Ruta 40: donde se puede ver, oler y tocar Vaca Muerta

Por más de 90 kilómetros la famosa formación puede observarse desde la superficie. En algunos tramos también se la puede sentir. La roca tiene más de 150 millones de años y solo un tercio de su extensión despierta el interés de la industria hidrocarburífera.



Alberto Garrido, director del Museo Olsacher de Zapala, explica que no es la única capa geólica al aire libre en Neuquén. (FOTOS: Florencia Salto)

Alberto Garrido, director del Museo Olsacher de Zapala, explica que no es la única capa geólica al aire libre en Neuquén. (FOTOS: Florencia Salto)

A 35 kilómetros de Zapala en la margen derecha de la mítica ruta 40, en la zona del Puente Picún Leufú, hay una roca más oscura que se distingue entre el paisaje precordillerano. El color entre gris y negro es una de las partes superiores de la famosa formación Vaca Muerta. Es un sitio que permite visualizar de una manera cercana y didáctica aquella joya de los hidrocarburos enterrada a unos 3.000 metros bajo la superficie.

Desde ese punto y a lo largo de 90 kilómetros aflora la formación geológica que en algunos puntos tiene matices amarillos y en otros casi negros donde se puede oler el petróleo.

Tiene un pequeño dique, de origen subvolcánico, que se dio durante el Mioceno. Esa intrusión atravesando la formación Vaca Muerta, provocó que ante el calor de ese magma, de esa roca fundida, la materia orgánica reaccionara teniendo la maduración térmica casi como un proceso acelerado”, explicó a Río Negro el geólogo Alberto Garrido, director del Museo Provincial Olsacher de Zapala, al levantar unas rocas de color negro que previamente quebró con una piqueta.

Aclara que ese fragmento entre sus manos es un caso excepcional a lo largo de la extensión que sobresale de la superficie.
Esa fuente de calor generó que las características de las rocas sean similares a la que se produce a casi 3.000 metros de profundidad en las zonas de interés hidrocarburífero. “Una de las características que lo hace más fácil para la explotación, es la fisilidad (propiedad de dividirse en capas) que presentan”, indicó. Por esto es fácil de agrietar o separar.
“Eso ayuda a generar esa fracturación a través del método del fracking”, explicó.

Parados ahí se precibe la similitud en el color y el olor al petróleo.
Por todo esto es un punto de gran atractivo para ver de cerca y palpar con todos los sentidos lo que ocurre en el subsuelo del epicentro petrolero del país.

“En Pampa de Atril por ejemplo, uno golpea la roca y larga un olor a veces fétido y a veces de hidrocarburo. Ocurre en algunos lugares también en Puente de Picún Leufú, sobre todo en los más basal”, marcó.

Otros colores
Muy cerca de ahí se observa que la misma formación tiene un aspecto más claro, con tonalidad amarillenta.
“No tiene el típico color oscuro como se puede ver en otros sectores más profundos de la cuenca y no es porque carece de materia orgánica sino que el grado de madurez térmica en este sector en particular fue insuficiente como para generar el hidrocarburo”, expuso Garrido.

Sobre la vera de la ruta 40 desde la zona de Zapala se observa el afloramiento por varios kilómetros. De hecho desde la villa del Puente de Picún Leufú hacia la zona de Catan Lil, se extiende sobre la superficie por alrededor de 90 kilómetros, y durante un gran trayecto es parte del paisaje a la vera del emblemático camino que atraviesa el país.

El trayecto, que es un paso obligado para todos los turistas que se dirigen hacia la cordillera, ofrece una vista extensa de Vaca Muerta, una unidad geológica de la que habla el país y el mundo por la calidad de su roca generadora de gas y petróleo.

Es un punto panorámico donde vemos el tercio superior de la formación Vaca Muerta, y su pasaje hacia lo que se denomina formación Picún Leufú o en la nomenclatura petrolera se lo conoce como Quintuco”, señala con sus dedos el geólogo después de llegar a un sitio tras 15 minutos de caminata por un sector a la izquierda de la ruta.

El profesional explicó que el afloramiento es la exposición en superficie de las rocas. “ Nos permite hacer estudios que en subsuelo no se podría”, dijo.

Una inundación brusca y repentina como el origen

Alberto Garrido informó que una de las condiciones necesarias para que se genere hidrocarburo en una roca es que tenga un fuerte aporte de materia orgánica y condiciones de muy bajo oxigeno. “Estas características hacen que la materia orgánica no se degrade por lo menos en forma rápida y permite que a lo largo del tiempo, mediante el propio soterramiento con los estratos, se vaya transformando en un querógeno”, apuntó.
El profesional expuso que cuando empieza un craqueo térmico de la materia orgánica inicia la generación del hidrocarburo, que en el caso del petróleo necesita una temperatura mínima de 90 y hasta 130 grados centígrados. Cuando es mayor se produce gas.
Recordó que la formación Vaca Muerta tiene gran cantidad de materia orgánica, sobre todo de origen plantónico (organismos que flotan en el agua, conducidos por las corriente) y también de animales y vegetales.
Cuando se dan combinaciones donde no solo tenemos la roca sino además el gradiente “es lo que nos permite definir un área de interés, un sistema petrolero no convencional en este caso”, detalló.
Estos gradientes de temperatura hace que varíe el color y las características de las rocas.
Las investigaciones mostraron que debajo de la formación Vaca a Muerta hay depósitos eólicos.
“Todo nos indica que hubo una inundación muy repentina. Esa ingreción marina no se hizo de forma tranquila o paulitina, Más allá de cual sea el sustrato en que se apoye tiene exactamente la misma edad geológica. Eso nos da la pauta que esa inundación fue brusca y repentina”, reseñó el geólogo.

Es un caso particular que se dio acá por la maduración térmica forzada a través de un intrusivo. Es un buen ejemplo de cómo se ve la formación Vaca Muerta en lo subsuelos de interés petrolero".

El geólogo Alberto Garrido explica la afloración de la roca en un sector de Villa del Puente Picun Leufú.

Amonites: un secreto con millones de años

Además de su conocido potencial en hidrocarburos, la formación es rica en fósiles, sobre todo en amonites, unos moluscos marinos que vivieron hace millones de años atrás.
También guarda un extensa colección de restos de reptiles marinos.
“La formación Vaca Muerta es la que más cantidad y diversidad de reptiles marinos ha dado a la Cuenca Neuquina. Hay una amplia variedad de ictiosarios, pliosarios, y algunos plesiosaurios. La colección más completa de reptiles marinos de todo el hemisferio sur se encuentra en Zapala y la mayor parte son de la formación Vaca Muerta”, señaló Garrido.
Otros hallazgos en el lugar fueron pterosaurios, unos reptiles voladores que vivían en hábitats cercanos a medios marinos.

Datos

10.000
kilómetros cuadrados es la superficie de la roca generadora, sobre un total de 30.000 kilómetros cuadrados, que presenta interés hidrocarburífero.
152
millones de años es la antigüedad de la base de la formación Vaca Muerta y puede ser de hasta 138 millones de años.

Otros afloramientos en la Provincia

Vaca Muerta tiene más de un punto donde se muestra sobre la superficie además de la zona de la LVilla del Puente Picún Leufú.
Otro de los sitios es el Cerro Lotena, También la zona de Pampa Tril que está entre Chos Malal y Buta Ranquil, y otro en la zona de Loncopué.
El punto hacia el sur, sobre la Villa del Puente Picún Leufú, al igual que en Pampa Atril, en las zonas más basales, si uno golpea las rocas con unas piquetas y las divide se desprende un olor a veces fétido y en otros con olor a petróleo.
Las áreas de interés actualmente para el sistema petrolero, es de 30 mil kilómetros cuadrados.De un total de 100 mil kilómetros cuadrados que tiene toda la unidad geológica que va desde el cerro Aconcagua en Mendoza hasta Catan Lil en Neuquén. Es decir un tercio de la formación presenta interés para la industria de hidrocarburos.


Comentarios


Ruta 40: donde se puede ver, oler y tocar Vaca Muerta