Rescate de la historia de los barrios neuquinos

Con el libro, colaboraron 296 vecinos, supervisados por la edil Martínez Fabi.

NEUQUEN (AN).- Un arbusto, el trozo de un puente, el pionero, un instrumento musical, una foto sepia, las costumbres y creencias populares reaparecen con fuerza en una publicación que recopila las historias de los barrios de la ciudad y levanta historias de vida de los neuquinos más antiguos. Es un trabajo precioso de más de un año, en el que participaron 296 vecinos de la mano de la concejal María Alejandra Martínez Fabi con un equipo de colaboradores.

Este relevamiento minucioso rescata historias, leyendas y miradas; todo lo que ha sido y es importante para los pobladores: desde el desierto a la primera canilla y la llegada del tren, hasta los tamariscos del amor.

De este relevamiento participó -en la última etapa- la historiadora Elsa Bezerra, autora del libro "Cien calles sin Nombre". Emprendió las historias de vida que permiten tener un registro oral y de imagen de los pioneros y de lo que ellos recuerdan de la cotidianidad y de los sucesos extraños de los primeros cien años neuquinos.

"El Chancho" metía miedo en el centro a los jovencitos que iban por la mala bebida; "el diablo" se aparecía en el desagüe de Gatica de Bouquet Roldán; "el tue-tue", un pato con cabeza de hombre hacía de las suyas en Confluencia Urbana; a las "casas embrujadas" de las familias Nordestrom y Durán de Barrio Nuevo había que ser muy valiente para entrar. Una vivienda del barrio Progreso, ubicada sobre la calle Mascardi, no se podía habitar.

La publicación será el martes, a las 10, en la sede del Concejo Deliberante local. Ese día los ediles convertirán en ordenanza el proyecto de Patrimonio Cultural y Natural de la Ciudad de Neuquén.

El disparador de este libro fue el centenario de Neuquén y tuvo el propósito de potenciar la participación popular, que la historia de la ciudad la contaran sus pobladores. A este puntapié siguieron los talleres donde tres generaciones reconstruyeron la identidad de los lugares donde viven, su origen y evolución, las comidas típicas, olores, su patrimonio natural, los sucesos extraordinarios, las creencias.

El trabajo se circunscribió, en esta primera etapa, a los 20 barrios preexistentes en la década del 70 que sufrieron los mayores procesos migratorios. A la convocatoria respondieron Belgrano, Bouquet Roldán, Area Centro Sur, Confluencia Urbana, La Sirena, Limay, Mariano Moreno, Nuevo, Progreso, Sapere, Valentina Sur Urbana, Villa Farrel y Villa María. Fue una invitación "a enamorarnos más del barrio", a "recoger lo qu no dicen los libros", a "evocar recuerdos" volcaron sus sentires en la publicación.

Martínez Fabi y el presidente del Concejo Néstor Burgos asumieron en cada barrio la representación del Deliberante mientras duró esta experiencia. La edil pidió especialmente destacar el apoyo del cuerpo que integra a través de recursos materiales utilizados en los talleres y en la publicación; y al secretario de Cultura provincial, Naldo Labrín por posibilitar el registro audiovisual de los talleres, las memorias de vida y del barrio.

Este trabajo "es un aporte que posibilitará que el patrimonio cultural y natural sea resguardado y permanezca vivo para las futuras generaciones", explicó. Por eso, el martes entregarán copias de la publicación al Concejo, a Cultura Provincial y a los barrios participantes, además de un video de 10 minutos de los talleres que les permitió reafirmar su identidad.


Comentarios


Rescate de la historia de los barrios neuquinos