Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Se priorizó la voluntad de una mujer en un caso de violencia de género

El hecho ocurrió en Bariloche en noviembre de 2018. Un hombre fue denunciado y luego imputado por golpear y causarle lesiones leves a la madre de su hija.



El Tribunal de Impugnación tomó en cuenta la voz de la víctima. Foto: archivo

El Tribunal de Impugnación tomó en cuenta la voz de la víctima. Foto: archivo

Los jueces del Tribunal de Impugnación (TI) de Río Negro Adrián Zimmermann, Miguel Ángel Cardella y Rita Custet Llambí rechazaron un recurso que el fiscal de Bariloche Martín Govetto había presentado para anular la resolución de la jueza Romina Martini, que concedió a un hombre acusado de golpear a su pareja la suspensión de juicio a prueba -con pautas de conducta y seguimiento-, con el consentimiento de la mujer. Con ese fallo ratificaron la postura del TI, que resolvió de la misma manera en 2019 un caso similar.

Govetto había impugnado la decisión de Martini y pedía su anulación. Invocó directivas de la Procuración General y fallos del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de la provincia que sostienen que no hay que dar suspensión del juicio a prueba o beneficios en hechos de violencia de género.

Govetto quería que el hombre denunciado sea juzgado y su pretensión era imponerle una pena condicional. Recordó que la mujer denunció que el 29 de noviembre de 2018 fue a buscar a la hija que tienen en común y el hombre sin ninguna otra intervención la golpeó y le causó lesiones leves. Recordó que había denuncias por violencia familiar contra el acusado.

En marzo del año pasado lo imputaron al hombre, de apellido Flores (su identidad se preserva para proteger a la mujer). El 9 de diciembre de 2019, el juez Héctor Leguizamón Pondal rechazó el pedido de suspensión de juicio a prueba de la defensa del acusado y aceptó la acusación de Govetto para llevar el caso a juicio oral.

Nosotros también escuchamos a la víctima y no se observa que su voluntad esté condicionada sino todo lo contrario”,

Rita Custet Llambí, jueza del Tribunal de Impugnación.

El 28 de febrero de 2020 la defensa impugnó ante Martini, que revocó el fallo de Leguizamón Pondal porque advirtió que no se había tenido en cuenta la voluntad de la víctima”, y le concedió la probation a Flores. Por eso, Govetto recurrió esa decisión ante el TI.

El fiscal explicó en la audiencia -que se hizo a principios de este mes por videoconferencia- ante los jueces del TI que buscaba una condena para Flores porque quería evitar que vuelva a atacar a otras mujeres.

El defensor oficial Marcos Cicciarelo, que asistió a Flores, pidió ratificar el fallo de Martini que había escuchado a la víctima, que quería para su pareja la probation. Dijo que habían logrado recomponer la relación.

“La víctima se expresó y fue escuchada por las partes y quien toma la decisión jurisdiccional, nosotros también la escuchamos y no se observa que su voluntad esté condicionada, todo lo contrario, se expresó libremente, con fluidez y estuvo muy atenta durante el transcurso de toda la audiencia”, sostuvieron los jueces del TI.

Y enfatizaron que la resolución de la jueza Martini “se ajusta a la perspectiva de género que se nos reclama al momento de tomar decisiones en estos, tan delicados hechos”. Custet Llambí dijo que el enfoque de género exige “que se considere siempre su opinión y se expongan razones fundadas en los hechos y en derecho cuando las decisiones se aparten de la misma. No implica solo y siempre castigar por el daño causado, sino también prevenirlo para transformar y repararlo para sanar”.


Comentarios


Se priorizó la voluntad de una mujer en un caso de violencia de género