Sin clases el jardín que funcionó en el quincho de un club

Se trata del Jardín 127, de la ciudad de Fernández Oro. El año pasado funcionaron en el quincho del club Fernández Oro. Comenzaron con la ampliación de ese espacio pero las tareas no concluyeron y este lunes no iniciaron el ciclo lectivo 2019. La obra del edificio propio está abandonada.



La obra del edificio propio para el Jardín 127 está abandonada. (Gentileza)


Este lunes un grupo de padres de alumnos del Jardín 127 de Fernández Oro presentaron un amparo para que “se respete el derecho social a la educación”. La institución no comenzó aun las clases y desde el gremio docente Unter aseguraron que la cartera educativa no brindó respuestas.

Desde el sindicato recordaron que el edificio propio de este jardín se encuentra en construcción “desde hace mucho tiempo”, y señalaron que “la obra está abandonada”.

Esta institución funciona en el quincho del Club Fernández Oro, y reclamaron que los espacios “no son acordes a las necesidades del nivel”, y criticaron que “no tiene suministro de gas, por lo que el refrigerio se preparaba, el año pasado, con una pava eléctrica”.

Educación avanzó en la construcción de una ampliación de este espacio provisorio, justamente como parte de una respuesta, también provisoria, frente a la falta de vacantes en la localidad. La realidad es que la obra no se finalizó y el lugar está ocupado por materiales de construcción y maquinaria en “los espacios destinados a los niños y niñas”, por lo que el ciclo lectivo no inició.

El quincho del club Fernández Oro fue ocupado con materiales y este lunes no comenzó el dictado de clases. (Gentileza)

Desde Unter sostuvieron que la delegada zonal de Allen, Loreley Cabanay omitió brindar precisiones o respuestas a las familias, y que por eso madres y padres de los alumnos resolvieron, el lunes, presentar un recurso de amparo.

También ofrecieron vacantes en la Escuela 40, que según sostuvieron desde Unter, se encontraba “superpoblada y sus anexos fueron ocupados por algunos alumnos de esta institución”, que aceptaron el traslado. Muchos otros siguen sin respuestas y las denuncias previas fueron varias.

Este es el caso del concejal Christian Artero, que advirtió el 8 de este mes la situación del jardín y consideró que el gobierno provincial “castiga a los niños y niñas de salas de 4 y 5 de nuestra ciudad, vulnerando un año más su derecho a la educación”. En febrero el mismo edil había apuntado al gobernador y criticó que la obra del nuevo edificio se encontraba abandonada.


Comentarios


Sin clases el jardín que funcionó en el quincho de un club