#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

San Alén de los Andes parte dos




La ficción y la realidad en la política neuquina se cruzan. Por ejemplo, renombrados especialistas en fangos terapéuticos bautizaron a Copahue como un recurso único en el mundo, pero el servicio es caro y deficiente.


La ficción y la realidad en la política neuquina se cruzan. Tomar la tangente e imaginar que la virtualidad es lo concreto y no lo relativo puede ser terapéutico pero momentáneo.

Se podría hacer una analogía antojadiza con lo que ocurrió en agosto de 1996 en San Martín de los Andes. La localidad vivió un cuento de hadas porque se filmó la telenovela “Alén luz de luna” y los vecinos, incluyendo la intendenta Luz Sapag, se tomaban la licencia (en broma, obviamente) de cruzar el límite de la realidad y la ficción. Ese mes se hacía un concurso de hacheros y la producción de la novela no tuvo mejor idea que hacer una locación en el lugar. La actriz Silvia Montanari prometió (en su papel de Fanny) una donación al hospital y la gente, que estaba con los hacheros, la comenzó a aplaudir y vivar. Hubo que aclarar que era ficción.

Hubo dos situaciones en las que el límite quedó desdibujado y los protagonistas no se sonrojaron:

Ficcion I. Un congreso internacional que se hizo en abril en Caviahue determinó que las termas de Copahue son únicas en el mundo porque en un solo lugar hay 5 tipos de los 7 fangos que tienen propiedades terapéuticas. En enero de 2018 se puso en marcha un convenio colectivo con los empleados del Ente Provincial de Termas que puso blanco sobre negro respecto a las condiciones de trabajo. El organismo tiene su eje en el volcán binacional pero posee otros tres asentamientos en la provincia. Administra “un recurso único en el mundo”, frase repetida 27 veces en un año por funcionarios públicos municipales y provinciales.

Realidad I: desde el 28 de julio de 1988, cuando se aprobó la ley 1762, el organismo no logra hacer operativa la puesta en marcha de las termas que todos los años quedan bajo nieve, ácido y vapor corrosivo. Como un ritual, cuando se derrite la nieve se detectan actos de vandalismo invernal e instalaciones averiadas. A un mes de la apertura de la terma hay serpentinas destruidas y ausencia de mantenimiento. La respuesta es que se puso en marcha el pesado mecanismo estatal de reclamar a los proveedores mediante la confección de expedientes. El colmo se cumplió esta semana cuando los turistas se encontraron con ausencia de mantenimiento y también de personal. Es que de los 689 trabajadores hubo 200 (al mismo tiempo) que presentaron certificado médico para justificar la ausencia. Todos los días hay un transporte que traslada al personal de Loncopué a Copahue, ida y vuelta. Solo viajó la mitad que hizo lo imposible para suplir con dos manos lo que habitualmente hacen cuatro. Todo ajustado a lo que dice el convenio de trabajo.


El cepo que el MPN ayudó a consolidar alrededor de las jubilaciones provinciales le impidió encontrar resquicios para bajar el déficit.


Ficción II. Hubo 17 municipalidades que adhirieron, sin necesidad de hacerlo, a la ley 3.088, según había dicho la diputada María Laura Du Plessis en la sesión del 8 de noviembre de 2017. La norma legal establece la prohibición del traspaso del ISSN al régimen nacional, como así también cualquier modificación de las condiciones jubilatorias en el régimen de la provincia. El diputado Maximiliano Caparroz dijo que aprobar esa ley era una cuestión política y no técnica. Como había que ponerse en la vereda de enfrente, Claudio Domínguez pidió a Cambiemos que diga, sin titubeos, que querían pasar la caja a la Anses.

Realidad II. La caja jubilatoria del ISSN cerró el 2019 con un rojo de 2.301 millones de pesos y este año llegará a los 4.163 millones. Cada trabajador activo aporta 25.495 pesos para pagar una jubilación promedio de 77.581 pesos. El gobierno convocó a ver qué hacemos cuando hace dos años, por ley, eligió no tocar nada. Nadie quiere resignar la movilidad, el cálculo del haber (está por Constitución) y la edad de acceso al beneficio que tiene como base los 52 cuando en la Nación es de 60. Frente a un panorama con compromisos de pago de 18.000 millones de pesos, con cierta incertidumbre respecto a las regalías, la única salida sería un “aporte extra” de la canasta general de ingresos a la caja particular de los agentes públicos.

Lo que vivió San Martín de los Andes hace 24 años no tapó el problema de fondo: la realidad.


Comentarios


San Alén de los Andes parte dos