Será la elección “más decisiva para una generación”

No se optará entre candidatos sino “entre caminos de futuro del país”.

AP

Obama buscó alentar a sus seguidores y tuvo un emotivo recibimiento de su popular esposa, Michelle.

CHARLOTTE, EE.UU.- El presidente estadounidense, Barack Obama, calificó la elección del 6 de noviembre como “la más decisiva” para toda una generación y llamó a sus seguidores a redoblar esfuerzos para continuar con las reformas y estímulos económicos que “tendrán consecuencias enormes sobre nuestras vidas y las de nuestros hijos”, sostuvo. Y afirmó que la “crisis en Europa debe ser contenida” durante el discurso con el que aceptó oficialmente la candidatura a la reelección por el Partido Demócrata.

El actual mandatario cerró anoche la convención del partido demócrata en Charlotte (Carolina del Norte, sudeste) con un discurso culminante diseñado no sólo para convencer a los indecisos de inclinarse a su favor, sino para insuflar ánimo a sus partidarios.

Obama empezó su discurso con cariñosas palabras hacia su mujer, Michelle, y sus hijas, Malia y Sasha, presentes entre el público. “Michelle, te quiero mucho”, dijo el presidente y sobre sus hijas comentó que lo hacen sentir “muy orgulloso”.

El mandatario mencionó a Europa en una intervención que estuvo muy centrada en la economía y en la que detalló su plan para crear “empleos y oportunidades” y “reconstruir la economía” del país. “No voy a pretender que el camino que estoy proponiendo sea rápido o fácil”, afirmó Obama. El presidente, que busca su segundo mandato, afirmó que sus compatriotas lo eligieron en 2008, entre otras cosas, para que les diga “la verdad”, sostuvo.

“Y la verdad es que nos hará falta más que unos cuantos años para resolver los problemas que se acumularon desde hace décadas”, añadió.

“A fin de cuentas, cuando tomen la boleta de voto, se enfrentarán a la elección más decisiva de toda una generación. En los próximos años se tomarán grandes decisiones en Washington, sobre el empleo y la economía, los impuestos y los déficits, la energía y la educación, la guerra y la paz, decisiones que tendrán consecuencias enormes sobre nuestras vidas y las de nuestros hijos” en décadas, añadió.

“Su elección no será solamente entre dos candidatos o dos partidos”, subrayó el presidente, “sino entre dos caminos para el futuro del país”. La nuestra, es consolidar “los valores una clase media que llegó a ser la más importante del mundo” de un país “que derrotó al fascismo y la Gran Depresión”, dijo.

Aseguró que sus rivales republicanos “tienen mucho que decir sobre qué es lo que está mal, pero poco sobre cómo solucionarlo”, agregó. “Tienen la misma receta desde hace 30 años: reducir el déficit y el gasto del Estado. Pero no es bajando el salario de los profesores o de los médicos como se va a solucionar esto”, explicó.

Obama llegó al estadio Warner Time Cable Arena con un público energizado por el discurso de Bill Clinton en la segunda jornada del evento más importante de la esfera política estadounidense. Con un país que todavía sufre las consecuencias del colapso financiero de 2008, el peor desde 1930, la economía es el gran tema de la elección. El candidato republicano Mitt Romney y su postulante a vicepresidente, Paul Ryan, acusan a Obama de una gestión económica con un excesivo rol del Estado. A partir de ahora, los candidatos presidenciales tendrán dos meses para diferenciarse uno del otro y lograr distanciarse ante un camino que los tiene a un punto de diferencia. Los sondeos predicen que los comicios se definirán en un puñado de estados clave como Carolina del Norte, Colorado, Florida, Iowa, Nevada, New Hampshire, Ohio y Virginia.


Comentarios


Será la elección “más decisiva para una generación”