Réplicas del cotejo que salió 18 a 17



Un mes después de que se produjera en la Legislatura la tensa votación de 18 a 17 que habilitó la emisión de los títulos de deuda del Neuquén, éstos se vendieron en el mercado internacional y Omar Gutiérrez logró ampliar los plazos de pago de un tercio de la deuda provincial.

Se plantó un mojón. Un antes y un después en la estrategia legislativa de los dos sectores que quedaron identificados: en un sector Ramón Rioseco y Horacio Quiroga y en el otro Omar Gutiérrez y Claudio Domínguez.

El gobernador, después de hablar con el ministro Norberto Bruno y que éste le confirmara que había colocado a 8 años los 366 millones de dólares, agradeció a los 35 legisladores y con un tinte a crítica se refirió, por comparación, a los 18 que no pusieron en riesgo la gobernabilidad.

“En los 16 años que Quiroga lleva de intendente nunca el MPN puso en riesgo la gobernabilidad, siempre fue crítico y constructivo, y ahora como no acordamos hacer la vista gorda con el síndico y el defensor del pueblo nos pegó una piña en el mentón”, dijo un alto dirigente del partido provincial que tuvo protagonismo en las charlas previas. Adujo que a nivel nacional están al tanto del tema donde se dejó en claro que fue, justamente el neuquino, el primer gobernador que fue a poner la cara al Congreso, a enfrentar la artillería kirchnerista para argumentar la necesidad de volver al mercado internacional con la emisión de un bono para acallar la voracidad de los fondos buitre.

El intendente no ha dicho “esta boca es mía” y se dedicó, reposadamente, a plantear un cuestionamiento de fondo a la forma que tiene el MPN de gastar los fondos públicos sin generar un mecanismo de red que permita amortiguar los vaivenes del precio de los hidrocarburos. “En el 2013, subido a un relato exitista y cortoplacista, el populismo del gobernante Movimiento Popular Neuquino (MPN) potenciado con el populismo kirchnerista hicieron fracasar una oportunidad irrepetible”, escribió, y agregó que se corre el riesgo de que, ahora con la segunda oportunidad cuyo mérito se lo atribuye al gobierno de Mauricio Macri, “el populismo vuelva a meter la cola”.

Más allá de la votación puntual que difícilmente se vuelva a repetir en términos de ultimátum, se bajaron los decibeles y, de hecho, luego se aprobó un endeudamiento para asfaltar una ruta en la que no hubo cuestionamientos a la especulación ni al populismo.

Conocedor de las debilidades ajenas, el radical metió el dedo en la llaga cuando, en tono de alerta, expuso que se expande “el agujero negro que representa el gasto corriente que ha crecido de manera fenomenal e inversamente proporcional a lo que se destina a la reconversión productiva de la economía provincial”. Los acuerdos salariales con los gremios estatales marcaron una agenda intensa para el gobierno neuquino donde se puso en juego el equilibrio financiero y presupuestario para todo el año, en competencia con la continuidad de los servicios públicos como la educación y el funcionamiento estatal. En la anterior gestión se lo había bautizado como “paz social”, que cayó como un bálsamo después del ring en el que se había transformado la provincia durante la administración del primer emepenista que fue candidato a presidente.

Las próximas semanas serán clave para conocer qué hará el MPN, herido, para devolver el puño en el mentón que recibió y el buscapié que se le envió con el traje de sospecha con el que se vistió al “hermano no reconocido” – así se lo identifica – del gobernador, el diputado Pablo Bongiovani. “No quisieron pegarle al diputado, sino que saben que el que recibe el impacto es Gutiérrez”, explicó una fuente legislativa que por estos días respira aire con 2.765 años de antigüedad.

El ring elegido será el Concejo Deliberante, que ya está tibio ante la necesidad de reemplazar a la mitad de sus integrantes. Eduardo Benko y Andrés Vicel podrían ser los nombres que monopolizarán la elección de la persona que debe controlar los gastos municipales en tanto que la lista de los que no se debe votar para defensor puede tener sorpresas.

El MPN prepara artillería para devolver la gentileza de quitarle votos al endeudamiento y poner el sambenito a un diputado. Será en el Concejo Delibrante.

El intendente insiste en tildar de populista al partido provincial y desempolvar su pasado con el kirchnerismo para ganar mercado en el gobierno nacional.

Datos

El MPN prepara artillería para devolver la gentileza de quitarle votos al endeudamiento y poner el sambenito a un diputado. Será en el Concejo Delibrante.
El intendente insiste en tildar de populista al partido provincial y desempolvar su pasado con el kirchnerismo para ganar mercado en el gobierno nacional.

Comentarios


Réplicas del cotejo que salió 18 a 17