Riñones: por qué es tan importante estar atentos

La función renal de nuestras mascotas puede afectarse sin que lo notemos. No detectar sus síntomas puede ser mortal. En esta nota te contamos cómo reconocerlos y cómo evitar que este tipo de dolencias sucedan.



A diferencia de los humanos, los animales no nos pueden decir que algo les está molestando, por lo que una enfermedad puede avanzar de forma silenciosa durante años. Por eso, es indispensable realizar exámenes periódicos, sobre todo cuando pasan la edad de los 7 años para el caso de los perros.


Esta vez, hablaremos de los riñones. Como se sabe, “son filtros muy especializados que seleccionan las partículas que deben pasar y las que no, aquello que le sirve al cuerpo lo deja y lo que no, lo elimina”, explica Franco Fantini, médico veterinario de Roca, al ser consultado por Río Negro.
“Hay que cuidar los riñones porque tenemos solamente dos y no se regenera como sí lo hace el hígado”, enfatiza el profesional.
Para ello, es muy importante el tipo de alimentación que recibe el animal. Así, los problemas renales se van a manifestar cuando el animal ya sea mayor de edad, adulto o geronte.


Según Fantini, la molestia en el animal se nota cuando comienza a caminar de manera encorvada, con su parte dorsal hacia arriba y, al palpar la zona lumbar en la región de los riñones, se note que le duele a causa, justamente, de una inflamación renal.
¿Cómo comprobamos si tiene una posible enfermedad o problema renal nuestros animales? A través de un análisis de sangre: los valores de uremicreatinina, la relación calcio- fósforo y las proteínas se verán alterados si existiese una falla renal. En el caso del perro o gato hasta 0,45 gr /litro es normal, pero dependiendo de la edad del animal, muy cercano a ese valor estaría en los valores máximo.
Una vez confirmado el problema renal, lo primero que debe hacerse es un cambio en la alimentación y comprobar si la falla renal es debido a la edad o por una infección urinaria. En caso de infección renal, con tratamiento y antibióticos se recupera.

Naomi, una perrita de Roca, en su visita al veterinario para un chequeo renal.


Los alimentos balanceados deben ser bajo en fósforo, sodio e hidratos.
En los gatos es muy común este problema renal por consumir alimentos de mala calidad. Esto le produce un taponamiento en las vías urinarias a nivel del pene produciendo un retroceso, una filtración que hace que el riñón filtre de forma invertida. Esto provoca una falla y el consiguiente aumento en los valores en sangre. Esta falla renal es irreversible; y es la principal causa de muerte en estos animales.
Si bien el animal puede seguir viviendo con un solo riñón, sus expectativas de vida serán mucho menores. En Argentina aún no se han hecho transplantes de riñones en animales, concluye el profesional.

Consejos e ideas para tener en cuenta

· Evitar darle comida con alto contenido en sodio.

· Es muy peligroso que fallen los riñones, porque estos órganos son los encargados de filtrar las toxinas de la sangre y de eliminarlas mediante la orina. Si estas no se desechan, se acumulan dentro del cuerpo del animal descontrolando todo el equilibrio de su organismo- incluyendo el equilibrio electrolítico de la sangre y la acidez - el PH del mismo.

· Cuando los riñones no funcionan existen medicamentos para el tratamiento adecuado.

· En los gatos jóvenes es causa de la mala calidad del alimento balanceado.

· También puede ser por una causa genética, en estos casos a partir de los 8 meses de edad suelen manifestarse este problema de salud.


Comentarios


Riñones: por qué es tan importante estar atentos