A sesenta años de la primera ordenanza: fue un perdón a morosos

El 5 de mayo de 1958 se creó el primer Concejo Deliberante. Cinco días después sancionaron la primera ordenanza.




Un 5 de mayo de 1958 se conformaba por primera vez el Concejo Deliberante de la capital neuquina. Estaba integrado por 14 concejales.

Las primeras bancas fueron ocupadas hasta 1.962 por Antonio Díaz, Ramón García, Juan Carlos Roca, Francisco Barrera, Hugo Víctor Búffolo, Francisco Troncoso, Josefa Arabarco y Hernán Arnaudo.

La primera ordenanza que el cuerpo sancionó fue para exceptuar a los morosos de tasas municipales, del pago de multas, recargos e intereses. “Los beneficios alcanzarán a los impuestos, servicios y tasas que se adeudaren al 31 de diciembre de 1957 y podrá hacerse efectivo en cuotas mensuales del 10% de la deuda, si se pidiere por los interesados dentro de los 30 días de vigencia de la ordenanza”, dice el artículo 2 de la norma sancionada el 10 de mayo de 1958.

Nueve días después aprobaron la ordenanza 2 que reglamentó la concesión de patentes para autos de alquiler.

Estos 14 ediles fueron quienes le dieron el nombre de Hipólito Yrigoyen a la actual calle céntrica que hasta junio de ese año se llamó San Juan. En junio, se promulgó la ordenanza 7 que autorizaba al municipio a otorgar permisos especiales para conducir vehículos a motor y a tracción a sangre, a mayores de 16 años, “hijos de madres viudas o padres impedidos que sea único sostén del hogar”.

La “ordenanza impositiva” que llevó el número 7, estimó el ingreso de 6.341.243 pesos moneda nacional en concepto de tasas y servicios.

La última norma sancionada fue la 25 que creaba el Instituto Municipal de Previsión Social. “Hasta el presente la municipalidad a aportado a la Caja ley 4.349 la suma de 470.260 pesos moneda nacional, cantidad que junto con otros fondos del presupuesto propio y aportes del personal, constituirían una buena base financiera para el inmediato desenvolvimiento de la caja a crearse”, dice la ordenanza en sus considerandos.

La crisis del azúcar

El primer desafío

A un mes de crearse el primer Concejo Deliberante, los ediles tuvieron que afrontar una crisis por la falta de azúcar que preocupaba a la población. El alto costo de un vagón de 430 bolsas, unos 224.668 pesos moneda nacional, era imposible de solventar para el comercio neuquino.

Como el gobierno municipal obtenía un descuento del 10% por kilo en la compra, los ediles lo autorizaron a disponer del presupuesto local unos 112.342 pesos para comprar un vagón de azúcar.

Además le solicitaban al gobierno provincial que aporte el otro 50%.


Comentarios


A sesenta años de la primera ordenanza: fue un perdón a morosos