a día: probablemente un día se encuentre muy bien y al otro lamentablemente no, pero nos mantenemos fuertes y confiados en que pronto se va a revertir la situación”.

Te puede interesar Un niño neuquino busca un nuevo corazón con urgencia

Nehuen contó que todo comenzó hace más de un año: “En unas vacaciones de verano Aluen comenzó a sentirse decaído. Yo suponía que era un caso de fiebre normal, común, lamentablemente no fue el caso. En enero de 2017 él fue internado por una enfermedad en su corazón que detectaron mediante un cardiólogo en el hospital Regional de Neuquén. Hasta abril del 2018 estuvo consumiendo medicamentos que lo mantenían estable, pero por un avance de su enfermedad el 5 de abril de 2018 volvió a ser internado hasta el 17 de abril que fue derivado por vuelo sanitario a Buenos Aires”.

Sostuvo que la espera es “muy complicada”. Precisó: “Hoy se cumplen aproximadamente tres meses de la última vez que lo vi, dos meses y medio en realidad. Hay distintos tíos que están viajando constantemente a Buenos Aires. Yo voy a viajar en estas vacaciones de julio. Es bastante complicado, es una espera que genera mucha ansiedad y lo llevamos lo mejor que podemos”.

En la región se debate cómo se aplicará la “ley Justina” de donación de órganos
Se convocó al Consejo Federal

El Consejo Federal de Trasplantes (Cofetra) se reunirá la semana próxima en Buenos Aires a fin de definir cómo se llevará a la práctica la denominada “Ley Justina” en virtud de que la nueva normativa propone ablaciones en “forma compulsiva”, según reveló el coordinador regional del Cucai-Río Negro, Leonardo Uchiumi.

La persona fallecida ya no tiene ningún derecho, ni su familia porque el cuerpo no se hereda”, interpretó el profesional en un análisis preliminar que hizo al cobrar trascendencia pública la nueva ley regula las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en la Argentina.

A su entender, el tema merece “un debate, porque una cosa es la letra fría de la ley, y otra es cómo llevarla a cabo”.

Te puede interesar Quién fue Justina, la niña que inspiró la nueva ley de donación de órganos

Tras el debate en Diputados, el texto modifica la normativa anterior, establece la donación cruzada en el caso de trasplante de riñón (con donante vivo). También explicita que podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos, a toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos.

Sobre esto último, cambia la legislación actual sobre donación de órganos sancionada en 2005, la cual estableció la figura del “donante presunto”. Aquella norma, si bien establecía que toda persona mayor de edad es donante de órganos, a su muerte la última palabra la tenían los familiares.

Respecto de las donaciones cruzadas –caso Lanatta con el riñón–, Uchiumi indicó que ahora no se necesita requerir un amparo judicial para acreditar el vínculo de parejas que uno de ellos deben recibir un riñón. El periodista requirió del riñón de un tercero y como su pareja no era compatible, se hizo la ablación con el tercero que sí era compatible.

Si bien el coordinador regional lo que más se requiere es el trasplante de riñón, todavía hay alternativas como la diálisis que filtran la sangre; pero “lo importante (para evitar diálisis y una ablación) son las medidas de prevención apelando a hábitos saludables, consumir menos sal y realizar ejercicios”.

Te puede interesar Este roquense recibió un trasplante y te dice por qué vale la pena donar

Otro de los aspectos importantes de la “Ley Justina” es que los hospitales públicos y privados deberán contar con servicios de procuración destinados a la donación de órganos y tejidos, que permitan garantizar la correcta detección, evaluación y tratamiento del donante.

Al respecto, Uchiumi aclaró que “no se necesita nada extraordinario, se requiere conocimiento, actualización, recursos humanos y en equipamiento no es algo excepcional que se necesita” pero si hay que tomar conciencia de coordinar operativos porque “si una ablación no se puede hacer en un centro público, se traslada al privado, y viceversa” aunque “se debe llevar a cabo un plan estratégico con el privado”.

“Es muy positivo. Se abre un abanico de posibilidades. De todas formas hay condiciones que se deben reunir para un trasplante”.
Magalí Acuña, jefa de Enfermería de la Unidad de Trasplante Renal.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.