Redefinen el plan de trabajo de la obra de Bustillo por la temporada

La idea original era comenzar por la rotonda del Monolito que implica romper la cinta asfáltica, pero esas tareas se harán en marzo para minimizar el impacto en el tránsito.

Después de una paralización de tareas por las fiestas, los operarios de la obra de refuncionalización de la avenida Bustillo, en Bariloche, retomaron los trabajos con un replanteo del plan de obra para minimizar el impacto en el tránsito, que tiene días caóticos por la duplicación del parque automotor con al alta temporada de turismo.

La obra concentra ahora las tareas en los gaviones de contención que se realizan en la curva del kilómetro 1,600, donde también se trabaja con frentistas por el acceso a un complejo privado.

Pero el plan original preveía comenzar por la readecuación de la rotonda del Monolito, ubicado en el comienzo de la avenida, donde confluyen las avenidas San Martín, Juan Manuel de Rosas y Bustillo.

Laura Totonelli, directora ejecutiva del Ente Cordillera, que tiene a su cargo la obra por disposición de la gobernadora, explicó a Río Negro que se realizó un “replanteo del plan de trabajo en función de inquietudes de las cámaras de Comercio y Turismo, que pidieron que se revise la posibilidad de poder avanzar en la obra en otros aspectos y no en romper la carpeta asfáltica del Monolito”.

Ante este planteo, que se realizó de manera verbal y por nota, técnicos de Vialidad Rionegrina que llevan adelante la parte técnica de la obra, junto al Ente Cordillera que administra el conjunto de las tareas, definieron “reconsiderar el cronograma” para no generar mayor impacto en el tránsito ante el caos vehicular que se vislumbra en toda la ciudad por la afluencia de turistas.

En la zona del Monolito, se mantendrá la estructura que se asimila al Obelisco y que homenajea a José de San Martín, pero “se debe resolver la rotonda para vincularla con la medida final del proyecto”, explicó Totonelli. Esas tareas, que implican romper la capa asfáltica pasarán a concretarse a partir de marzo.

“La reconsideración del cronograma no altera el presupuesto ni el plazo final de la obra”, aclaró la funcionaria. La obra -que abarca del inicio de la avenida hasta el kilómetro 4,300- la construye la empresa Codistel, que ganó la licitación por 714 millones de pesos, con un plazo de ejecución de 2 años.

En tanto, siguen las tareas en banquinas y en estos días llegaron a Bariloche técnicos de Vialidad para avanzar en detalles y consideraciones técnicas del proyecto.

También el Ente Cordillera se encargó de visitar a cada uno de los 175 frentistas que hay en toda la extensión de este primer tramo de la obra, hasta el kilómetro 4,300. Uno de los temas que abordan es el asesoramiento para la realización de rampas de acceso a sus propiedades que tienen ingresos por la avenida y que deben ajustarse a la nueva traza, que en algunos sectores será más ancha.

Totonelli señaló que además de las tareas de oficina con diseños y planos que se mantienen activas de manera permanente, se realizó una intervención para mejorar el acceso a la playa pública que está junto a la toma de agua de ARSA, en el Kilómetro 2, con la colocación de escalones y un acondicionamiento modesto para brindar mayor seguridad a los peatones. Junto a este espacio fue instalado el obrador de la empresa.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora