“Salud infantil SOS”

Parte del futuro de los pueblos depende, entre otras cosas, del cuidado de la madre y el niño. Es una oportunidad única. Y el pediatra es la bisagra en este binomio. Un niño que no se cuida es un adulto en desventaja.

Históricamente, la Provincia a través de sus autoridades cuidó, alentó e invirtió en este proceso. Creemos que fue una política de Estado. Notamos que el problema actual, que es detonante del cierre del servicio de Pediatría del hospital de Centenario, junto a las dificultades crecientes en el B. Roldán y Castro Rendón en cuanto a personal e infraestructura, no es agudo ni caprichoso. Es de larga data. Las políticas históricas de este básico cuidado dejaron de ser prioridad. Es imposible que el sistema de atención en todos sus niveles sea eficiente con escaso recurso humano, que es el sostén de toda institución.

Intuimos que cuando las situaciones llegan a este punto se habla de un fracaso en las conductas de anticipación que deben tener las autoridades para solucionar los problemas de la salud, ya sea de la gente como de sus cuidadores.

Desde hace largo tiempo, los reclamos están instalados públicamente en los distintos efectores y en la comunidad y sus organizaciones, pero notamos una indiferencia operativa en la estructura técnico-política para resolver los problemas.

Es la conducción central la responsable fundamental para prevenir el deterioro de la atención infantil. No los pediatras en cuestión. Ellos son los que viven los problemas de cerca y los que tienen las verdaderas dificultades para ofrecer a la comunidad un derecho básico que es la atención, prevención y promoción de su salud. ¿Qué podrá suceder a futuro con la salud comunitaria, atendida en estos establecimientos?

Sabido es que los cambios en los indicadores de la salud se manifiestan estadísticamente después de los cinco a diez años. ¿Podrá ser que esta política se profundice en otros sectores? ¿Es esto un abandono de las históricas políticas públicas o es una crisis del sistema? Para revertir esta tendencia los actores –que son la gente, trabajadores de la salud y los niveles políticos– deberá juntarse y replanificar las estrategias. Pensamos que parte de la solución es una fuerte inversión en el cuidado de la salud, reforzando la estrategia de la atención primaria y repensando los regímenes laborales, a la luz de una sociedad en cambio.

Dr. Ernesto Maletti

DNI 5.214.841

Dr. Adolfo Mantilaro

DNI 4.891.893

Pediatras

Dr. Ernesto Maletti

DNI 5.214.841

Dr. Adolfo Mantilaro

DNI 4.891.893

Pediatras


Comentarios


“Salud infantil SOS”