Exclusivo Suscriptores

¡El Conicet no se toca!: Alerta de becarios que apuestan al país

Les anunciaron que de las 1.600 becas prometidas solo serán 600. “Queremos perfeccionarnos en Argentina, pero si no hay chance nos tenemos que ir”, dijeron.

El 14 de febrero no fue solo corazones y flores. También fue una jornada de lucha en defensa de “todo lo que está bien”. Profesionales y jóvenes investigadores postulantes becarios del Conicet salieron a la calle en reclamo de la reducción de la cantidad de becas de investigación y producción y el desfinanciamiento que está sufriendo desde el año pasado, uno de los organismos más importantes de Argentina.

Se manifestaron en las puertas de la institución en Buenos Aires y en el resto del país hubo una fuerte campaña en las redes sociales. Lograron una reunión con miembros del directorio y el presidente del Conicet, Daniel Salamone. Pero las noticias no fueron del todo buenas.

Los profesionales, recibidos en universidades nacionales se anotaron el año pasado para acceder a una beca para un doctorado o posdoctorado. Eran en ese momento 1.600 oportunidades. En enero debería haberse publicado el orden de mérito para comenzar en abril de este año. Eso hasta ahora no sucedió. En la reunión del miércoles se comprometieron a acelerar la publicación, pero les aclararon que serían solo 600 becas, es decir menos de la mitad. Pero, no iniciarían en abril, sino en agosto de este año.

Dato

862,000
pesos recibirá este año el IPEHCS, uno de los institutos más numerosos de Conicet localizado en la UNCo. Son 90 investigadores y becarios. Es la misma partida que les llegó el año pasado.

“La incertidumbre es total. Primero porque no sabemos si entramos o no, lo que no nos permite planificar nuestra carrera laboral. Si buscamos en otro lado o no”, aseguró Constanza Afione, una de las becarias postulantes.

¿Y los que quedarían afuera de las becas? “Se van a otro lado y buscan la posibilidad de realizar su doctorado en otro país”, dijo la científica. Inevitable pensar en aquella terrible frase: “Fuga de cerebros”.


Pasando ahora a lo general, que es el desfinanciamiento del Conicet, la cosa “se pone peluda”.
La institución viene con un presupuesto prorrogado del año pasado, cuando la inflación anual fue del 254%.

Solo para dar un ejemplo, el IPEHS, uno de los institutos más numerosos del Conicet, localizado en la UNCo, en el que trabajan 90 investigadores, recibirá este año un presupuesto de 862 mil pesos para gastos corrientes, equipamiento y mantenimiento. Es el mismo presupuesto que tuvo el año pasado.

Para las investigaciones reciben aportes de Agencia, del propio Conicet, del Consejo Federal de Ciencia, Tecnología e Innovación (Cofecyt) y de la Universidad Nacional del Comahue.

“Pero los fondos están congelados. Si hoy se rompe una computadora no hay como repararla. Hay un edificio en Bariloche que necesita inversión de mantenimiento y no podemos solucionarlo, la mayoría de la gente trabaja en su casa”, comentó Verónica Trpin, doctora en Antropología Social, magister en Antropología Social, profesora de historia e investigadora independiente del Conicet.

Por otra parte, Trpin se pronunció sobre la reducción de las becas y esa atroz reducción que se pretende aplicar. “Son el semillero de toda esta estructura”, dijo en defensa de quienes buscan perfeccionarse en su país. Más contundente no pudo ser.

En el Conicet trabajan más de 11.800 investigadores e investigadoras, más de 11.800 becarios y becarias de doctorado y postdoctorado, más de 2.900 técnicos, técnicas y profesionales de apoyo a la investigación y aproximadamente 1.500 administrativos y administrativas. Trabajan distribuido a lo largo del país (desde la Antártida hasta la Puna y desde la cordillera de los Andes hasta el mar Argentino, en sus 16 Centros Científicos Tecnológicos.


Jóvenes científicos: “Tenemos muchas ganas de trabajar en Argentina"


“Nos formamos en universidades nacionales, realizaron doctorados en universidades nacionales. Queremos seguir la carrera en nuestro país. Por eso esta lucha”, dijo Constanza Afione, una de las becarias postulantes que espera una respuesta urgente.

El dato más ejemplificador que dio esta becaria finalista de un doctorado, fue por demás claro como para pensar si el ajuste va por acá.

“El año pasado el gasto por becas Conicet fue del 0.008% del presupuesto nacional y del presupuesto total del organismo fue del 0.04%. Si juntas todos los proyectos que están en marcha y proyectados, eso se va a menos del 0.6%. Con lo cual no creemos que eso sea una gran variable de ajuste ni vaya a solucionar el déficit fiscal”, aseguró Afione.

Constanza, en representación de su colectivo agregó “si acá no te dan oportunidades te tenés que ir afuera. Pero si eso sucede se pierden los años que aportaste acá, porque vas a dejar tu capital en otros sistemas. Queremos seguir formándonos y trabajar acá”.
Más claro que esto no se puede.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora