Estafas virtuales: la inseguridad migró a las redes y pone en alerta al Alto Valle

La digitalización de la inseguridad preocupa a los vecinos del Alto Valle. Las estafas virtuales se renuevan constantemente y no solo ocurren en redes sociales sino que además se sumaron las billeteras virtuales.

La inseguridad se mantiene a la orden del día en el Alto Valle. Los robos diarios a toda hora son una problemática constante pero en estos tiempos se sumó una nueva situación que preocupa a los vecinos de la región. La digitalización de la inseguridad se da a partir de las estafas virtuales. Diario RÍO NEGRO te cuenta cuál es el modo en que se realizan estas estafas.

En los últimos meses se han registrado diferentes tipos de robos y engaños mediante metodologías virtuales. Los autores de estas estafas se las han ingeniado para generar nuevas formas de robo de datos y así poder obtener dinero de distintas cuentas. Ahora no solo preocupa la inseguridad en las calles, sino también en nuestros celulares.

Comprobantes de transferencias falsos, códigos de seguridad para hackear y pedidos de dinero, son algunas de las estafas que afrontan los vecinos de la ciudad. Las estafas más recientes están relacionadas con redes sociales y billeteras virtuales. En su mayoría se han registrado engaños a partir de la aplicación de mensajería WhatsApp.

Uno de los casos que mayor repercusión generó en la zona, ocurrió en Cipolletti. Una vecina recibió una llamada por la aplicación de un hombre que se hacía pasar por empleado de un supermercado. Durante la comunicación, le ofreció un premio pero ella lo filmó y sacó a la luz el hecho.

Las estafas virtuales ocurren principalmente a partir de la aplicación WhatsApp. Foto: Florencia Salto.

Según registró la vecina de Cipolletti, un autor del hecho se comunicó ofreciéndole un «voucher» de compra en La Anonima. En primer lugar, le envió mensajes por WhatsApp y luego la llamó. A partir de esto, la mujer sospechó y comenzó a filmar lo que sucedía y a anotar todos los datos que esta persona le comentaba.

La persona que quería engañar le pidió una serie de pasos para poder acreditarle el bono de compra. Y se presentó como Sergio Darío Lima.

Otro caso que generó indignación en la región estuvo relacionado a dos mujeres que protagonizaron distintos robos en Cipolletti y Cinco Saltos a partir de una estafa con Mercado Pago.

Según explicaron las víctimas, las jóvenes se presentaban de forma simpática en el comercio, una de ellas tras la compra, le encarga a su cómplice que lleve los productos adquiridos y luego, intenta pagar con el Mercado Pago falso que nunca le ingresa al comerciante. Dice que va a ir al exterior del negocio para intentar conseguir señal en la aplicación y luego desaparecen.

Desde uno de los comercios damnificados lamentaron que «muchos dicen que no tenes que entregar la mercadería sino te pagan, pero pasa que uno no tiene esa maldad y confía en el cliente, hasta que te pasa». Y opinaron: «Te da bronca, te levantas muy temprano para poder tener todo lo necesario, la carne, verdura y demás para la buena atención al cliente y te pasa esto con estas personas que te aparecen para estafarte van a lo fácil«.

Mientras que el hecho más reciente ocurrió este fin de semana en Cinco Saltos. Según detallaron, un hombre intentó realizar una estafa en un comercio ubicado en Avenida Blumetti al 170.

Según explicaron, quiso utilizar una aplicación falsa de Mercado Pago. El hombre estaba acompañado por su pareja y un niño cuando ingresaron al comercio para realizar diferentes compras. Al momento de paga, explicaron que se le solicitó que lo haga mediante código QR pero se negó y pidió otra forma de pago. En ese momento, constataron que poseía una aplicación falsa y confirmaron que el hombre intentó agredir al trabajador que lo estaba atendiendo.

Personal policial fue alertado previamente por un testigo, al llegar al comercio, confirmaron que se trataba de una aplicación falsa de Mercado Pago y detallaron que el hombre no contaba con dinero.

Testigos aseguraron que el sospechoso se puso en una actitud agresiva ante los uniformados, por lo que fue detenido y trasladado a la comisaría. Personal policial explicó que el hombre tiene domicilio en Plottier y aseguraron que contaba con antecedentes por estafas similares en Neuquén.


Intendentes del Alto Valle: el objetivo de los estafas virtuales


Durante los primeros días de noviembre, distintos intendentes de Río Negro fueron víctimas de hackeos en sus teléfonos. A partir de la aplicación WhatsApp, se apropiaron de sus datos y utilizaron las cuentas falsas para intentar engañar a sus contactos.

El 2 de noviembre, María Emilia Soria, intendenta de General Roca, fue la primer víctima de un hackeo en su cuenta de WhatsApp. Tras la maniobra, mencionaron fuentes del Ejecutivo roquense, que la intendenta llevó su celular al área de Informática, para constatar la operación y revisar los alcances en el dispositivo. Además, presentó una denuncia en la comisaría tercera de la ciudad.

El hecho se conoció luego de que, a través del teléfono de la dirigente, se pidieran sumas de dinero a sus contactos. Hasta el momento, se informó que ninguno cayó en el engaño.

Dos días después, la intendenta de Cinco Saltos, Liliana Alvarado, sufrió la misma situación. Según informaron desde el área de prensa del municipio, el celular de la jefa comunal había sido hackeado. Y plantearon que «es la aplicación que estarían utilizando para concretar estafas».

El 7 de noviembre, el mismo incidente ocurrió en el teléfono de Mariano Lavín, intendente de Fernández Oro. El incidente fue informado por la cuenta oficial del municipio y Diario RÍO NEGRO logró acceder a la metodología que utilizaron para intentar estafar a un contacto del intendente.

En la conversación, las personas detrás del hackeo, se comunicaron para pedir «un favor». Sin mediar muchos mensajes, rápidamente solicitaban más de 90 mil pesos para realizar un supuesto pago. La excusa que utilizaban era «mi cuenta no me deja hacer pago».

«Le hackearon el WhatsApp al Intendente Mariano Lavín. Hace instantes la cuenta del Intendente fue hackeada, pedimos a la comunidad no hacer caso a cualquier mensaje que se reciba desde su número«, habían expresado desde la cuenta de la Municipalidad de Fernández Oro.


Estafas relacionadas con servicios, otra modalidad que preocupa en la zona


A principios de noviembre, vecinos de Plottier fueron advertidos por el proveedor de luz sobre falsas llamadas de la entidad solicitando que entren a un link. Las personas que lo hicieron sufrieron el hackeo de sus celulares.

La Cooperativa de Luz de Plottier fue quien emitió un comunicado a todos sus socios para que eviten caer en la tramposa maniobra. Según pudo conocer Diario RÍO NEGRO, fueron justamente los vecinos quienes se acercaron a la entidad para avisar.

«Alertamos sobre llamadas engañosas de supuestos empleados de la Coope solicitando datos personales. CSPP Ltda. no pide datos por teléfono ni apps como Whatsapp», compartió desde sus redes la distribuidora del servicio.

Según detallaron los damnificados, recibían un llamado de quienes se presentaban como «empleados de la cooperativa para alertarlos de que estaban en la lista de socios a los que se les cortaría el servicio. Los propietarios al informar que no poseían deuda recibían un link al que debían ingresar para corroborar el estado de su cuenta en la cooperativa. Una vez ingresado, su Whatsapp era hackeado.


Estafas virtuales: el robo de la cuenta de Whatsapp, una de las estafas más comunes


Varias de las tácticas de engaño más nuevas están pensadas con un fin específico y muy dañino para quien resulte víctima: se trata del robo total de la cuenta de WhatsApp. El fraude comienza cuando el usuario de la mensajería móvil recibe un mensaje de uno de sus contactos usuales. En el mensaje, se le pide que compartas una serie de seis números que le llegarán por mensaje SMS.

En ese momento, lo que en realidad está ocurriendo es que los llamados «hackers» pidieron a WhatsApp pasar la cuenta del usuario a otro teléfono. Para concretar el robo de la cuenta, el mensajero exige a los usurpadores los 6 dígitos de seguridad. Si el usuario les pasa esos números, el engaño se concreta.

Es ahí cuando el usuario pierde el control de su cuenta de Whatsapp y su teléfono es utilizado para engañar a otros usuarios para continuar con las estafas virtuales. La habilidad para aparentar proximidad y confiabilidad personalizada es lo que hace que esta táctica sea particularmente engañosa y efectiva.

Esta estafa se fundamenta en que los ciberdelincuentes realizan sus operaciones desde una cuenta previamente comprometida, la cual podría pertenecer a un familiar o amigo del usuario en peligro. Este enfoque les permite simular confianza, respaldándose en la familiaridad de la cuenta hackeada, y articular excusas convincentes para persuadir al usuario de que comparta el código de seguridad.


Estafas virtuales: cómo evitar caer en una estafa digital


Los delitos informáticos, según un informe nacional, abarcan todas aquellas acciones ilícitas que violan los derechos o libertades de las personas, utilizando dispositivos informáticos ya sea como medio o como fin para su comisión.

Esta creciente sofisticación de la delincuencia digital genera creciente inquietud en la sociedad. A través de diversos canales como mensajes de WhatsApp, llamadas e incluso aplicaciones falsas, los perpetradores buscan hábilmente robar datos sensibles e incluso dinero directamente desde cuentas bancarias.

Las redes sociales se erigen como un espacio donde la sociedad expone estos actos, alertando a otros usuarios para prevenir que se conviertan en las próximas víctimas. En este contexto, la precaución y la prevención se vuelven imperativas como primer paso para evitar caer en estas maquinaciones delictivas, las cuales, con frecuencia, enfrentan desafíos en su enjuiciamiento por parte de la justicia.

Es por eso que se recomienda desconfiar de los mensajes con escenarios urgentes, ofertas comerciales o publicaciones virales. Más aún si se trata de un número desconocido. Además, se recomienda estar atentos al lenguaje y tono en que se comunica nuestro contacto.

Algo que se recomienda hacer es evitar entregar el código de verificación de Whatsapp y utilizar un doble factor de autenticación para el acceso, por ejemplo con contraseñas o huella dactilar.

Ante una estafa, se solicita no borrar los mensajes ni bloquear al usuario porque se podrían perder elementos importantes para una eventual pericia informática.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios