Se amplió la brecha entre ricos y pobres



Ver infograma

Según datos del Instituto nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) se amplió la brecha entre los que más ganan y los más pobres, en Argentina.

El 10% más pudiente de la población se queda con el 37,4% del ingreso total; es un 2,7% más que en 2001 y un 8,7% más que en 1994.

En un año en el que el ingreso promedio de los argentinos se redujo casi un 6 %-de 544 a 512 pesos mensuales- la población más rica siguió ganando participación -en desmedro de segmentos sociales de bajos recursos- en el reparto de una torta global que se achicó un 1,46 por ciento en doce meses.

Según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) correspondientes a octubre de 2002, el 10 por ciento más rico de los habitantes de los 31 principales centros urbanos del país se lleva el 37,4 por ciento del ingreso total, cuando un año antes ese índice era del 36,4 %. Ese avance del 2,7 % de su participación en la devaluada torta de recursos se amplía hasta el 8,1% si se toman como referencia los datos de octubre de 1994, cuando la participación del mismo grupo era del 34,6 %.

Los datos del Indec muestran que quienes los más ricos tienen un ingreso promedio que es 27,3 veces más que el de quienes integran el 10 por ciento más pobre, un índice levemente inferior al registrado en el año 2001, pero ampliamente superior al detectado en 1994, cuando la brecha era de 17,8 veces.

En la otra punta, el 10 por ciento más pobre de la población -con una entrada promedio de tan sólo 70 pesos- se queda apenas con el 1,4 % de la torta, contra el 1,3 % de 2001 y el 1,9 % que lograba retener ocho años atrás, cuando lo percibido era, en promedio, de 122 pesos. El grupo que perdió más participación en el ingreso entre octubre de 2001 y el mismo mes del año pasado es el 30 % de la población representado por quienes ganan entre $ 150 y $ 340, que se quedan con apenas el 14,1 % de la torta. En 2001, tenían el 14,8 %.

Al margen de la caída de sus ingresos en términos nominales, la población pobre- mayoritaria en en país- fue también la que más sufrió la pérdida de poder adquisitivo por efectos de la inflación, ya que los productos de la canasta básica fueron los que más se encarecieron.


Comentarios


Se amplió la brecha entre ricos y pobres