Amplio margen para Gutiérrez en una interna sin sorpresas

Irá por la reelección en 2019. Pese a que la lista Violeta no reconoció los resultados, el gobernador convocó a la unidad: “se terminaron los colores”. La Azul ganó en 50 de las 54 localidades.



1
#

Gutiérrez celebró anoche en un escenario armado en el bulevar de la avenida Olascoaga al 1002, frente a la sede partidaria. (Foto: florencia salto )

2
#

3
#

A partir de hoy se inicia una nueva etapa en el gobierno provincial que estará signada por la reelección del gobernador Omar Gutiérrez. “El gran desafío será ganar en el 2019”, se autoexigió el gobernador anoche a poco de asegurarse el triunfo en las elecciones internas del MPN.

“El proyecto político va a fundirse en uno, se terminaron los colores en el MPN”, respondió en medio de la euforia por el triunfo cuando “Río Negro” le preguntó qué le diría a su actual vicegobernador, Rolando Figueroa, quien lo enfrentó en las internas de ayer.

Los datos que dio a conocer el MPN al cierre de esta edición indicaron que votaron unas 120.000 personas de las cuales el 62% lo hizo por la lista Azul de Gutiérrez y el 38 por la Violeta de Figueroa, unos 74.400 contra 45.600. “Es el 30% del padrón total de la provincia y es el mismo porcentaje con el que nos impusimos en la interna del 2014”, dijo Gutiérrez. Los datos oficiales indicaban que, con el 60% de las mesas escrutadas, la Azul se imponía con el 57%.

Figueroa prefirió el silencio. Sus voceros repitieron que hubo fraude. Gutiérrez le recordó que la elección fue controlada por 23 veedores del Poder Judicial y rescató la sanidad del acto comicial.

Insistió dos veces en que “no hay ganadores ni perdedores en el MPN”.

Gutiérrez protagonizó un festejo en la calle frente a la sede de la Junta de Gobierno del MPN en Olascoaga 1.002. Poco después de las 22 arribó al lugar el exgobernador Jorge Sapag y se mostró exultante con su candidato.

Al mostrarse frente a la multitud que lo aguardaba, Gutiérrez tomó el micrófono y comenzó a hacer un gesto de desaprobación del cántico que coreaban los militantes. “Donde están, donde están los que nos iban a ganar”, decían. El gobernador les dijo que no siguieran y cambiaron por otro más neutro. Un claro mensaje de unidad que también fue tomado por Guillermo Pereyra quien le dijo a este diario que antes de terminara la jornada lo iba a llamar a Figueroa para invitarlo a participar del desafío de retener la provincia en el 2019.

Gutiérrez dijo que desde las 20 no podía atender su teléfono celular por lo que, si lo había llamado Figueroa, no lo había podido atender. Había atendido un llamado de felicitación del senador Pereyra.

¿Figueroa se animaría a ir por afuera del MPN? Pereyra contestó con franqueza en cuanto a que no lo creía y que era necesario apostar a la unidad. Gutiérrez prefirió los gestos de llamado a la unidad.

Desde ahora resta que se fije la fecha de elección provincial para lo cual el gobernador eludió una respuesta concreta: “Paso a paso, primero teníamos que ganar la interna y después fijaremos la fecha”.

Por lo bajo comenzará una telaraña de reuniones y acuerdos porque es la Junta de Gobierno cuya conducción está compartida entre Jorge Sapag y Pereyra la que elaborará la lista de diputados provinciales con los lugares expectantes, es decir que pueden llegar a una banca en la Legislatura. La perdedora puede tener diputados pero la directiva del partido dice en qué lugar se ubica. Todos saben que después del diputado número 12, es difícil que pueda llegar a sentarse en la cómoda banca de cuero bordó de Leloir 810.

En números

Perdió las intendentes de El Chañar, El Cholar, Caviahue y Chos Malal

En las localidades petroleras como Añelo y Rincón de los Sauces, claves para Vaca Muerta, la lista Azul retuvo las candidaturas para la intendencia.

Un clásico: Taxis y vehículos contratados

Por Andrea Durán | andrea.duran@rionegro.com.ar

Análisis: Gutiérrez con sello propio dentro de la lista Azul

Por Federico Aringoli | federico@rionegro.com.ar

los presidentes de mesa abrieron las urnas después de las 9 de las 631 que hubo habilitadas en toda la provincia.

Seis llegaron tarde

Datos

30.000
votos aproximadamente fue la diferencia que obtuvo la Azul sobre la Violeta, según la información oficial que difundió anoche el presidente del MPN.
74.400
votos obtuvo la lista Azul. En el 2014 la fórmula Gutiérrez Figueroa sacó 69.631.
120.000
votaron en la elección interna y abierta del MPN de un padrón de 420.735 afiliados e independientes.
Con más del 60% de las mesas escrutadas en toda la provincia, la lista Azul anunció ayer un contundente triunfo. Sus representantes dijeron que ganaron en 50 de las 54 localidades.
En el norte neuquino, región con clara influencia de la lista Violeta, el sector que encabeza el gobernador, Omar Gutiérrez, logró victorias inesperadas. En Huinganco, con el 100% de las mesas escrutadas, la Azul se impuso por una estrecha diferencia. Ganó con el 49,39% de los votos en la categoría a gobernador frente al 46,76% de su competidor. También se quedó con Las Ovejas, localidad en la que cosechó el 54,32% de los votos.
Logró una holgada victoria en las comarcas petroleras como Añelo y Rincón de los Sauces. En ambas ganó por el 60% de los votos.
En el sur de la provincia la Azul también tuvo una buena performance. En San Martín de los Andes con el 85,19% de las mesas escrutadas la lista de Gutiérrez se quedó con el 61.26% de los votos. En Villa La Angostura con el 91,66% de los datos cargados el actual mandatario ganó con el 53,77% de los votos. En Villa Traful la victoria fue del 55,67%.
El actual gobernador perdió en Caviahue-Copahue, lugar de referencia de la diputada Alma “Chani” Sapag. Con el total de las mesas escrutadas la Violeta se quedó con el 54,15% de los votos en la categoría gobernador. La lista encabezada por el actual vicegobernador, Rolando Figueroa, se impuso en San Patricio del Chañar, Chos Malal y El Cholar.
En las localidades petroleras como Añelo y Rincón de los Sauces, claves para Vaca Muerta, la lista Azul retuvo las candidaturas para la intendencia.

Comentarios


Amplio margen para Gutiérrez en una interna sin sorpresas