“Rehenes de autobuses Santa Fe”



He decidido plasmar en estas pocas líneas el sentimiento de impotencia que me acompaña desde hace un tiempo bastante extenso. Somos –y digo “somos” porque somos muchos los ciudadanos afectados– rehenes de una empresa que se comporta con una desidia y un desprecio hacia los usuarios que asombran. El servicio prestado es una aberración. Todos los días nos enfrentamos al “infierno tan temido”, llámense esperas de una hora, unidades atestadas, viajes iguales o peores que los que se realizan con el ganado, etcétera, etcétera. La empresa tiene el monopolio de un servicio extremadamente sensible como el transporte urbano de pasajeros, por lo que se maneja tranquilamente. En medio estamos nosotros, los usuarios, que nos vemos obligados a soportar el maltrato diario y, además, aumentos en el importe del boleto. Nos encontramos solos, desprotegidos y abandonados por las autoridades. Me pregunto: los funcionarios –llámense intendente, director de Transporte, subsecretario de Transporte, concejales…– ¿alguna vez se preocuparán por la gente? ¿O seguiremos padeciendo infinitamente una situación verdaderamente espantosa? Silvia B. Ripamonti, DNI 10.759.985 Neuquén

Silvia B. Ripamonti, DNI 10.759.985 Neuquén


Comentarios


“Rehenes de autobuses Santa Fe”