Repsol cortó los envíos de gas licuado al país

El conglomerado español, en conflicto con el gobierno por la expropiación del 51% de las acciones de YPF, rescindió el contrato de provisión del fluido. Reemplazarlo será más costoso.




DyN

MADRID (AFP/DyN).- El grupo de hidrocarburos español Repsol rescindió ayer su contrato de suministro de gas natural licuado (GNL) al país denunciando incumplimientos por parte de la estatal Enarsa, en medio del conflicto con el gobierno por la expropiación de la petrolera YPF. Sin embargo, el gobierno minimizó el impacto de la medida y sostuvo que los embarques “ya fueron reemplazados porque sabíamos que, como siempre, iban a incumplir ”.

Según expertos, la medida, que abarca a 10 buques, obligará a la administración de Cristina Fernández de Kirchner a salir con urgencia a comprar cargamentos más caros para evitar desabastecimiento

“Rescindimos el contrato porque Enarsa está incumpliendo los términos”, afirmó el portavoz Kristian Rix. La empresa argentina “ha hecho una serie de incumplimientos, parte de los cuales es la falta de pago, y no tenemos ninguna confianza que vayan a respetar el resto de los términos”, agregó.

Según el portavoz, la empresa estatal argentina no efectuó el pago de un buque de GNL cuyo valor no quiso precisar. Mencionó asimismo el deseo de Enarsa de variar el calendario de entrega o negociar los precios.

“Les hacemos responsables a ellos del incumplimiento y nos reservamos el derecho a exigir un resarcimiento o las acciones legales que sean pertinentes”, aseguró.

Esta decisión tienen lugar en un contexto de conflicto entre Repsol y Argentina debido a la expropiación en abril del 51% de las acciones de YPF, todas ellas procedentes del 57,4% en manos del grupo español.

El grupo petrolero español presentó junto a una firma financiera estadounidense, Texas Yale Capital, una demanda colectiva contra la República Argentina ante un juzgado de Nueva York por la expropiación.

Repsol y Texas Yale Capital –accionista de YPF– piden una compensación y exigen que se reconozca la obligación de Argentina, inscrita en los estatutos de la compañía, a lanzar una Oferta Pública de Adquisición (OPA).

Piden asimismo que “a falta de una OPA, toda participación adquirida por Argentina en violación de sus obligaciones contractuales sea automáticamente despojada de su derecho a voto, a recibir dividendos u otras distribuciones, o incluso a ser contada en el quórum de accionistas”.

Repsol, que valoró su participación en la filial argentina en 10.500 millones de dólares, lanzó también esta semana, con una notificación a Kirchner, el procedimiento para acudir al arbitraje internacional en busca de una compensación financiera.

De parte del gobierno argentino, el vocero del Ministerio de Planificación Federal, Horacio Mizrahi, afirmó que “todas las cargas de Gas Natural Licuado (GNL) acordadas con Repsol ya fueron reemplazadas porque sabíamos que como siempre iban a incumplir, de la misma manera que lo hicieron durante los años que controlaron YPF”. El funcionario remarcó que “si el acuerdo con Repsol podía ser mas conveniente, se compensa por todos los perjuicios que nos generaba en otros aspectos, como la declinación de la producción por falta de inversiones, cuya única solución para la empresa fue vendernos el GNL, que ellos mismos traían de otros lugares mientras se llevaban generosos dividendos”.


Comentarios


Repsol cortó los envíos de gas licuado al país