Se expande la marea roja en Chile y ya afecta la región central

Autoridades sanitarias del país declararon la alerta y calificaron la situación como una catástrofe ecológica.




Chile enfrenta un desafío sin precedentes a nivel ecológico ante la masiva mortandad de moluscos y peces a lo largo de sus costas causada por la marea roja.

Las autoridades chilenas decretaron ayer un alerta sanitario debido a que comenzaron a aparecer en la zona costera central las algas tóxicas que contaminaron severamente los mariscos del archipiélago de Chiloé y dejaron a miles de pescadores cesantes. “Todo indica que van a ir aumentando los niveles de presencia de toxina y es por eso que se ha tomado esta decisión’’, dijo en rueda de prensa el subsecretario de Salud Jaime Burrows.

La proliferación masiva de micro algas que son absorbidas por los mariscos que se alimentan de ellas no daña al molusco, pero sí al ser humano, que si lo ingiere puede sentir mareos, vómitos, diarrea, hormigueo en los labios, y desembocar en una parálisis respiratoria que lo llevará a la muerte. El fenómeno se conoce como marea roja.

“Es una de las peores catástrofes sociales y ambientales que registra nuestra historia”, aseguró el Comité Nacional Pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff), una organización ambientalista no gubernamental chilena.

La situación comenzó a cobrar relevancia nacional hace más de una semana, después de que aparecieran miles de almejas muertas en las playas del archipiélago de Chiloé, ubicado en la Región de Los Lagos a poco más de 1.200 kilómetros al sur de Santiago de Chile. Los pescadores artesanales de la zona y sus familias iniciaron entonces masivas movilizaciones que tienen bloqueadas hasta ahora todas las rutas de acceso a la isla en demanda de la ayuda del gobierno, que mitigue en parte la catástrofe en que quedó sumida la principal actividad económica de la región.

A este desastre le siguió otro de toneladas de sardinas en la costa de la región de la Araucanía, también en el sur del país, y más recientemente la mortandad de langostinos que teñían de un color rojizo unos 250 metros de la playa de La Lisera en Arica, en el extremo norte de Chile.

La actual crisis ambiental estuvo precedida por la hecatombe en la industria pesquera a comienzos de 2016 debido a la mortandad de millones de salmones en los centros de cultivo causada por el florecimiento de algas nocivas (FAN). Toneladas del producto podrido fueron echadas al mar, a unos 130 kilómetros frente a las costas de Ancud, la segunda ciudad en importancia de Chiloé.

Organizaciones ecologistas sostienen que aunque es muy difícil establecer que los salmones vertidos al mar generaran las condiciones para que aumentara la marea roja, no hay duda de que tienen un impacto sobre el equilibrio de la vida marina, además de incumplir los protocolos internacionales.

“Estamos tomando todas las medidas para que en lugares de riesgo no se extraigan mariscos y pongan en peligro a la población”.

Jaime Burrows, subsecretario de Salud Pública de Chile.

Fuertes pérdidas

Datos

“Estamos tomando todas las medidas para que en lugares de riesgo no se extraigan mariscos y pongan en peligro a la población”.
100.000
toneladas de producto podrían perderse este año según proyecta Salmón Chile, que agrupa a empresas del ramo.
800
millones de dólares de quebranto ocasionaría la contaminación del recurso pesquero a los productores.

Temas

Chile

Comentarios


Se expande la marea roja en Chile y ya afecta la región central